Sevilla

Espadas: “Sevilla tiene un colchón para hacer frente a la crisis del coronavirus"

Juan Espadas prepara su intervención ante el Comité de Coordinación Regional desde su despacho. Juan Espadas prepara su intervención ante el Comité de Coordinación Regional desde su despacho.

Juan Espadas prepara su intervención ante el Comité de Coordinación Regional desde su despacho. / Juan Carlos Muñoz

“¡Qué pena! Con el momento en el que estábamos...”. El alcalde no puede reprimir su añoranza antes de acudir a la quinta cita del día, esta vez una reunión con los responsables de la Hacienda municipal. Hay una tarea complicadísima que no permite demora: reprogramar los presupuestos municipales. ¿Cualquier tiempo pasado mejor? Seguro que no, la ciudad ha hecho frente ya a más de una crisis. Juan Espadas, optimista por naturaleza, echa la vista atrás y lanza un mensaje de tranquilidad: “Ésta no es la situación de 2008”.

Esa gran fortaleza a la que se refiere el alcalde es el estado actual de la caja, de las arcas municipales. La deuda municipal hoy es un 30% inferior a la de hace 12 años. “Con este nivel no tenemos problemas para ir a un banco y pedir un préstamo, sólo necesitamos que el Estado nos autorice”, comenta y busca un símil para explicar de la manera más gráfica la situación. “Ahora mismo el Ayuntamiento de Sevilla es como una familia saneada: ha perdido el trabajo, pero ya pagó el piso en la playa; es un palo, pero no tiene grandes costes fijos y eso le permite respirar”.

Espadas asegura que Sevilla tiene “un colchón” y que no va a tener hoy problemas de tesorería. Este alivio es el superávit que las cuentas municipales han tenido en los últimos años. Un remanente cuyo uso tienen restringido los ayuntamientos desde la Ley de Estabilidad Presupuestaria impulsada por Cristóbal Montoro en 2012. Todo indica que Pedro Sánchez relajará ahora esas limitaciones. Pero la cuestión es ¿cuánto durará ese colchón? Y, sobre todo, ¿cuándo permitirá el Gobierno tirar de él y para qué asuntos?

"Cuando se empiece con la recuperación creo que no deberíamos apartarnos del modelo de ciudad que tenemos”

El alcalde, que no esconde su malestar por el papel al que han relegado a los municipios en un primer momento, traslada a su equipo la información que le llega desde la FEMP, tras la reunión mantenida entre el presidente de dicha entidad y el Gobierno central esta semana. La clave está en que se permita usar este dinero en lo que se denominan inversiones financieramente sostenibles. “Estamos esperando a que se nos explique con detalle pero que sea la ministra de Transición Ecológica la que lleve el control de esto ya da una orientación. Yo creo que no deberíamos apartarnos de nuestra estrategia de modelo de ciudad, ni de Estado. Me refiero a que no se trata de hacer como se hizo en 2008, dedicarnos a poner bordillos pensando que como había que generar empleo daba igual lo que se hiciera... No. Se trata de aprovechar los recursos que tengamos para hacer cosas que teníamos previstas hacer”, explica retomando ya la reunión con su equipo de Hacienda.

"Vamos a mantener la inversión pública y tratar de fidelizar la privada, nadie ha dicho que se vaya por ahora”

A mí lo que me preocupa es 2021. Sabemos ya que habrá una merma de ingresos y que todo dependerá de la recuperación de la actividad económica”, que hoy sigue siendo una incógnita. Espadas insiste en que la cuestión clave es calibrar el daño que esta crisis haya hecho en el empleo y la pérdida de ingresos familiares. “Vamos a garantizar la ayuda alimentaria y las necesidades básicas, el problema es cuándo estas familias van a poder empezar a consumir de nuevo”.

De momento,el Ayuntamiento de Sevilla ha adoptado una docena de medidas económicas urgentes para reactivar la economía local: desde ayudas para pymes y autónomos y aplazamientos de pagos hasta una apuesta por mantener  la inversión pública. “Es una medida para estimular la economía y luego intentaré fidelizar la inversión privada que teníamos ya apalabrada. De momento nadie ha dicho que se vaya a retirar”, comenta mientras ajusta con su equipo la agenda de llamadas previstas para garantizar que los proyectos privados puestos en marcha, muchos de ellos hoteleros, también seguirán adelante. 

Espadas quiere anticiparse a la desescalada, una vuelta a la normalidad que confía en que también sea, con las adaptaciones necesarias, un regreso a la inversión y unos planes definidos en un plan estratégico que se ha convertido en la brújula que marca las fortalezas y debilidades de la ciudad y guía a los responsables municipales en la reactivación económica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios