Patrimonio Artes y Costumbres

Retoques en el museo de Artes y Costumbres

  • Los arreglos en la fachada consistirán en el refuerzo del voladizo que cubre la portada principal y canalizar el agua que se acumula en el muro con un sistema de drenaje

Comentarios 2

Reforzar el estribo del tejaroz (alero del tejado) de la fachada principal y obras de drenaje en la portada trasera. Estas intervenciones en el exterior del Museo de Artes y Costumbres Populares a cargo del Ministerio de Cultura se encuentran a la espera de que se aprueben las cuentas del Estado para este año. La inversión prevista superará los 90.000 euros.

El primero de los trabajos es el refuerzo del estribo del tejaroz de la fachada principal. Tras un informe detallado del Departamento de Conservación del Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, donde se describe tanto la historia del voladizo (tejaroz) que cubre esa portada como su estructura y las patologías que presenta, los técnicos redactaron un breve informe y un pequeño proyecto para la estabilización y refuerzo tras visitar el inmueble ubicado en la Plaza de América.

El presupuesto que aparece en las cuentas del Ministerio de Cultura supera los 90.000 euros

El proyecto contempla la colocación de andamios; el levantado de la teja vidriada; la demolición del mortero de agarre de tejas y el entablado de soporte; la reposición del entablado en la zona demolida; el refuerzo del estribo mediante la colocación de un recubrimiento de zinc en todo el perímetro; y anclado al resto de elementos que conforman la cubierta. Por último, la colocación de la teja árabe vidriada acopiada previamente. El Organismo Autónomo Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos estima que la obra cuenta con un presupuesto de 31.779 euros y se realizará mediante un contrato menor.

La segunda intervención en el Museo de Artes y Costumbres Populares consiste en unas obras de drenaje en la fachada posterior, que viene sufriendo humedades en la parte inferior de los muros del sótano que están en contacto directo con el terreno. El proyecto radica en canalizar toda el agua que se acumula en el muro, ejecutando un sistema de drenaje. Se logrará mediante la colocación de una tubería porosa que recoja las aguas y las canalice hasta una arqueta al final del trazado. Desde esa arqueta se bombearán a la red de saneamiento. La actuación se completará saneando la zona interior del semisótano, afectada por la humedad mediante el picado de paramentos y el posterior enfoscado con mortero hidrófugo con aditivos y pintura. El coste de estos trabajos cuentan con una partida de 60.454 euros.

El museo ocupa el Pabellón Mudéjar que Aníbal González realizó con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929. Sin embargo, fue creado en 1972 y ocupa sólo la planta primera y el sótano del edificio, destinándose el resto a exposiciones. Está dedicado a la divulgación e investigación del patrimonio antropológico y etnográfico andaluz.

El proyecto ha sido realizado por los técnicos de la Gerencia de Equipamientos

La sala I está dedicada fundamentalmente al vestido cortesano el siglo pasado, pero hay también otros objetos interesantes. La sala II contiene trajes populares andaluces, así como una variada colección de pintura. En la sala III se exhiben instrumentos musicales. La sala IV está ocupada por objetos utilizados en las tareas agrícolas antes de la mecanización. En la sala V se exponen objetos de orfebrería. La sala VI está dedicada a los tejidos, encajes y bordados. Destacando un tapiz realizado en 1730 en la fábrica de tapices de Sevilla que representa a los niños comiendo uvas, de Murillo. En la sala VII se reproducen las habitaciones de dos tipos de viviendas: la campesina y la ciudadana, ambas del siglo XIX.

En una de las galerías que dan al patio se encuentra instalada una magnífica colección de cerámica modernista de la Cartuja. La planta baja está dedicada a la exhibición de los oficios tradicionales, mostrando un lagar, una fragua, un horno de cocer pan, el torno de un alfarero y un taller de curtidos de pieles. Lo más interesante de la planta baja son, sin embargo, las salas y pasillos dedicados a la cerámica, que comprende todas las técnicas: cerámica vidriada en relieve, cerámica de cuerda seca, cerámica de cuenca y cerámica pintada o pisana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios