Patrimonio

Reforma urgente en una sede de la Junta obra de Espiau

Una mujer pasa junto a la fachada del edificio, que mira a la calle Antonio Maura. Una mujer pasa junto a la fachada del edificio, que mira a la calle Antonio Maura.

Una mujer pasa junto a la fachada del edificio, que mira a la calle Antonio Maura. / José Ángel García

Reforma urgente en uno de los pabellones de la antigua fábrica algodonera del Estado diseñada por José Espiáu y Muñoz y Lorenzo Ortiz e Iríbar. Entre las medidas para garantizar la seguridad del conocido como el edificio cuatro se encuentran la consolidación del terreno y la reparación de todos los daños. Los trabajos se realizarán dentro del complejo de la sede central de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

El encargo de este proyecto arrancó por una intervención de características similares en el edificio contiguo (edificio tres), ya que presentaba patologías idénticas. En el complejo donde se ubica el inmueble se han detectado en distintas ocasiones fenómenos o patologías originadas por movimientos de cimentación que guardan relación: patologías de fisuración en muros de cerramiento de parcela; patologías de fisuración en muros y forjados en el edificio nueve; y patologías de fisuración en muros y forjados en el edificio tres.

Reparación Sede Conserjería Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural Reparación Sede Conserjería Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural

Reparación Sede Conserjería Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural / Dpto. de Infografía

A lo largo de los trabajos realizados en el edificio tres (finalizados en septiembre de 2015), los movimientos en el edificio cuatro fueron adquiriendo mayor dimensión y han sido objetos de inspección por varios equipos técnicos. La reforma está permitida en la ficha del catálogo periférico del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), al tratarse de unos trabajos de consolidación estructural que no afecta a la superficie o volumen de una edificación que cuenta con un nivel de protección patrimonial C.

El edificio dispone de una planta rectangular (tipología de nave industrial) con tres crujías longitudinales, las laterales más estrechas destinadas a despachos, y la central más ancha destinada a espacio común. Transversalmente se disponen seis crujías o vanos estructurales. En altura se compone de dos plantas (baja y primera) de uso administrativo de oficinas y cubierta ligera no transitable inclinada a dos aguas. El inmueble tiene una superficie construida de unos 1.700 metros cuadrados y una superficie útil de 1.513 metros cuadrados.

El complejo que pertenece a la Junta de Andalucía cuenta con un problema generalizado debido a la expansividad y baja resistencia del terreno al estar todas las cimentaciones antiguas realizadas sobre un firme de rellenos de escasa capacidad portante. Entre las patologías más llamativas del muro Norte se encuentran grietas horizontales en la base y en los paños ciegos. Los muros Oeste y Este presentan filtraciones en planta baja y primera. Las grietas tienen mayor espesor en la parte superior de la fachada. Rompen el arco del hueco y en algún caso llegan hasta el suelo. En el informe se detalla que el muro Sur es el menos afectado por unas fisuraciones que parecen ser antiguas por el relleno de algunas piezas cerámicas con argamasa. Los técnicos observan lesiones en los muros interiores, grietas en los arcos y fisuras de forma generalizada.

El arquitecto del proyecto especifica que en el acerado se aprecian manchas de humedad por capilaridad en alguna fachada, sobre todo en la Norte en su encuentro con el pavimento de bolos. “Se observa asimismo la aparición de verdina tanto en la cara exterior de los muros como en el suelo que se encuentra en contacto”. Según los testimonios del personal de mantenimiento del conjunto de la edificación, en la calle que discurre entre los edificios tres y cuatro se producen estancamientos de agua importantes en las épocas de lluvia, tratándose de un fallo en la evacuación y recogida de aguas pluviales.

El arquitecto aconseja dejar un periodo de un año entre las fases para observar el terreno

En el proyecto básico y de ejecución de consolidación estructural y reparación del edificio se explica que las lesiones de rotura (fisuras y grietas) que aparecen en las fachadas y muros interiores están originadas por varios fenómenos geotécnicos. La principal afección es la sobreconsolidación del terreno, lo que provoca un asentamiento diferencial entre la cimentación perimetral y la cimentación interior del edificio. Estas lesiones no parecen afectar de manera grave a la estructura principal del edificio (muros de carga, pilares y vigas), si bien perjudican de manera considerable a los elementos constructivos secundarios (fachadas y particiones) realizados con fábrica de ladrillo, un material de comportamiento frágil frente a deformaciones.

Una segunda patología importante que sufre el inmueble es la cimentación general de todo el edificio sobre un estrato de rellenos de baja capacidad portante. “Siendo esta la causa más probable de la fisuración antigua existente en el edificio (muros Este y Sur)”.

La intervención proyectada se divide en dos fases: la primera será la estabilización del fenómeno geotécnico de sobreconsolidación del terreno; y la segunda la reparación de los daños y lesiones en el edificio. Una vez analizado los fenómenos geotécnicos que originan las patologías del edificio, el arquitecto ha decidido actuar mediante la mejora del terreno para frenar el fenómeno de sobreconsolidación del terreno, y la recogida y canalización de aguas superficiales, con la que se pretende paliar parcialmente el fenómeno de expansividad existente en el terreno. “Hay que destacar que en esta fase de obra se actúa únicamente por el exterior del edificio, por lo que los usos y funcionamiento del edificio no se vean afectados”.

Una vez finalizada la fase de consolidación, mejora y protección del terreno, en el informe se aconseja dejar un periodo de consolidación de aproximadamente 9-12 meses (periodo de humectación y sequía al tratarse de un terreno cohesivo). Durante este periodo se realizarán ensayos y monitorización de testigos, verificando que los fenómenos de movimientos del terreno se han estabilizado. Por último se repararán las fisuras en los muros de carga y cerramiento exterior de fábrica de ladrillo, y los revestimientos. La reforma cuenta con un presupuesto de 123.964 euros (IVA incluido).

Grietas en el interior del edificio. Grietas en el interior del edificio.

Grietas en el interior del edificio. / M. G.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios