Sucesos

Muere un preso en Sevilla I tras ingerir unos tranquilizantes

  • Los servicios médicos de la prisión intentaron reanimarlo sin éxito

  • Todo apunta a una muerte natural del recluso, que tenía 62 años

Imagen de archivo de la prisión de Sevilla-I Imagen de archivo de la prisión de Sevilla-I

Imagen de archivo de la prisión de Sevilla-I / EFE

Un recluso de 62 años, identificado como C. B. G., ha fallecido esta noche en la prisión de Sevilla-I tras haber ingerido varios tranquilizantes, sin que la rápida asistencia de los servicios médicos pudieran reanimarlo, según han informado a este periódico fuentes próximas al centro penitenciario.

El suceso ha tenido lugar sobre las 22.00 horas de esta noche, cuando el interno C. B. G., que se hallaba en la Enfermería de la unidad de presos preventivos de la cárcel de Sevilla-I, ingirió al parecer tres pastillas de tranxilium, un medicamento que pertenece al grupo de los tranquilizantes, derivados de las benzodiazepinas.

Los servicios médicos descubrieron al recluso ya inconsciente y a pesar de las maniobras de reanimación que le practicaron no pudieron salvarle la vida. A partir de ese momento, se inició el protocolo previsto en estos casos y se avisó al juzgado de guardia para que se proceda al levantamiento del cadáver.

Las primeras hipótesis de lo ocurrido apuntan a que el fallecimiento del interno se ha podido deber a causas naturales, tras la ingesta de los tranquilizantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios