Patrimonio municipal

Nueva luz para el 'museo' de la Plaza Nueva

  • Enrique Gutiérrez Carrasquilla muestra los resultados de los óleos que está restaurando y que cuelgan en salas de la Casa Consistorial, concebida como una pinacoteca abierta para la visita del público

El restaurador Enrique G. Carrasquilla interviene en el óleo 'Paseo de las Delicias'.

El restaurador Enrique G. Carrasquilla interviene en el óleo 'Paseo de las Delicias'. / M. G.

El Ayuntamiento de Sevilla es un edificio funcional, pero también se concibe como espacio museístico. Así lo define Juan Carlos Cabrera, delegado municipal de cuya área depende la Dirección General de Protocolo y Casa Consistorial, para destacar la importancia “artística e histórica” de la colección que alberga el edificio de la Plaza Nueva y que el gobierno denomina como pinacoteca municipal.

Once de los óleos que cuelgan en los distintos salones y despachos están siendo restaurados en estos momentos tras licitarse un contrato por más de 18.000 euros. Tres de los cuadros seleccionados para su conservación están en el Salón Santo Tomás –Vista desde Triana, Feria del ganado y Paseo de las Delicias–, mientras que el resto son ocho retratos expuesto en el Salón Comedor y que presentan a personajes como Juan Martínez Montañés, Pedro Calderón de la Barca, Hernán Cortés, Diego Ortiz de Zúñiga, Santa Teresa de Jesús, Francisco de Zurbarán, Diego Velázquez y Miguel de Cervantes.

El encargo ha recaído sobre Enrique Gutiérrez Carrasquilla, prestigioso restaurador sevillano, miembro de la Comisión de Patrimonio Histórico-Artístico del Arzobispado de Sevilla y conservador de la Fundación Focus-Abenga. Desde 1989 viene realizando trabajos para la Administración pública y ha desarrollado proyectos para el Museo de Bellas Artes de Sevilla, el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, el Patronato de la Alhambra y el Ayuntamiento de Sevilla. Y en el sector privado cuenta con innumerables actuaciones sobre patrimonio religioso: retablos, imaginería procesional y de culto. De hecho, en 1997 recibió el premio Demófilo 1997, de la Fundación Machado, por la restauración del Cristo de Burgos.

Tras un proceso de documentación fotográfica de todas las obras con luz visible, ultravioleta y rasante, el restaurador ha iniciado ya la limpieza y eliminación de barnices en cinco de las obras. En este proceso se encuentran: Feria del ganado, Paseo de las Delicias y los retratos de Cervantes, Velázquez y Calderón de la Barca.

La obra 'Paseo de las Delicias' antes de su restauración. La obra 'Paseo de las Delicias' antes de su restauración.

La obra 'Paseo de las Delicias' antes de su restauración. / M. G.

“Los cuadros se encuentran en un estado de conservación deficiente, sobre todo, por la gran cantidad de barniz oxidado que oculta el cromatismo real, como bien se puede ver en las fotografías del proceso de limpieza. También las deformaciones en los lienzos son considerables y los respectivos bastidores se encuentran en muy mal estado”, comenta.

Retrato de Velázquez, donde se aprecia el antes y el después de la limpieza. Retrato de Velázquez, donde se aprecia el antes y el después de la limpieza.

Retrato de Velázquez, donde se aprecia el antes y el después de la limpieza. / M. G.

Los tratamientos para cada obra pueden variar, pero se contempla, además de la limpieza y la eliminación de las deformidades del lienzo, la reparación de desgarros y la reintegración de las pérdidas de estratos y capa pictórica. La técnica de todas las obras es la misma, óleo sobre lienzo, según explica Carrasquilla. “Mis criterios son principalmente el conservativo y de recuperación del original mediante la eliminación de todos los elementos ajenos a la obra siempre y cuando la consecución de esos fines no suponga una agresión al conjunto general; y también dotarla de una solidez física y presentación estética adecuada”, explica.El restaurador ha presentado ya los primeros resultados de su trabajo y se ha mostrado sorprendido sobre todo por el colorido. “Una vez que se ha eliminado la gruesa capa de barniz, el cual les da un aspecto amarillento y opaco, el color es otro”, comenta, asegurando que, de momento, no ha descubierto nada relevante en las obras, más que lo esperado.

Carrasquilla ya restauró en 2014 otras obras pertenecientes al Ayuntamiento de Sevilla, en concreto, el Tríptico del Maestro de la Mendicidad y una pintura de un crucificado de grandes dimensiones de Juan Gui Romano. Además ha restaurado otras obras pertenecientes al patrimonio municipal como Fray Pedro de Oña y una Inmaculada, ambos de Zurbarán, que se encuentran en la actualidad en la Fundación Focus en el Hospital de los Venerables. También el retrato del Padre Fernando Contreras y la Inmaculada conocida como del secretario.

Durante el mandato de Juan Ignacio Zoido, uno de los proyectos estrella fue Patrimonium Hispalense, cuyo objetivo era, entre otros, dar a conocer la colección artística e histórica del Ayuntamiento de Sevilla y mostrarla en una web. Pero la iniciativa, apenas nació, fue abandonada por el actual gobierno. No obstante, Cabrera explica que este patrimonio puede ser contemplado por los ciudadanos en visitas reservadas a través de la web municipal. Y reitera la voluntad del gobierno local de invertir periódicamente en la conservación de este patrimonio de la ciudad, que también incluye una colección de relojes históricos y mobiliario de época.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios