Sevilla

La Universidad de Sevilla adjudica a Estudio Carbajal la reforma de Agronómica

  • El proyecto, con un presupuesto de 11,5 millones, incluye la construcción de un edificio anexo

Maqueta de la futura Escuela de Agronómica de la Universidad de Sevilla Maqueta de la futura Escuela de Agronómica de la Universidad de Sevilla

Maqueta de la futura Escuela de Agronómica de la Universidad de Sevilla / Estudio Carbajal

La Universidad de Sevilla ha adjudicado a Estudios Carbajal el proyecto de reforma integral y ampliación de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica (Etsia), situado dentro de los terrenos de la Universidad Pablo de Olavide (UPO). Esta obra permitirá solucionar los problemas de espacio de la sede actual, denunciados por profesores y alumnos desde hace años y que les impide avanzar como centro y en el campo de la investigación.

La Hispalense sacó en marzo a licitación la redacción de este proyecto, al que se presentaron cuatro entidades. Pero antes de esto, hace justo dos años, la Universidad de Sevilla llegó a un acuerdo con la Universidad Pablo de Olavide, titular de los terrenos en los que se encuentra las actuales instalaciones de Agronómica, para la cesión durante más de tres décadas del suelo, algo imprescindible para llevar a cabo la reforma.

El inmueble cuenta actualmente con una superficie construida aproximada de 7.400 metros cuadrados (m²) y se prevé su ampliación con una nueva edificación anexa de 5.500 m², que estará conectada a través de una pasarela natural a los terrenos aledaños en los que los alumnos realizan sus prácticas, según informó ayer la Universidad. El presupuesto para estas actuaciones asciende a 11,5 millones de euros.

Profesores y alumnos llevan años denunciando la falta de espacio y recursos

Los arquitectos José Antonio, Nicolás y Rodrigo Carbajal, junto a José Luis Daroca, han sido los encargados de redactar el proyecto de reforma interior y ampliación de Agronómicas. Estudio Carbaja es autor, entre otras obras, de la ciudad del Nuevo Seminario Diocesano, de la Residencia de Estudiantes Ramón Carande de la Universidad de Sevilla y del proyecto para 219 alojamientos para la Universidad Pablo de Olavide.

El proyecto de Agronómica, según explican desde Estudio Carbajal, procura que "la nueva edificación se integre, sin restar protagonismo, al conjunto existente, y que la reforma del edificio actual respete su imagen original, interviniendo en su interior para mejorar las condiciones de habitabilidad y dotación de sus espacios que albergarán el salón de actos, el servicio de investigación agraria, aulas y laboratorios docentes y de investigación, e incorporará un nuevo núcleo de escaleras y ascensores para mejorar las condiciones de accesibilidad y evacuación". Además, en sus cubiertas se recuperarán los lucernarios, que introducirán luz natural a los vestíbulos de la monumental escalera.

El nuevo edificio tendrá patios ajardinados orientados en dirección norte-sur dispuestos entre los cuerpos edificados, que permitirán una adecuada orientación y ventilación de las nuevas dependencias y atemperarlas mediante la utilización de unos toldos. Se han proyectado también espacios flexibles y de múltiples usos. La planta baja acogerá los servicios generales del centro (conserjería, secretaría, administración y dirección, salón de grados, sala de juntas, biblioteca, salas de estudio, espacios de apoyo a los estudiantes, comedores, aseos generales) y en las plantas primera y segunda se situarán los departamentos y gran parte del aulario. Sus cubiertas serán vegetales y en sus vestíbulos y fachadas se incorporarán jardines verticales, que serán objeto de investigación y desarrollo por parte de profesores y alumnos.

El rector de la Universidad de Sevilla junto a representantes de Estudio Carbajal y la Escuela de Agronómica El rector de la Universidad de Sevilla junto a representantes de Estudio Carbajal y la Escuela de Agronómica

El rector de la Universidad de Sevilla junto a representantes de Estudio Carbajal y la Escuela de Agronómica / M. G.

Aún se desconoce la fecha de inicio de las obras pero sí esta previsto que los trabajos se realicen en tres fases. La primera, con una duración estimada de 18 meses, abordará las obras del edificio de nueva planta. La segunda, de 13 meses de duración, abordará las obras de reforma del ala norte del edificio actual, incluyendo la construcción del nuevo núcleo de ascensores y escaleras. Y la tercera y última fase, se centrará en la reforma del ala sur del edificio actual durante unos 10 meses.

A finales de 2017, la Universidad de Sevilla, ya formalizó un contrato de adjudicación por 491.260 euros a la Unión temporal de Empresas (UTE) Arpo Empresa Constructora S.A. e Instalaciones Inabensa S.A. para la construcción de una nave industrial, que sustituirá a la que actualmente se viene utilizando para el almacenamiento de herramientas y maquinaria y para prácticas docentes que, según el acuerdo firmado en 2016, pasará a la UPO una vez se produzca el traslado.

La Etsia se construyó en los años 60 y pertenecía a la antigua Universidad Laboral de Sevilla. Tras su cierre, en 1989 la Escuela formó parte de la Universidad de Sevilla, aunque el terreno pasó más tarde a manos de la UPO.

En este centro carecen de comedor y cafetería, sólo cuenta con algunas máquinas expendedoras; hay despachos con hasta once profesores; aulas separadas por mamparas; cultivos junto a la zona de aparcamiento; árboles frutales plantados en macetas ante la falta de terreno; habitaciones con techos tan bajos que pueden resultan claustrofóbicas; una biblioteca que más parece un búnker de hormigón; y una sala de estudio situada en un sótano a la que los alumnos llaman "la nevera". Esta situación de hacinamiento ha sido durante años denunciada por profesores y alumnos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios