Sevilla

"¿Seguridad? Nos da igual, estamos vacunados"

  • Un turoperador polaco ya han pasado por Sevilla este mes de junio

El grupo de turistas polacos en el barrio de Santa Cruz.

El grupo de turistas polacos en el barrio de Santa Cruz. / Juan Carlos Muñoz

Andrzej Hendler se ha pasado ocho meses de la pandemia trabajando en un hospital con enfermos de Covid-19 en Polonia y ahora sólo piensa en viajar, necesita “un reseteo”. Es su primer viaje a España y ha elegido un tour por Andalucía con inicio en Málaga capital y final en la Costa del Sol que tiene una parada en Sevilla, a donde han llegado por autopista este miércoles desde Cádiz y donde pasarán una noche. “¿Por qué Andalucía? Por su historia y su pasado musulmán”, explica Elebieta, la pareja del sanitario.

A las 15:05 se bajan del autocar en el Prado de San Sebastián y el termómetro al sol marca 41 grados centígrados, un calor que cae a plomo, pero que parece importar más Ania Marchlik que al grupo de 19 polacos al que acompaña y que se agrupa en el monumento a Colón de los Jardines de Murillo para emprender, sin pausa, su ruta por el barrio de Santa Cruz. “La primavera ha sido tan mala que vienen con muchas ganas de sol, están encantados”, comenta la guía.

Apenas tienen 20 minutos para llegar a la Catedral, donde tienen concertada la visita a las 15:50 y llegan con puntualidad, dos minutos antes tras un paseo por el entramado de calles estrechas donde todavía la mayoría de los comercios están cerrados y las terrazas abiertas al público sólo cuentan con menos de un 20% de ocupación. En el Patio de Banderas una mujer vende abanicos a la salida del Alcázar y en la Plaza Virgen de los Reyes los cocheros buscan la sombra en las aceras mitad cansados mitad expectantes tras aparecer el grupo de turistas. “Todavía el movimiento es insuficiente”, comentan mientras se emplean en dar explicaciones sobre el mapa una familia francesa que quiere llegar a su hotel.

El grupo que guía Ania Marchlik ya ha llegado a la estatua de Juan Pablo II, punto obligado para un grupo que ha salido desde Varsovia, en un viaje operado por Rainbow, uno de los principales turoperadores de Polonia. Algunos son más jóvenes, pero en su mayoría son parejas de mediana edad. Cuando se les pregunta por la seguridad y la medidas antiCovid su respuesta es clara. “Nos da igual porque estamos ya vacunados”, comentan bajándose sólo la mascarilla para refrescarse con una botella de agua. La guía explica que la campaña se adelantó mucho en Polonia y que la población que aún no está inmunizada es porque no ha querido hacerlo.

El grupo entra con celeridad en la Catedral. Y en los bares de la calle Alemanes se escucha hablar en italiano a un grupo de jóvenes que busca la sombra. Un camarero sale de una cafetería en la Avenida de la Constitución, por donde a las 16:00 el paso algo más relajado bajo el sol delata a quienes no son de la ciudad. “El movimiento es lento, pero hay movimiento”, comenta un taxista en la Plaza Nueva que consulta con un compañero las últimas reaperturas de hoteles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios