Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Suceso

La familia de la víctima del Alcázar reclamará al Ayuntamiento

  • El fallecido, de 74 años, ha muerto dos meses y medio después de que le cayera una rama de gran porte en el Patio del León

Los bomberos y Parques y Jardines cortan la rama caída en el Patio del León en el Alcázar. Los bomberos y Parques y Jardines cortan la rama caída en el Patio del León en el Alcázar.

Los bomberos y Parques y Jardines cortan la rama caída en el Patio del León en el Alcázar. / M.M.A.

Comentarios 23

La familia del hombre de 74 años, fallecido ayer a consecuencia de la rama de gran porte que le cayó encima el 16 de mayo mientras realizaba una visita al Alcázar, presentará una reclamación por esta pérdida ante el Ayuntamiento, propietario del palacio mudéjar. Así lo han dado a conocer los parientes más cercanos de J. C. C., quien resultó herido de gravedad, junto a su mujer y seis personas más, cuando participaba en una actividad organizada por el Distrito Macarena. El gobierno local mantiene que este trágico accidente fue “fortuito” y que el árbol del que se desprendió la rama había sido revisado varias semanas antes.

Todo ocurrió a las 17:30 del pasado 16 de mayo. A esa hora un grupo de ocho personas acababan de acceder al Alcázar por el Patio del León. Allí esperaban las explicaciones del guía. Estaban al lado de un árbol de grandes dimensiones –ceiba speciosa– conocido como palo borracho y del cual hay siete ejemplares en el recinto palaciego. Fueron traídos de América Central para la Exposición Iberoamericana de 1929. En ese momento, varios de los integrantes del grupo –la mayoría de ellos vecinos de la Macarena que participaban en una actividad del distrito llamada Conocer Sevilla– escucharon el crujir del árbol. Un ruido que se fue haciendo cada vez más intenso hasta que se desplomó una rama de gran tamaño que se llevó por delante otra. La mayoría de estos visitantes pudieron esquivar la caída, bien echándose a un lado o tirándose al suelo, de ahí que presentaran daños leves. Sin embargo, hubo un matrimonio que resultó gravemente dañado. Se trataba de una pareja que reside en la Macarena. Ella tenía abundantes heridas por corte en la cabeza, de las que se ha recuperado hace poco. Él tuvo que ser ingresado inmediatamente, tras recibir una primera atención por el personal del Alcázar.

Desde aquel fatídico día, J. C. C. ha permanecido en el Hospital Virgen del Rocío. La mayor parte de este periodo lo ha estado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). A consecuencia del impacto de la rama presentaba traumatismo torácico, vértebras rotas y costillas dañadas. El golpe le afectó seriamente al pulmón, lo que le provocaba serias dificultades para respirar. Tuvo que ser sometido a varias intervenciones quirúrgicas. Entre ellas, una traqueotomía. El 18 de junio entró en parada cardiorespiratoria. Su estado de salud se ha ido agravando. Este sevillano, natural de Osuna y trabajador durante muchos años en un gran almacén de la ciudad, falleció en la madrugada de ayer.

Su muerte ha provocado una gran conmoción en el gobierno de la ciudad. El primero en enviar el pésame a la familia fue el alcaide del Alcázar, Bernardo Bueno, quien tras expresar sus condolencias lamentó que “un hecho fortuito se haya convertido en una fatalidad”. Bueno mantiene así la tesis defendida por el Ayuntamiento desde que se produjo la caída de la rama. Fue el director de Parques y Jardines, Adolfo Fernández, quien aseguró que el árbol que produjo este trágico accidente había sido inspeccionado el 20 abril y que no estaba afectado por prudiciones. “El siniestro constituye un episodio fortuito, encuadrado en la zona de incertidumbre, que es aquella que escapa de las técnicas que se emplean para predecir los riesgos del arbolado”, aseveró este especialista, quien añadió que en este ámbito “el riesgo cero no existe”.

Pese a que los familiares de la víctima se quejaron a primera hora de ayer de que ni la compañía aseguradora del Alcázar ni el Ayuntamiento se habían hecho cargo de las responsabilidades civiles derivadas de este accidente, el gobierno local aseguró más tarde que el contacto con los parientes de J. C. C. ha sido “continuo” durante los más de dos meses en los que ha permanecido ingresado en el hospital. Hasta allí, de hecho, se desplazó el propio alcalde para interesarse por la salud de este sevillano cuando pasó a planta. También han mantenido el contacto el alcaide del Alcázar y la delegada del Distrito Macarena, Clara Macías.

La familia del fallecido anunció ayer que presentarán una reclamación extrajudicial ante el Ayuntamiento por esta muerte. El despacho Avelino Abogados se hará cargo de emprender las acciones legales que estimen oportunas por este accidente que le ha costado la vida a J. C. C.

La muerte de este sevillano se produce en un momento en el que la política llevada a cabo por el gobierno de Espadas sobre el arbolado de la ciudad está en el punto de mira, debido a las constantes caídas que vienen produciéndose los últimos años. Una situación que los socialistas consideran que han heredado del gobiern de Zoido, motivo por el cual a principios de 2018 se introdujeron mejoras en el macrocontrato que cubre dicho servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios