Patrimonio

Los planos de la Sevilla del XIX

  • Urbanismo cataloga 1.000 documentos urbanísticos desde mediados de ese siglo y facilita su consulta desde una plataforma digital

  • Muchos están firmados por los arquitectos municipales del momento como Balbino Marrón, Juan Talavera Heredia o Manuel Galiano.

Muñoz señala uno de los planos durante la presentación del catálogo. Muñoz señala uno de los planos durante la presentación del catálogo.

Muñoz señala uno de los planos durante la presentación del catálogo. / M. G.

La Gerencia de Urbanismo ha realizado un inventario para catalogar más de un millar de planos urbanísticos que estaban custodiados en dependencias municipales desde mediados del siglo XIX hasta la segunda mitad del siglo XX para su difusión a través de una plataforma digital, donde ya se pueden consultar y descargar 200 de estos documentos.

“Nos permite conocer mejor la ciudad que fue e incluso la ciudad que pudo ser puesto que algunos de estos planos nunca llegaron a ejecutarse. Son unos fondos de valor incalculable que ahora ponemos a disposición de arquitectos, estudiantes, historiadores y de la ciudadanía en general”, explicó el delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz.

Esta colección está formada por un millar de alineaciones históricas correspondientes a multitud de calles, plazas y hasta edificios, muchos de los cuales ya no existen o han cambiado radicalmente su fisonomía, por lo que constituyen un testimonio único e incomparable para conocer la Sevilla de otras épocas desde el punto de vista de su planimetría, y poder entender mejor su evolución a lo largo de los siguientes dos siglos.

Muñoz apunta que "nos permite conocer mejor la ciudad que fue e incluso la que pudo ser"

En todos los casos se trata de documentos manuscritos, y muchos de ellos firmados por los arquitectos municipales del momento, entre los que se encuentran autores como Balbino Marrón, Juan Talavera Heredia o Manuel Galiano. Están realizados sobre tela encerada y se emplearon en su ejecución tintas de diversos colores. Precisamente, estas tintas fueron usadas para diferenciar las líneas de fachada existentes en esos momentos de las propuestas de reforma aprobadas por las distintas corporaciones en diferentes fechas.

Incluso algunos de estos planos corresponden a actuaciones municipales que nunca llegaron a ejecutarse, como alguna propuesta en la Alameda de Hércules. Son documentos dotados de calidad y ejecutados con verdadero cuidado, como se pone de manifiesto por los riquísimos detalles que incorporan algunas de estas piezas, tales como la representación de la arboleda en las plazas y grandes espacios, así como elementos de mobiliario urbano, además de la propia grafía empleada y la delineación.

Hay multitud de curiosidades: Mateos Gago aparece como Borceguinería o Alfonso XII como Cabrahigos

Su importancia documental radica también en que se marcan e identifican edificaciones e inmuebles que existían en esos lugares en aquellos tiempos, muchos de ellos desaparecidos, como huertos, corrales, conventos, acueductos, murallas, palacios, museos, arcas de agua… y hasta poyetes para el descanso. También resultan interesantes estos documentos para el estudio del nomenclátor, al representarse calles que han cambiado sus denominaciones a lo largo del tiempo, ya sea durante el propio período de vigencia del plano, como respecto a la actualidad: calle de las Armas (Alfonso XII), Cabrahigos (Miguel Cid), Borceguinería (Mateos Gago), etc.

Toda esta información, de las doscientas piezas hasta el momento catalogadas, está disponible ya en la página web de Urbanismo. Este trabajo continuará conforme se vayan catalogando los planos restantes de la serie pertenecientes a Alineaciones Históricas. A partir de todo este material histórico se prevé organizar una muestra antes de que termine el año o comienzos de 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios