Salud Todacitan: usos y efectos secundarios de este medicamento para dejar de fumar

El relevo en la Alcaldía de Sevilla

El adiós del alcalde del estilo sereno

  • Espadas se despide con un balance que cumple sus expectativas y admite sólo un reproche: no acabar el mandato por una decisión personal y política

  • El concejal que toma el relevo es Muñoz, el de su mayor confianza y que garantiza la continuidad

Espadas, en el pleno de aprobación de los presupuestos para 2022.

Espadas, en el pleno de aprobación de los presupuestos para 2022. / Antonio Pizarro

Su compromiso era aprobar las cuentas municipales para 2022 antes de abandonar la Alcaldía y lo ha logrado, aunque con más dificultad de la que probablemente había calculado. Juan Espadas suma un  nuevo récord que valida su marca de alcalde del consenso: sacar adelante siete proyectos presupuestarios con un gobierno en minoría y en un plazo que dista mucho del de otras etapas, exceptuando la de la mayoría absoluta del PP. Ya en 2020, antes de la pandemia, Sevilla se convirtió en la primera capital andaluza en contar con presupuesto y, por segunda vez, logra aprobar inicialmente el proyecto antes de finalizar el año.

El proceso arrancó en mayo, por lo que cuesta creer que fuera una simple cuestión de prisas, como se le ha achacado después de que vinculara la aprobación de las cuentas a su salida de la Alcaldía. Él vende que es el compromiso de un alcalde al que asegura, “de corazón y con la cabeza fría”, que lo que más le hubiera gustado era concluir este mandato. Es el único reproche que, según él, le pueden hacer de su paso por el Ayuntamiento de Sevilla. Dice que en la vida hay que tomar decisiones personales y políticas y que Andalucía merece otro proyecto de gobierno, el que él lidera en el PSOE. Y no perdió su última intervención ante el Pleno municipal, pues no habrá más actos institucionales, para improvisar un discursos exprés con tinte electoral y sacar pecho con un balance que tiene “datos para reventar”, en referencia a la mejora de los indicadores municipales en todas sus líneas.

Un legado que ayer no pudo desglosar del que Juan Espadas usa como ejemplo el presupuesto aprobado: el más alto y con más gasto social de la historia de Sevilla y que casi triplica la inversión pública, comentó para resumir los grandes números en un titular.

El socialista, que pondrá hoy fecha a su renuncia, se autopresentó como “el alcalde del estilo sereno”, el que ha sabido gobernar en minoría como si tuviera mayoría absoluta, como le gusta recordar, estrechando la mano a la derecha y la izquierda. Acuerdos transversales, apuntó recordando la expresión de Felipe González.

Las cuentas de 2016 se acordaron con Ciudadanos, un apoyo que mantuvo hasta 2020 cuando confesó su intención de aspirar a presidir la Junta de Andalucía y, según él, algunos dejaron de verle como una persona cordial, respetuosa y capaz de llegar a acuerdos. Tan sólo Vox ha quedado fuera de esa cuadratura del círculo, pues llegó también a un pacto para sacar adelante el presupuesto de 2019 con el PP, que se abstuvo para no poner obstáculos. Y luego encontró en la izquierda, que ya facilitó su primera investidura en 2015, la mano necesaria para estabilizar el gobierno y concluir la que, sin duda, ha sido al etapa más complicada de sus mandatos: la pandemia.

Una circunstancia sobrevenida que frenó en seco mucho de sus planes, descuadrando una hoja de ruta municipal. Pero Espadas se reivindica también como el alcalde de otro milagro: el de los fondos europeos, financiación externa que ha hecho posible la puesta en marcha de un proyecto inconcluso, pero que dibuja una nueva Sevilla ambiciosa y a la que le queda mucho por recorrer. Ayer volvió a recordarlo, convencido de que es, si no el mayor, uno de sus grandes aciertos. En la era de Espadas hay dos palabras mágicas: acuerdo y Europa.

Antonio Muñoz charla con Adela Castaño y Daniel González Rojas. Antonio Muñoz charla con Adela Castaño y Daniel González Rojas.

Antonio Muñoz charla con Adela Castaño y Daniel González Rojas. / Antonio Pizarro

El alcalde se despide sin renunciar a la responsabilidad que tiene Sevilla y que él asumirá también desde la Junta de Andalucía, recordando que es la capital andaluza y la cuarta ciudad del país. Al menos es su compromiso también con el equipo que le sucederá y que encabezará el que es su concejal de mayor confianza, Antonio Muñoz. El elegido es la persona idónea para continuar con su proyecto, aunque tampoco renunciará a imponer su estilo propio en Sevilla.

Hoy Espadas desvelará su hoja de ruta poniendo fin a una transición que se ha alargado hasta límites sin sentido y señalará al sucesor, que realmente ya lleva más de un mes ejerciendo y encontrándose con la ciudad que le espera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios