patrimonio histórico

La Real Maestranza pavimentará el callejón de la plaza de toros

  • Se trata de una antigua petición de los matadores para evitar el barrizal de los días de lluvia

La plaza de toros de la Real Maestranza una tarde de lluvia La plaza de toros de la Real Maestranza una tarde de lluvia

La plaza de toros de la Real Maestranza una tarde de lluvia / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

Comentarios 1

Una mejora reclamada desde hace años por matadores, picadores, banderilleros y otros actuantes en el festejo. El callejón de la plaza de toros no puede convertirse en un barrizal en las tardes de lluvia. Por este motivo, la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, propietaria del coso, está dispuesta por fin a afrontar el proyecto de pavimentación del anillo comprendido entre la primera fila de barrera y las tablas.

Fuentes de la institución nobiliaria, que preside Santiago León Domecq como teniente de hermano mayor, han confirmado a este periódico el firme propósito de llevar a cabo esta obra de reforma después de años de reflexión, pues cualquier posible cambio en el edificio, que cuenta con la máxima catalogación como monumento, se de medita atendiendo a todos los detalles.

El albero convertido en un barrizal El albero convertido en un barrizal

El albero convertido en un barrizal / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

El pavimento que se podría emplear en la obra sería el del adoquín cuadrado, aunque no habría que descartar otras soluciones. La plaza de Sevilla es de los escasos grandes cosos que no tiene pavimentado el callejón. El ruedo es protegido con una lona los días de lluvia, por lo que en caso de celebrarse la corrida suele encontrarse en buen estado para la lidia, pero el callejón carece de protección alguna, por lo que los profesionales se han quejado en varias ocasiones de las condiciones en las que deben estar durante las dos o tres horas de duración del festejo.

Apuntan también al posible riesgo de accidentes añadidos en caso de que un banderillero tenga que saltar al callejón de forma repentina –lo que se conoce en la jerga como tomar el olivo– o incluso que una res salte por encima de las tablas, cosa que ocurre con frecuencia en todas las plazas. La pavimentación reforzaría la seguridad de todo el callejón, por donde tampoco se olvide que en ocasiones regresan los caballos de picar que hacen la puerta al piquero titular, con el consiguiente efecto de las pisadas del animal en el terreno llovido.

La plaza de toros de Sevilla es junto a la Catedral el monumento de titularidad privada mejor conservado de la ciudad. La Real Maestranza cuida con un especial esmero todo los detalles de mantenimiento. En los últimos años ha apostado por algunas reformas con gran éxito de crítica, como la recuperación de la puerta del despeje, o la ampliación del museo. La Comisión de Patrimonio siempre ha avalado estas reformas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios