Sevilla

Sevilla se suma a las protestas mundiales que exigen medidas contra el cambio climático

  • Este viernes a las 12:00 hay una marcha desde Plaza Nueva a las Setas y unas jornadas formativas en Pasaje Mallol

  • La pasividad de los responsables políticos ante la emergencia climática para frenar el calentamiento global obliga a la población a forzar soluciones

Las Setas de la Encarnación acogerán este viernes la protesta contra el cambio climático. Las Setas de la Encarnación acogerán este viernes la protesta contra el cambio climático.

Las Setas de la Encarnación acogerán este viernes la protesta contra el cambio climático. / M.J.L. (Sevilla)

Comentarios 1

La pasividad de los responsables políticos de todo el mundo para tomar medidas que frenen el cambio climático ha llevado a los ciudadanos a movilizarse. La ciudad de Sevilla se suma a este movimiento mundial con una manifestación este viernes 15 de marzo a las 12:00 que partirá de la Plaza Nueva y se dirigirá a las Setas de la Encarnación. Está convocada por el movimiento estudiantil Fridays For Future , que ha organizado protestas por todo el el globo.

Ese mismo día se celebran unas jornadas formativas ("Ante la emergencia climática: ¿pasamos a la acción?") cuyo objetivo es fomentar un debate entre el incipiente movimiento por el futuro climático con vistas a desarrollar alianzas y estrategias de acción no violenta para Sevilla y Andalucía occidental. La cita es el 15 de marzo de 17:00 a 21:00 en La Ánonima, en el Pasaje Mallol, 16. Detrás de estas jornadas están  diversas organizaciones sociales. 

En Andalucía organiza estos actos la Red Andalucía por el Clima, impulsada por la Red Sevilla por el Clima, la Red Málaga por el Clima y la Mesa por el Clima de Granada 

El ultimatum de los expertos

La organización alerta de que "vivimos en una emergencia climática" y que los expertos en cambio climático han alertado de que "tenemos hasta el año 2030 para reducir en un 30% las emisiones de gases de efecto invernadero y hasta 2050 para reducirlas a cero si queremos mantener un clima vivible y limitar el calentamiento global" a una cifra que no supere los 1,5 grados centígrados. 

"Tenemos hasta el año 2030 para reducir en un 30% las emisiones de gases de efecto invernadero y hasta 2050 para reducirlas a cero"

"Pese a estas realidades y las alertas de la comunidad científica, nuestros gobiernos no asumen su responsabilidad ni toman las medidas precisas. Por tanto, ante el fracaso de las instituciones, solamente una población movilizada puede forzar medidas radicales para reducir estas emisiones", señalan las entidades convocantes.

"Si queremos mantener un clima vivible, hay que contener el calentamiento global 1,5 grados centígrados" 

El Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) dejó claro en octubre esta realidad tan dramática. Las entidades que organizan las protestas alertan de que "Andalucía está sufriendo ya las consecuencias del cambio climático: aumento de la desertificación, el aumento y virulencia de incendios forestales, fenómenos meteorológicos extremos como sequías prolongadas o episodios de lluviasintensas, así como paulatina pérdida y degradación de litoral debido al aumento del nivel del mar son algunos de ellos".

Y añaden que "la responsabilidad y las consecuencias del cambio climático no son iguales para todo el mundo: los países y las poblaciones que se han beneficiado más de la explotación y quema de combustibles fósiles deberían asumir la mayoría de los gastos y esfuerzos de la reducción de las emisiones, y dentro de estos países tienenespecial responsabilidad las empresas multinacionales y personas con un alto nivel de ingresos y consumo".

"Los países empobrecidos ya sufren los impactos del cambio climático, en especial las poblaciones marginadas, dentro de las que las mujeres son las grandes afectadas. Las poblaciones marginadas de los países enriquecidos también están sufriendo ya estas consecuencias: pobreza energética, inseguridad alimentaria, el calor y las sequías. Por esto, la lucha contra el cambio climático debe partir de una perspectiva de justicia global, social y de género: la Justicia Climática".

La niña sueca Greta Thunberg dio ejemplo

Los antecedentes más inmediatos de este movimiento son las huelgas de estudiantes de institutos iniciadas por la sueca Greta Thunberg y secundadas de manera multitudinaria en países como Australia, Alemania, Bélgica, Reino Unido, Italia, entre otros, nos dan esperanza. También otras iniciativas que están intentando construir la presión política y social necesaria a través de acciones de desobediencia civil: “Rebelión contra la Extinción”, que tendrá lugar en España a partir del 15 de abril, o "By 2020 We Rise Up", promovida por la red Acción por la Justicia Climática, iniciativas ambas de índole internacional y que están comenzando a ser replicadas también en la península ibérica. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios