salud

El Hospital de Valme acredita su calidad en Medicina Física y Rehabilitación

  • El servicio ha obtenido el certificado que reconoce su buen hacer con los pacientes, destacando sus implicaciones en la recuperación de los pacientes Covid

Integrantes del servicio de Rehabilitación del Hospital de Valme.

Integrantes del servicio de Rehabilitación del Hospital de Valme. / M. G.

El servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital de Valme ha obtenido el nivel avanzado de certificación de calidad asistencial acreditado por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), entidad integrada en la Fundación Progreso y Salud, demostrando su compromiso con la "seguridad del paciente, la mejora continua y la calidad" de los servicios que presta a sus usuarios.

Tres puntos tenidos en cuenta por el proceso evaluador llevado a cabo por la ACSA además del trabajo en equipo que ha sido valorado como "prácticas de excelencia", dado que este servicio lo componen perfiles de profesionales diversos.

En el ámbito de la seguridad del paciente, destaca la generación de herramientas propias, como es el caso de una hoja específica de evolución y comunicación compartida con los fisioterapeutas, consiguiendo el seguimiento a tiempo real del estado y la situación del paciente. También en el fomento de la continuidad asistencial es importante la creación de un vínculo comunicativo con atención primaria para potenciar la resolución telemática de dudas interniveles entre profesionales, a través de la herramienta informática corporativa denominada teleconsulta.

Del mismo modo, este servicio clínico ha realizado una sólida apuesta por la mejora continua pivotando en la acreditación de la calidad como herramienta. Con la participación e implicación de todos sus profesionales para conseguirla, traducen esta certificación en la dotación de un marco de referencia para la mejora continua del servicio y una mejor oferta asistencial.

A la derecha el jefe de servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme, José Antonio Expósito, junto al supervisor de enfermería de este servicio Manuel Ramírez, en la planta Covid. A la derecha el jefe de servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme, José Antonio Expósito, junto al supervisor de enfermería de este servicio Manuel Ramírez, en la planta Covid.

A la derecha el jefe de servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme, José Antonio Expósito, junto al supervisor de enfermería de este servicio Manuel Ramírez, en la planta Covid. / M. G.

Además, bajo la jefatura del doctor José Antonio Expósito, e integrado por 60 profesionales de diversas categorías (médicos rehabilitadores, fisioterapeutas, auxiliares de enfermería, terapeuta ocupacional, celadores y administrativos), este servicio ha sabido adaptarse a las nuevas circunstancias marcadas por la crisis sanitaria del coronavirus, sumando un nuevo servicio clínico certificado y disponiendo de una treintena con estas características, y conservando un gran volumen de actividad, con especial protagonismo en la pandemia por sus implicaciones en la recuperación de los pacientes Covid.

Su actividad es desarrollada en el Hospital de Valme, pero también en los centros periféricos de especialidades de Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas y Morón de la Frontera, junto al Centro de Alta Resolución de Los Alcores. Además de esta actividad de consulta médica, se dispone de salas de fisioterapia en estos centros de atención especializada y centros de atención primaria del Área Sur de Sevilla.

Cada año atienden en torno a 35.000 citas en consultas, de las cuales 13.500 se corresponden a pacientes nuevos, cifra que revela la elevada prevalencia de las patologías asumidas. En fisioterapia realizan 33.000 asistencias anuales, ascendiendo a más de 2.500 asistencias individuales los correspondientes a terapia ocupacional. El centro destaca en el contexto de la actividad, "el creciente número de procedimientos intervencionistas ecoguiados", registrando más del millar en el último año "con la orientación al incremento de eficiencia y eficacia asistencial mediante la alta resolución".

Asimismo, este proceso evaluador ha puesto en valor la formación profesional permanente de este servicio como fortaleza para sus integrantes para la aplicación innovadora del conocimiento. De este modo, este servicio realiza sesiones clínicas de Medicina Basada en la Evidencia (MBE) promoviendo la búsqueda y valoración crítica de la literatura médica para la resolución de dudas en el ámbito profesional, siguiendo el formato de los Critically Appraised Topic (CAT).

También destaca los ámbitos de la docencia e investigación como herramientas de generación de conocimiento y mejora continua de la formación. En este sentido, indica que ha sido de gran importancia la consecución paralela de la acreditación como Unidad Docente de su servicio clínico, incorporándose el primer médico interno residente para su formación como médico rehabilitador. Suma el programa docente planificado por los fisioterapeutas a desarrollar durante el año 2021 para mejorar y actualizar sus competencias en las distintas patologías que se atienden en la cartera de servicios aprobada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios