Paro registrado y afiliación en junio Sevilla reduce el paro en 11.200 personas pero los nuevos afiliados no llegan a 2.000

Un camarero atiende una mesa

Un camarero atiende una mesa

La provincia de Sevilla registró en junio un descenso muy fuerte del paro, de 11.206 personas, y un incremento bastante moderado de la afiliación, de 1.741. En lo que se refiere al desempleo, el descenso es el mayor en un mes de junio de la serie estadística, pero no se debe tanto a la creación de empleo (que es mucho menor) como a que la entrada del verano lleva a muchos a pasar a la inactividad (es decir, a 'desapuntarse' del paro, y otros sí encuentran trabajo, pero no en Sevilla sino en las provincias costeras.

En cualquier caso, el dato estadístico no deja de ser bueno y supone que Sevilla se sitúe en 210.661 parados, la mejor cifra desde el comienzo de la pandemia aunque aún lejos de los 193.000 que se registraban antes del inicio de la crisis, en febrero de 2020. En dos meses el número de desempleados ha bajado en la provincia en 17.290 personas, un ritmo bastante bueno.

La afiliación, sin embargo, y pese a la ralentización del crecimiento (en mayo se generaron 8.000 empleos y en junio no se llega a 2.000) se sitúa en 751.723, con lo que se vuelven a superar los 750.000 cotizantes y se está incluso cerca de los 754.000 de diciembre de 2019.

Estos datos están, de todas formas, condicionados por el colchón anticrisis. Aún hay en Sevilla 21.563 personas en ERTE o cese de actividad que cuentan como afiliados. En el caso de los ERTE, 9.213 personas están afectadas por uno total, es decir, son empleados que no trabajan de forma efectiva. Respecto a mayo, los que están inmersos en algún tipo de mecanismo de seguridad son casi 15.000 menos. La caída es considerable y se debe, sobre todo, a que hay más de 11.000 autónomos en cese que han dejado de estarlo. La reducción de personas en ERTE es más moderada, de algo más de 2.000.

De no ser por estos instrumentos, Sevilla tendría seguramente unos 20.000 parados más (unos 230.000) y el mismo número de trabajadores menos (en torno a 730.000)

Si analizamos la afiliación por sectores, un mejor medidor de la situación laboral que el paro, encontramos que casi todas las actividades crean empleo, lo cual es signo de buena salud. Solo la agricultura, con 2.185 afiliados menos, y la educación, con 2.144 menos, destruyen puestos de trabajo por factores claramente estacionales. El resto avanza, aunque sólo el comercio suma más de mil cotizantes (+1.050). En cuanto al paro, la fuerte bajada está encabezada por servicios (-7.827) y le sigue el colectivo sin empleo anterior (-2.068), que son esencialmente jóvenes y parados de larga duración. El único sector en el que sube el paro es la agricultura (502) mientras que industria y construcción registran descensos de 851 y 962 personas respectivamente.

En la evolución interanual, es decir, respecto a hace un año, el paro se reduce en 17.785, una caída algo menos acusada que la de la media andaluza pero mayor que la media española. La evolución de la creación de empleo en términos de afiliación a la Seguridad Social es bastante mejor, con 37.218 trabajadores más, aunque la tendencia en términos comparativos se repite: la evolución es ligeramente peor que la regional y ligeramente mejor que la nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios