La incidencia del Covid

La UPO mantendrá las clases 'on line' el primer cuatrimestre y la US esperará a las nuevas medidas de la Junta

  • La Loyola también extenderá el actual modelo de enseñanza hasta que finalice el periodo lectivo

  • La asistencia al aula sólo se contempla para las prácticas y exámenes previstos

Aula de la Facultad de Comunicación de la US al comienzo de curso. Aula de la Facultad de Comunicación de la US al comienzo de curso.

Aula de la Facultad de Comunicación de la US al comienzo de curso. / Antonio Pizarro

La segunda ola del Covid ha desbaratado el principal escenario que contemplaban las universidades sevillanas, que se han visto obligadas, tras las últimas restricciones de la Junta de Andalucía, a optar por la enseñanza telemática para las clases teóricas. Cuando falta menos de un mes para que comiencen las vacaciones de Navidad, la Universidad Pablo de Olavide (UPO) ha decidido que la educación on line se mantenga todo el primer cuatrimestre. En la Universidad de Sevilla (US) se está a la espera de las nuevas medidas que establezca el Gobierno andaluz a partir del 10 de diciembre para tomar una decisión al respecto. 

Los 10.000 estudiantes de la UPO permanecerán, por tanto, en sus domicilios para las clases teóricas. Sólo podrán acudir al campus universitario para las prácticas. Una situación que se mantendrá hasta el 10 de enero del próximo año, el día previo a que comiencen en esta institución académica las evaluaciones del primer cuatrimestre. 

La prorroga de la enseñanza telemática se decidió ayer martes por resolución rectoral. Se toma al tener en cuenta las vacaciones de Navidad, que suponen una interrupción de dos semanas, y para aportar "certidumbre" a la comunidad educativa en una situación de constantes cambios. Por tanto, los alumnos de la UPO no volverán a pisar las aulas -salvo para las clases prácticas- en todo lo que resta de 2020. Pasado dicho periodo, y en función de las circunstancias sanitarias, habrá que valorar la forma de realización de los exámenes, aunque todo apunta a que puedan desarrollarse de manera presencial, como se permite ahora con las pruebas previstas en este cuatrimesre. 

Reunión de los rectores andaluces

La decisión de la Olavide obedece también a la reunión mantenida el pasado lunes por los rectores de las universidades públicas andaluzas, en la que se acordó que, teniendo en cuenta siempre las características de cada institución, prolongar las medidas vigentes hasta que acabe el primer cuatrimestre. Por tanto, la actividad docente teórica de grado y máster seguirá en la modalidad on line y la docencia de prácticas experimentales, rotatorias, prácticum o actividades similares podrán mantener la presencialidad si así lo establece la facultad correspondiente. Tanto el personal docente e investigador (PDI), como el de administración y servicios (PAS) continuarán con la misma modalidad de trabajo, salvo en lo referido a la docencia presencial. 

La Hispalense, por contra, no ha tomado aún ninguna decisión sobre si mantendrá las clases telemáticas todo el cuatrimestre. Según informaron fuentes oficiales de la US, se está a la espera de las nuevas medidas que establezca el Ejecutivo de Juanma Moreno a partir del 10 de diciembre, cuando, en principio, acaba la prórroga de las actuales restricciones, que se suavizarían de cara a la campaña navideña. En esta institución también las clases teóricas se están desarrollando desde el pasado 10 de noviembre de forma telemática y la asistencia a las facultades se reserva para las prácticas y los exámenes previstos en el actual periodo lectivo. 

Tanto la US como la UPO han realizado una importante inversión este curso para dotar las aulas de cámaras con las que seguir las clases. Una herramienta que se sigue aprovechando en este nuevo escenario, que ha sustituido al que se implantó en octubre: la modalidad semipresencial, mediante la cual los alumnos iban rotando por grupos en la asistencia a las aulas. En la Olavide, de hecho, se llegó a instalar una gran carpa para que los estudiantes no tuvieran que ir a sus domicilios, sino que la enseñanza virtual la recibieran allí, sin tener que salir del campus.

Elecciones en época de restricciones

Las dos universidades públicas, además, han celebrado elecciones rectorales durante la primera semana de vigencia de las nuevas restricciones autonómicas, que mantiene la presencialidad en colegios e institutos, pero no así en la enseñanza superior. En la US salió reelegido Miguel Ángel Castro, único candidato que afronta su segundo mandato; mientras que en la UPO Francisco Oliva ganó a su oponente, Esteban Ruiz. El nombramiento de Oliva como nuevo rector de la Olavide fue aprobado el lunes por el Consejo de Gobierno de la Junta. Aún no hay fecha para la toma de posesión de ambos. 

Por otro lado, la Universidad Loyola Andalucía, institución privada de educación superior con sedes en Córdoba y Sevilla, mantendrá, como la UPO, el sistema implantado con las medidas autonómicas para hacer frente a la segunda ola de la pandemia. Las clases teóricas seguirán siendo virtuales y las prácticas, presenciales, en lo que resta del primer cuatrimestre. 

Unas decisiones que han trastocado los planes de muchos estudiantes, especialmente los que proceden de fuera de la capital hispalense, que habían alquilado pisos o habitaciones para acudir a la universidad y que sólo han podido, hasta la fecha, asistir un mes a las facultades. Las evaluaciones del primer semestre coinciden con el inicio del periodo de vacunación contra el Covid-19, según los plazos previstos por el Gobierno central. Para esas fechas, no obstante, los primeros en ser inmunizados conforman la población de riesgo: personas mayores y los sanitarios que los atienden. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios