Sevilla

Frente hotelero contra la tasa turística

  • El presidente de los hoteles andaluces critica al Ayuntamiento por no haberles explicado nunca "qué quieren" con este gravamen

Dos turistas hacen fotos de la Giralda con sus móviles. Dos turistas hacen fotos de la Giralda con sus móviles.

Dos turistas hacen fotos de la Giralda con sus móviles. / belén vargas

Sin consenso. La tasa turística se ha convertido en uno de los objetivos del actual Ayuntamiento de Sevilla en el que Espadas tendrá que poner más ahínco para conseguir el acuerdo. Por ahora, parece bastante complicado. Especialmente por parte de un sector, el hotelero, que se opone tajantemente a aplicar el gravamen. El gremio cuenta con el apoyo, en este frente, de la Junta de Andalucía, que se ha mostrado reacia a cobrar una tarifa a los visitantes, una imposición que ya se aplica en numerosas capitales europeas y en Barcelona. El gobierno local se aferra a la modificación de la Ley de Haciendas Locales que propone la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para que se otorgue libertad a las corporaciones de establecer la tasa. La esperanza de Espadas, por tanto, está en manos de Cristóbal Montoro.

El último en sumarse al debate ha sido el nuevo presidente de la Federación Andaluza de Hoteles, Apartamentos Turísticos, Hostales y Pensiones (Fahat), Manuel Otero, quien ocupó previamente durante muchos años el cargo de presidente de los hoteleros sevillanos. Otero ya se posicionó contra la tasa cuando el delegado municipal de Turismo, Antonio Muñoz, anunció en este periódico su intención de implantarla en la capital andaluza. Entonces su argumento se basó en los efectos negativos que acarrearía el gravamen, pues podría "espantar" a futuros visitantes. También se opuso al considerar que si se tomaba el modelo de otras ciudades -como Roma- los hoteleros se convertían en "los malos de la película": los cobradores de los turitas, pues el dinero a desembolsar por éstos lo reclamarían los encargados de los establecimientos donde se alojaran.

Casi un año después de que surgiera este debate, Otero añade otro argumento para seguir oponiéndose a la tasa. Según el presidente de la Fahat, "Espadas nunca se ha dirigido a los hoteles para explicarnos qué quiere hacer con este impuesto". Una declaración que supone una verdad a medias. Si bien es cierto que desde la delegación que comanda Antonio Muñoz no se ha entrado en demasiados detalles al respecto, también es verdad que el concejal socialista anunció desde un principio que el dinero que se cobrara a los visitantes -se baraja un euro por noche- se destinaría a pagar la promoción turística de la ciudad y a restaurar el patrimonio. En este punto conviene recordar que el Consorcio de Turismo cuenta con escuálidas partidas para tal fin, una situación que se revertirá en pocos meses cuando se lleve adelante su disolución y su constitución como empresa municipal.

Por tanto, información sobre el destino de ese cobro sí ha existido desde el principio. Otra cuestión es el temor expresado en declaraciones a Europa Press por Otero sobre los cambios políticos que puedan producirse en un futuro. "La tasa puede empezar con una idea que tenga el Ayuntamiento sobre por qué y para qué quiera cobrarla pero acabar con otra idea, pues puede comenzar gobernando un partido y terminar cobrándola otro, como ha pasado en Barcelona, por lo que no nos garantiza nadie para qué se va a utilizar ese dinero", refirió el presidente de los establecimientos hoteleros andaluces.

Una duda, nada nueva, que puede aplicarse a todo tipo de tasas, impuestos u otras tarifas que se aprueben en una administración pública. Muñoz ya se adelantó a este temor y garantizó que dotará de total "transparencia" el sistema de cobro del nuevo gravamen para que se destine a los fines antes descritos. Una promesa que sólo puede mantener, eso sí, mientras el PSOE siga gobernando la ciudad.

Otero extendió la posición contraria de los hoteleros andaluces a todo el sector nacional. Recordó que el Gobierno de Susana Díaz -que comparte color político con el de Sevilla- también ha sido tajante a la hora de aplicar la tasa: no formulará ninguna ley que la permita a nivel regional, aunque dará libertad a los ayuntamientos que así lo deseen. Una libertad que sólo es posible con un cambio de la Ley de Haciendas Locales.

El gerente del Consorcio de Turismo, Antonio Jiménez, contestó este martes a las manifestaciones de Otero. Lo hizo en declaraciones a este periódico en las que descartó que todos los hoteles se muestren contrarios a la tasa. "No creo que todos se hayan posicionado en contra. Tenemos muy claro cuál es nuestro posicionamiento y el nuevo presidente de la Asociación de Hoteles, Manuel Córnax, ha dicho que van a estudiarlo". Jiménez insistió en la necesidad de llegar a un modelo consensuado para hacer frente a los retos a los que se enfrentará el turismo en los próximos años: "Hay que tener unas miras mucho más altas, no quedarse en tasa sí o tasa no. El turismo está cambiando y se debe afrontar con más recaudación, más financiación y nuevas estructuras en las que ya trabajamos".

El portavoz municipal de Ciudadanos, Javier Millán, también se sumó este martes a este debate. Pidió que la aplicación de la tasa quede subordinada a un "estudio previo sobre su impacto" y, especialmente, a un consenso con el sector que, por ahora, parece poco probable. Millán reconoció que "hasta el momento la oposición del sector ha quedado manifestada públicamente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios