la gerencia | inspecciones realizadas a mitad de junio

Urbanismo ordena a Bilindo y Alfonso la retirada del mobiliario de la vía pública

  • Los técnicos argumentan que la entrada de ambas discotecas invaden la acera del Paseo de las Delicias y los veladores de sus terrazas ocupan una parte del parque de María Luisa

La plataforma de entrada incumple la normativa de accesibilidad. La plataforma de entrada incumple la normativa de accesibilidad.

La plataforma de entrada incumple la normativa de accesibilidad.

La Gerencia de Urbanismo ha ordenado a los dueños de las discotecas Bilindo y Alfonso la retirada de todos los elementos instalados sin licencia en la vía pública y en el interior del parque de María Luisa con la intención de recuperar el aspecto original de la zona, y reparar el mobiliario urbano o pavimentos que se encuentren dañados.

En el informe realizado por los técnicos, aparecen antecedentes del bar Bilindo en los que se detalla que la licencia de ocupación tramitada por los dueños del negocio situado en el número 1 de la Plaza de América es válida para 40 mesas y 160 sillas. Sobre disciplina constan infracciones de la vía pública que recibieron el visto bueno en la comisión ejecutiva celebrada el pasado 14 de noviembre, y por la que se ordenó la suspensión del uso de los elementos que ocupan los jardines, ya que no se ajustan a la licencia concedida.

Los dos locales cuentan con 60 mesas, 240 sillas, 14 macetones y un mueble auxiliar

En la última visita realizada por los inspectores de la Gerencia (mitad de junio) comprobaron que en la acera del Paseo de las Delicias hay instalada una plataforma de acceso al establecimiento de unos 30 metros cuadrados que sirve de soporte para publicidad. Además, existe una zona elevada con reservados, cabina de disc jockey y barra; otra de uso privativo con bancos de piedra y cojines a modo de sofá; mesas bajas y altas con taburetes; maceteros; y una zona de baile con una estructura formada por luces, sonido y proyectores. La ocupación de los espacios libres llega a los 1.000 metros cuadrados.

Tras realizar un análisis de legalidad, los funcionarios entienden que la ocupación de la terraza con veladores (y otros elementos) precisa de la obtención previa de una licencia de este espacio; que la plataforma de entrada al local invade la vía pública e incumple la normativa sobre accesibilidad; y que los veladores que no se ajustan a la licencia se exceden en número, dimensiones y posición. Como conclusión, ordenan la retirada de todos los elementos que ocupan los espacios libres y carecen de licencia, restituyendo al estado original y reparando en caso de que proceda los elementos de mobiliario urbano, pavimentos o cualquier otro que haya podido ser dañado.

El expediente del bar Alfonso no dista mucho del negocio aledaño. Cuenta con una licencia de ocupación para 20 mesas, 80 sillas, 14 macetones y un mueble auxiliar. La superficie autorizada es de 94 metros cuadrados. El establecimiento tiene abierta una sanción disciplinaria por la instalación de elementos en la vía pública sin permisos o sin ajustarse a la normativa.

En la visita realizada en la misma fecha, los trabajadores municipales verifican que existe una plataforma de acceso al local (ubicado en el número 13 del Paseo de las Delicias) delimitada por macetones que ocupa la acera, y se ha realizado un cerramiento perimetral de un espacio de unos 700 metros cuadrados de espacios libres calificados por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) como parque urbano. Dentro de esa área delimitada en el interior del Parque de María Luisa se encuentran sillones bajos y sofás realizados con palets; un césped artificial destinado a reservados; una zona elevada con la cabina del DJ; estructuras metálicas con elementos de sonido e iluminación; y toldos con apoyos en los espacios libres.

La Gerencia estima que la terraza con veladores precisa de la obtención previa de una licencia de ocupación de la vía pública; al igual que el acceso al establecimiento mediante una tarima rodeada de maceteros, que se considera ilegalizable al cortar el paso peatonal. Las mesas y sillas denunciadas de la terraza no se ajustan a la licencia concedida por excederse en el número, dimensiones y posición de los mismos, no estando tipificados muchos de ellos, por lo que se ordenan medidas de restitución.

El acuerdo de los técnicos contempla la retirada de todos los elementos no autorizados que invaden los espacios libres con la reposición de los elementos y solería que pudieran haber sido afectados por su instalación. Habría que recordar que la Fiscalía de Sevilla recibió hace tres años una denuncia de un ciudadano contra Alfonso por invadir parte del Parque de María Luisa al incumplir las condiciones recogidas en el pliego de la concesión administrativa, que establece que "no será autorizable en ningún caso la instalación de barras móviles, cabinas de disco u otros similares".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios