urbanismo | un proyecto clave para el sector turístico

La obra de Marqués de Contadero se queda con 30 céntimos de presupuesto

  • La constructora del centro de recepción de turistas, aún inconclusa, certifica que ha agotado el dinero.

  •  El Ayuntamiento insiste en que debe estar todo listo el 30 de noviembre.

Obras en Marqués del Contadero. Obras en Marqués del Contadero.

Obras en Marqués del Contadero. / José Ángel García

La última certificación de la obra de construcción del centro de atención al visitante de Marqués de Contadero es rotunda: sólo quedan 30 céntimos del presupuesto habilitado por el Ayuntamiento. Los trabajos, como se aprecia en las imágenes captadas este miércoles, no han concluido a pesar de que el proyecto ha sido objeto de modificados -con la consiguiente inyección de nuevas partidas presupuestarias- y de varias prórrogas concedidas para posponer la fecha de terminación. Los efectos son varios: la obra se eterniza, ya está confirmado que su coste será más elevado del inicialmente previsto y hasta el propio alcalde ha tenido que admitir públicamente que no se han cumplido ni los plazos ni los presupuestos en la construcción de una infraestructura que se supone clave para el sector turístico.

Fuentes municipales consultadas este miércoles por este periódico se limitaron a confirmar que el Ayuntamiento sigue trabajando con la fecha de 30 de noviembre para la entrega de la obra y que el precio final, por el momento, se encuentra dentro de los límites legales, aunque hay que recordar que Urbanismo tuvo que inyectar 322.000 euros para que la obra siguiera adelante.

La obra salió a licitación en 6,6 millones de euros. La empresa adjudicataria se hizo con el proyecto al ofertar muy a la baja: 4,2 millones, lo que suponía un supuesto ahorro para el Ayuntamiento de 2,3 millones de euros. Con el paso del tiempo, la constructora se llegó a plantar si no se le pagaba más para llevar a cabo los trabajos previstos en las estructuras y los refuerzos, claves en la remodelación de todo edificio. Las tensiones entre la dirección facultativa de la obra, ejercida por Francisco Barrera Campos, subjefe de Obras y Servicios de la Gerencia, terminaron con la tramitación correspondiente para satisfacer las exigencias de la constructora, que arrancó la obra el 27 de mayo de 2015 y que debería tenerla lista el 26 de mayo de 2016, un plazo que no se ha cumplido por el tiempo perdido en unas negociaciones en las que Urbanismo llegó a expresar la "gravedad" de los planteamientos de la empresa constructora.

El propio alcalde admitió recientemente que la obra estaba marcada por ciertos problemas, una vez que este periódico publicó que el interventor municipal ha cuestionado ciertos gastos del proyecto. "La obra se ha complicado un poquito con el contratista por determinadas vicisitudes que se han ido resolviendo, pero que han retrasado los plazos comprometidos", explicó Juan Espadas, que añadió: "Han existido algunas dificultades también de interpretación técnica con la Intervención, algo que ocurre en determinadas obras y estamos muy encima para que esto se resuelva y se acabe lo antes posible. Cuando se alargan los plazos de una obra se generan molestias que se podrían ahorrar".

Diario de Sevilla avanzó recientemente que un informe elaborado por la Intervención municipal ponía en duda los gastos realizados en unas obras cuyo objetivo es la transformación completa de los 8.000 metros cuadrados del Paseo de Marqués de Contadero, que deben estar listos a finales de este mes después de Urbanismo haya concedido varias prórrogas a la constructora para la terminación de unos trabajos desarrollados en el antiguo muelle entre el Puente de Triana y la Torre del Oro.

Lo primero que cuestiona el documento del alto funcionario municipal son "los incrementos de ejecución de obra contratada a precio de adjudicación sobre el presupuesto licitado, que es equivalente, salvo error y omisión, al 11% por encima del límite legal permisible". Los técnicos de la Gerencia defienden que el incremento respecto al presupuesto del proyecto primitivo es de 288.125 euros, lo que supone un desfase que no llega al 10% permitido por la ley que regula las modificaciones de los contratos del sector público.

El informe del interventor sobre la certificación de agosto fechado el 22 de septiembre estima que "los precios contradictorios (...) suponen en relación con el presupuesto licitado originariamente un 14%". Los funcionarios puntualizan que no puede estimarse el incremento de forma global ya que se debe calcular por un lado el presupuesto de licitación (3%) y por otro el presupuesto de adjudicación (10%).

El informe del interventor señala que las modificaciones introducidas y conforme a la obra ejecutada supone una alteración del presupuesto de ejecución material del 39%, o referido al presupuesto de ejecución por contrato un 25% del proyecto inicialmente contratado. La Gerencia replica que ese cálculo no responde a los criterios aplicables a este tipo de obra. La intervención subraya que los incrementos sobre la obra proyectada, incluso sin contar con la referencia de la modificación más favorable (junio y julio) suponen un porcentaje del 10,5% del presupuesto -por encima del legal establecido-. Ante este informe, los técnicos de Urbanismo pusieron de manifiesto en su momento la imposibilidad real y cierta de realizar todos los meses una medición final de todas las unidades hasta la recepción de la obra.

No es el único documento realizado por el interventor sobre unas obras que cuentan con un coste ya de 4,6 millones de euros y se incluyen dentro del Plan Turístico de Sevilla. La certificación de mayo alertaba sobre una desviación a la baja de 20.000 euros, "circunstancia anómala que no queda aclarada ni justificada por la dirección facultativa de la obra".

A las observaciones realizadas por la intervención municipal hay que sumar las distintas solicitudes realizadas por la constructora San José para ampliar el plazo de entrega de las obras en el antiguo muelle. Con fecha de 18 de mayo, solicitó a la Gerencia una ampliación de 64 días esgrimiendo que no podía continuar los trabajos al no haberse aprobado el acta de precios.

En una segunda pidió doce días más debido a las precipitaciones que cayeron sobre la ciudad en los meses de marzo, abril y mayo. En una última solicitud instó a los técnicos a que ampliaran el plazo para entregar la reforma del Paseo de Marqués de Contadero hasta el 30 de noviembre debido al retraso en la entrega del material necesario para la instalación del pavimento de la madera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios