Sevilla

Movilidad ratifica que los taxistas deben cobrar la tarifa de San Pablo por taxímetro

  • Facua recalca que la solución "a la mafia del aeropuerto" es acabar con la tarifa mínima y más control del Ayuntamiento

La Delegación de Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla ratificó ayer que desde el martes 1 de enero la tarifa única de los taxis para trayectos hacia o desde el aeropuerto debe cobrarse por taxímetro, como adelantó ayer este periódico. El cliente debe, por tanto, exigir siempre al taxista que ponga el taxímetro para que aparezca la cantidad que se le va a cobrar, en caso de que el conductor no lo haga.

En la pantalla, esta tarifa aparece con la letra "A" y hay tres tipos: 21,89 euros (A.1.), 24,41 euros (A.2.) y 30,50 euros (A.3.) en función de la hora y el día que se coja el taxi.

El área que dirige el concejal Demetrio Cabello aclaró que la medida consta en el acuerdo de tarifas para 2013 aprobado en el consejo de gobierno del Instituto del Taxi (24 de septiembre de 2012) y aprobado por el Pleno municipal el 26 de septiembre. Movilidad no explica por qué el gobierno local ha obviado informar a los ciudadanos sobre esta cuestión pese a la importancia de la medida y las quejas que generan los cobros indebidos, sobre todo a foráneos.

Los taxímetros se programan anualmente por la Administración con las tarifas vigentes y no pueden ser manipulados, lo que garantiza transparencia en el cobro. Durante los últimos nueve años, sin embargo, esta tarifa estaba fuera del taxímetro y era la práctica diaria desde que el precio único se implantó en 2004.

Desde la organización de consumidores Facua, su portavoz Rubén Sánchez consideró ayer que el cobro de la tarifa del aeropuerto por taxímetro no acaba con el problema del colectivo del gremio que se ha apropiado de los servicios de San Pablo. Para Facua, la solución es acabar con la tarifa mínima de 21,89 euros y más control del Ayuntamiento. "El cobro por taxímetro no es solución al problema de la mafia del aeropuerto de Sevilla que se dedica a timar a los turistas. La tarifa legal ya es en sí un timo institucionalizado, porque multiplica por varias veces el precio real que debería tener. La solución al problema del fraude en el aeropuerto es acabar con esa tarifa única y que el Ayuntamiento controle a los taxistas que se dedican a estafar y les retire las licencias, ya que este control municipal ahora es nulo", aseguró Rubén Sánchez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios