Salud

Paperas: los contagios aumentan en Sevilla

  • Desde que comenzó el año se han registrado 119 casos en la capital

El doctor Ignacio Salamanca en la sede del Grupo IHP Pediatría, revisa vacunas. El doctor Ignacio Salamanca en la sede del Grupo IHP Pediatría, revisa vacunas.

El doctor Ignacio Salamanca en la sede del Grupo IHP Pediatría, revisa vacunas. / José Angel García

Los nuevos casos de paperas o parotiditis siguen al alza en Sevilla, y en Andalucía en general. Según datos de la Consejería de Salud, desde que comenzó el año se han registrado 119 casos en la capital entre jóvenes con edades que giran en torno a los veinte años.

Los nuevos casos continúan en aumento, si bien la tasa de incidencia se ajusta a la "normalidad", según explican autoridades sanitarias. El último informe del Centro Nacional de Epidemiología desvela que, durante la cuarta semana de este año, se han registrado 132 casos en Andalucía, siendo la comunidad autónoma que, con gran diferencia, más contagios sufre. En el ámbito estatal se contaron 223 casos en el mismo periodo.

La mayoría de los nuevos casos se refieren a jóvenes de unos 20 años concentrados en grupos aislados. "Las paperas tienen una manifestación más grave en la adolescencia que en la infancia y los síntomas son fiebre alta, inflamación de garganta, y en varones, posible inflamación de testículos que puede llegar a causar infertilidad. Aunque es raro, esta infección puede desencadenar encefalitis y meningitis, pero son casos excepcionales", explica el doctor Cristóbal Coronel, pediatra y miembro y miembro del Grupo de Vacunas de la SEPEAP (Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria). Los casos registrados, hasta la fecha, en Andalucía han cursado sin gravedad. Al tratarse de una enfermedad vírica no existe tratamiento y la única terapia es sintomática. 

El doctor Cristóbal Coronel, pediatra y miembro del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria. El doctor Cristóbal Coronel, pediatra y miembro del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria.

El doctor Cristóbal Coronel, pediatra y miembro del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria. / D. S.

Desde 2016, "nos encontramos en una onda epidémica de esta enfermedad, con varios brotes localizados en Andalucía", añade el doctor Ignacio Salamanca, responsable de Investigación en el Grupo IHP Pediatría. Al tratarse de una enfermedad contagiosa, una de las primeras medidas a adoptar por los afectados es evitar propagar el virus a otros. Para detener la infección la mejor estrategia de salud pública es la vacunación (triple vírica). 

La mayoría de los casos registrados se refiere a jóvenes de entre 21 y 26 años, muchos de ellos recibieron la vacuna triple vírica en torno a los años 1992-1997. "Durante estos años la vacuna incluía la cepa Rubini del virus, pero ahora está circulando otra cepa del virus", asevera el doctor Salamanca.

Al no coincidir la cepa de la vacuna con el subtipo del virus circulante, las generaciones vacunadas entre los años reseñados no están correctamente inmunizados. Ante esta realidad las recomendaciones son: en primer lugar, el afectado sospechoso de esta infección debe confirmar el diagnóstico y en el caso de que sea paperas debe evitar contagiar a otros; en segundo lugar, aquellos que no estén vacunados, deben vacunarse para no contraer la enfermedad; y los que hayan recibido una sola dosis de la vacuna, deben recibir una segunda.

En el caso de los jóvenes vacunados entre los años 1992-1997, deben revisar su cartilla de vacunación, de modo que en los casos que hayan recibido al menos una sola dosis de la cepa Rubini, deben volver a vacunarse.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios