Estadística

Sevilla suma 7.000 hogares monoparentales en cinco años

  • El número de viviendas ocupadas por este tipo de familia alcanza las 78.200 en la provincia

  • Casi una cuarta parte del parque residencial sevillano está habitado por una sola persona

Bloques de pisos de una barriada sevillana. Bloques de pisos de una barriada sevillana.

Bloques de pisos de una barriada sevillana. / José Ángel García

La familia monoparental se asienta en Sevilla. Así lo constata la última encuesta de hogares publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que revela que en cinco años las viviendas ocupadas por un padre o madre y su hijo han aumentado en cerca de 7.000, lo que supone uno de los incrementos más significativos en el parque residencial de la provincia durante dicho periodo. Los viudos y divorciados son los que acaparan la mayor parte de este colectivo, aunque sin dejar de lado a las personas solteras que optan por tener descendencia sin estar vinculadas a una pareja. 

El número de hogares que integra la encuesta del INE en Sevilla (datos provinciales en todo momento) alcanza los 733.400. Esta cantidad supone una subida del 2,8% desde 2014, cuando el ente estatal realizó por primera vez dicho estudio. El porcentaje supera en un punto el registrado en el conjunto nacional y responde a un periodo en el que se había dejado atrás la crisis financiera originada en 2008.

Pues bien, de esos 733.400 hogares sevillanos, un 22,47% lo ocupan familias monoparentales, integradas por un progenitor y su hijo o por un tutor y el menor a su cargo. Por tanto, en ellos no viven parejas. El número de viviendas monoparentales en la provincia ascendió en 2019 (el dato más actualizado) a 78.200, esto es, 6.800 más que en 2014, lo que supone que durante un lustro Sevilla ha incorporado una media de 1.300 hogares monoparentales al año. 

Conviene aquí detenerse en analizar el perfil que, según los datos del INE, se puede trazar de este colectivo en auge. Por tramos de edad, el más amplio es el que supera los 65 años, con 27.100 hogares. Le sigue, por volumen, el de los 45 a 54 años, con 18.300; el de los 55 a 64 (14.400); y sin olvidar el que protagoniza el de los 35 a 44, con 15.300. Por tanto, aunque es cierto que la población envejecida tiene un fuerte peso en los hogares monoparentales sevillanos, la que aún está en edad laboral adquiere el principal protagonismo

Viudos y separados

Un aspecto importante a destacar es el estado civil del adulto que vive con un hijo a cargo en estos hogares. Los solteros suman 11.000; los casados, 5.700; viudos, 29.100; separados, 6.700; y divorciados, 25.700. Este último grupo es el segundo más numeroso y resulta interesante que casi el 60% lo conformen personas con edades comprendidas entre los 35 y 54 años. Por tanto, se trata de una población relativamente joven que ha estado casada y que, después de un acuerdo o resolución judicial con su ex pareja, reside sola con su descendencia. Los hogares monoparentales habitados por divorciados ha experimentado en la provincia uno de los crecimientos más contundentes en cinco años: un 50,3%.

Debe subrayarse que dentro de estas familias con adultos divorciados, el mayor peso lo adquieren las mujeres. Así, si en 2019 la distribución por sexos era de 14.900 mujeres frente a 2.200 varones; en 2019 dicho reparto se establece en 22.100 mujeres y 3.600 hombres, lo que porcentualmente se traduce en un 86% y 14%, respectivamente, cifras que se mantiene igual a 2014. Este análisis muestra que, tras un divorcio, ya sea por acuerdo o por resolución judicial, son las madres las que viven mayoritariamente con sus hijos, muy por encima del número de padres que forman un hogar con sus descendientes.  

Los hogares unipersonales

Otro dato interesante que aporta la encuesta del INE concierne a los hogares ocupados por una sola persona. En Sevilla suponen 164.800, o lo que es lo mismo, el 22,5% del parque de viviendas de la provincia, casi una cuarta parte. De ellos, el 57% están ocupados por personas menores de 65 años, esto es, en edad laboral. En 2014 se contabilizaban 149.000 viviendas unipersonales, es decir, 15.800 menos que ahora, lo que supone un crecimiento de más del 10%. 

Los solteros son los que más optan por este tipo de hogar, con 69.000; seguidos de los viudos (55.600); los separados (6.300); y los divorciados, 23.900. En los hogares unipersonales el sexo femenino (con más de 90.000 viviendas) supera al masculino (71.300). Sin embargo, en el caso de las personas que viven solas y están solteras, hay más hombres que mujeres. 

Las viviendas unipersonales son también las que acaparan el mayor número de inmuebles que disponen de entre tres y seis habitaciones, que suponen el 81,22% de los hogares sevillanos. Este tipo de residencia alcanza las 595.700 y han subido de manera significativa desde 2014, cuando dicha cifra era de 567.900. De este grupo, 138.000 viviendas están ocupadas por una sola persona; 117.800 la habitan familias sin hijos, 108.400 por parejas con dos hijos y 65.600 por núcleos monoparentales. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios