Polémica El dueño de un pub de Sevilla se muestra arrepentido tras no dejar entrar a jóvenes con diversidad funcional

Educación

La baja natalidad en Sevilla obliga a cerrar en los colegios el doble de aulas de las que se crean

  • Educación ha suprimido este curso 190 unidades en Infantil y Primaria frente a las 100 que se han sumado

Un niño cuelga su mochila al llegar al colegio.

Un niño cuelga su mochila al llegar al colegio. / Europa Press/ María José López

El sistema educativo es uno de los indicadores más fiables sobre la evolución demográfica de una sociedad. Una cualidad que se evidencia cada curso cuando se publica la lista de aulas creadas y suprimidas, una decisión puramente logística con la que la Consejería de Educación y Deporte da respuesta a la demanda registrada durante el proceso de escolarización.

Los datos del presente ejercicio académico no dejan lugar a dudas, a tenor de la información publicada ayer por el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). En la provincia de Sevilla se han creado este curso 100 unidades en los colegios, una cifra bastante considerable, pero que ha sido casi duplicada por los cierres, que han llegado a los 190.

Esta situación no resulta nada extraña si se tiene en cuenta que al inicio de este curso los colegios e institutos de la provincia habían perdido 9.843 alumnos frente al ejercicio anterior. Una merma que se debía a la caída de la natalidad, que comenzó con la crisis financiera de 2008 y que no parece, por ahora, tener fin. De hecho, esta disminución en las matriculaciones ha afectado por primera vez a centros de enseñanzas medias, donde las cifras del estudiantado habían crecido los últimos años. Ahora llegan a la ESO los niños nacidos al inicio del desplome económico.

El cierre de unidades ya provocó una ardua polémica en febrero, cuando se presentó la oferta educativa, en la que comprobaron que, en previsión de los datos demográficos, se eliminaban varias aulas. Esta disminución aumentó en pleno proceso de escolarización, cuando la bajada de las solicitudes obligó a la Delegación de Educación a suprimir más unidades de las previstas. La responsable de este departamento, María José Eslava, defendió en junio que finalmente se habían creado 20 aulas de Infantil de tres años, lo que a la postre supone 500 plazas más para una etapa que no es obligatoria.

Uno de los datos que más atención requieren en la relación de unidades creadas y suprimidas concierne a la Educación Especial, donde destaca la incorporación de un importante número de aulas para asistir a unos menores que cada vez precisan de una atención más personalizada. Del centenar de unidades que se han añadido al sistema de enseñanza público de Sevilla, 35 están dedicadas a la Educación Especial. Debe señalarse, además, que una buena proporción de ellas están dirigidas a menores con trastornos del espectro autista, así como para los que presentan problemas de audición y lenguaje.

A nivel regional

En toda Andalucía –según adelantó ayer la Consejería de Educación y Deporte– el balance de las unidades que se crean frente a las que se cierran es positivo:101 aulas más, hasta alcanzar las 78.697. Aunque, eso sí, teniendo en cuenta también a los institutos, donde la caída de la natalidad no ha causado efecto hasta ahora. La etapa donde se ha producido el mayor crecimiento es la FP, con la incorporación de 230 unidades.

Educación defiende, frente a las críticas sindicales y de las AMPA, que en la enseñanza infantil, la más perjudicada por el declive demográfico, se ha apostado por bajar la ratio, motivo por el cual los centros han recibido 225 maestros de refuerzo Covid para los desdobles.