Salud

Torrubia presenta su dimisión como gerente

  • Los últimos años de gestión hospitalaria están marcados por la polémica fusión de los centros.

Comentarios 18

Francisco Torrubia, el hasta ahora director gerente de los hospitales Virgen del Rocío y Virgen Macarena, comunicó a su equipo su dimisión la tarde del pasado miércoles, un día después de que la Consejería de Salud anunciara a Jose Luis Gutiérrez, el hasta ahora gerente del SAS, el cese en su cargo, como adelantó este periódico. La Consejería de Salud ha explicado que la cúpula directiva en los centros hospitalarios es sometida a una serie de cambios dentro las medidas de renovación en el Servicio Andaluz de Salud (SAS). Y previsiblemente la próxima semana se producirán nuevos cambios en los cargos directivos médicos de ambos hospitales. 

Durante los últimos años la gestión del Virgen del Rocío y del Macarena ha estado salpicada por la polémica fusión hospitalaria, una transformación del modelo organizativo ideado hace años en el seno del SAS cuya meta es la creación de las denominadas unidades intercentros, que aglutinan a los distintos servicios hospitalarios por cada especialidad. Esta reorganización se materializó en 2012 con la eliminación de la dirección gerencia el Hospital Macarena y su unificación con la dirección gerencia del Hospital Virgen del Rocío, cuyo mando ha estado en manos de Francisco Torrubia, hasta ahora. 

Los primeros servicios que comenzaron a integrarse fueron Neurocirugía y Oncología Infantil, en un proceso que enfrentó a los equipos directivos con todos los sindicatos con presencia en los hospitales. El rechazo frontal de los profesionales a la fusión hospitalaria, modelo que siempre han visto con recelo y temores a más recortes, llevó a protestas continuas y multitudinarias en los dos centros. Sindicatos como el Satse ha impugnado ante los tribunales cada nombramiento acordado en este modelo organizativo al que considera de "ilegal" por carecer de un desarrollo regulado. La falta de diálogo y de consenso entre el equipo directivo y los portavoces de los trabajadores ha sido una constante durante los últimos años. Ejemplo de ello es que gerencia y centrales no han firmado ningún acuerdo retributivo desde 2006. Otro de los motivos de discordia en las plantillas ha sido la fórmula por la que el SAS optó para aplicar la ampliación de la jornada de sus trabajadores, también sin acuerdo. Frente a estas sombras en la gestión hospitalaria marcadas por la falta de un diálogo fluido con los profesionales, los últimos años han destacado por el impulso a la investigación y por una apuesta por acercar la Universidad de Sevilla a los centros hospitalarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios