Reordenación del tráfico Otras dos semipeatonalizaciones pendientes en Mateos Gago y Betis

  • El gobierno ultima los estudios de Movilidad y busca el consenso con los vecinos

Dos personas cruzan por un paso de peatones situado a la mitad de Mateos Gago. Dos personas cruzan por un paso de peatones situado a la mitad de Mateos Gago.

Dos personas cruzan por un paso de peatones situado a la mitad de Mateos Gago. / juan carlos vázquez

Al proyecto para peatonalizar la arteria comercial que discurre entre la Plaza de la Encarnación y la Plaza de la Gavidia en el que trabajan la delegación de Movilidad y la Gerencia de Urbanismo, hay que sumar dos semipeatonalizaciones que siguen pendientes: Mateos Gago y Betis. Ambas calles se encuentran en el mismo punto, a la espera de los estudios de Movilidad y en la búsqueda del consenso con los vecinos.

En el caso de la primera, los técnicos de la Gerencia ya tienen listo el proyecto que servirá para reurbanizar está céntrica vía que comienza a los pies de la Giralda. El Ayuntamiento se encuentra recogiendo las propuestas de los residentes que se incorporarán al diseño definitivo. Será el momento de que salga la licitación. Mes y medio lleva la zona sin camiones. La eliminación de la carga y descarga supone el primer paso de una reurbanización que pretende hacer más accesible una calle en la que abundaban hasta ahora camiones, carros de reparto, taxis y, sobre todo, veladores.

El cambio en Mateos Gago cogió con el pie cambiado a muchos. Los primeros, los repartidores. La nueva normativa municipal restringe las labores de carga y descarga. Sólo se pueden estacionar los vehículos encargados de esta tarea los lunes, miércoles y viernes, de 07:00 a 11:00, y en una zona muy determinada, la acera contraria al colegio San Isidoro, en el tramo comprendido entre las calles Rodrigo Caro y Mesón del Moro. No sólo los responsables de la carga y descarga han sido afectados con el cambio en la calle. Los taxistas también han visto alterados sus hábitos. La parada se ha desplazado a Alemanes, justo delante del Hotel Eme. Mateos Gago presenta un adelanto de lo que será la configuración definitiva cuando se reurbanice la calle y se construya una plataforma única, sin diferencia de alturas entre acera y calzada.

Una ciclista cruza la calle Betis dejando atrás tres torres bien distintas. Una ciclista cruza la calle Betis dejando atrás tres torres bien distintas.

Una ciclista cruza la calle Betis dejando atrás tres torres bien distintas. / Juan Carlos Vázquez

En el caso de la segunda, la dirección general de Movilidad elabora un plan para reordenar el entorno de esta calle que linda con el Guadalquivir. "Ganar la calle Betis para la ciudad y generar un espacio para el peatón siempre teniendo en cuenta las necesidades del colegio, los comerciantes y residentes". Estas son las premisas que defiende el equipo de Juan Espadas.

Los trámites para peatonalizar la calle arrancaron hace un año. Se aplicará cuando esté listo un estudio de Movilidad sobre los desvíos alternativos por los que se encauzará el tráfico de Betis. Unos de los puntos que estudiaban los técnicos es si se puede desviar el tráfico por Los Remedios para que el acceso a Triana se haga como funcionó en su día: puente de San Telmo-Plaza de Cuba-Pagés del Corro.

El Ayuntamiento ha cerrado al tráfico los domingos Betis en varias ocasiones para llenarla de actividades culturales y de ocio. Se trata de pruebas pilotos para pulsar a los ciudadanos. Hasta 2013 la calle estaba prácticamente peatonalizada porque entraban sólo residentes y usuarios de garajes y se habían ensanchado las aceras. Pero en el mandato de Juan Ignacio Zoido se abrió a la circulación, como está ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios