Manifestación Marta del Castillo El día que sonó Leonard Cohen en la Avenida

  • Más de tres mil personas acompañan a la familia de Marta del Castillo en la manifestación por las calles de Sevilla para pedir la repetición del juicio

  • El quinteto de metal Giralda Brass provoca un momento mágico al entonar el 'Aleluya' de Leonard Cohen al paso de la marcha

Emotiva interpretación del tema 'Aleluya' en la manifestación por Marta del Castillo. / JUAN CARLOS VÁZQUEZ

Giralda Brass es un quinteto de metal compuesto por cinco jóvenes sevillanos que estudian en el Conservatorio Superior de Música. Cualquier ciudadano que haya paseado por el centro los habrá visto y oído en la Plaza de Nueva o en la Avenida de la Constitución. Suelen tocar música de cine y lo hacen tan bien que casi siempre tienen un corro de gente a su alrededor disfrutando de sus conciertos callejeros.

Este sábado, los cinco músicos estaban tocando en la Avenida, frente a la Catedral, uno de sus emplazamientos habituales, cuando se encontraron que desde la Puerta de Jerez venía una riada humana detrás de una pancarta en la que se leía "Todos somos Marta" en letras mayúsculas y en negrita, y debajo, en unos caracteres más pequeños pero igual de visibles la frase "Repetición del juicio".

Detrás de la pancarta venían los padres de Marta del Castillo. Justo en una posición detrás el abuelo de la joven asesinada el 24 de enero de 2009, José Antonio Casanueva. Los acompañaban algunos de los familiares de víctimas de asesinatos ocurridos en España en los últimos años, como el doble crimen de Almonte, el triple de Dos Hermanas o las violaciones y muertes de Sandra Palo y Leticia Rosino, entre otros.

A los lados, cientos de personas llevaban sendos cordones para que la manifestación no se desperdigara ni algún viandante o turista despistado se metiera sin querer en la cabecera. A llegar a la Catedral, la marcha se paró, como lo habían hecho en otras ocasiones anteriores desde la salida de los Jardines de Murillo. Cada paraba se acompañaba de algún cántico: "Todos somos Marta", "Hay culpables en la calle", "Si no quieres mi voz, ¿para qué quieres mi voto?"...

Hubo un momento entre dos cánticos y los de la cabecera se callaron, en un segundo en el que no sabían si continuar o seguir adelante. De fondo, desde la cola seguía llegando el sempiterno "Todos somos Marta". El quinteto aprovechó el instante y entonó las primeras notas del Aleluya, no el de Handel sino el de Leonard Cohen, mucho más acorde con el tema de la manifestación.

Manifestación por Marta del Castillo.

La Avenida enmudeció. Los más de tres mil asistentes a la manifestación (esa es la cifra calculada por la Policía) escucharon atentos los sones de una melodía que fue subiendo de tono poco a poco. Las últimas filas dejaron de cantar. El sol daba de lleno a los músicos, rojos por el esfuerzo, y se reflejaba en los instrumentos. Muchos de los manifestantes sacaron sus móviles y grabaron. Los músicos, ajenos, siguieron tocando.

Fue una delicia, un momento mágico y emotivo como ningún otro en una mañana radiante. Terminó la pieza, se oyó un megáfono y un aplauso. Había gente llorando. Algunos de los manifestantes dejaron la fila para dar las gracias y la enhorabuena a los músicos. "Todos somos Marta", volvió a sonar de las tres mil gargantas que acompañaban a la familia de la joven asesinada hace diez años y dos días.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios