Patrimonio

Urbanismo protege de la piqueta edificios residenciales de Castilla, San Jacinto y Luis Montoto

  • El primer catálogo de protección de la arquitectura regionalista con 33 inmuebles puede ser ampliado tras las alegaciones

Edificio residencial protegido en el número 89 de San Jacinto. Edificio residencial protegido en el número 89 de San Jacinto.

Edificio residencial protegido en el número 89 de San Jacinto. / Víctor Rodríguez

El primer catálogo de protección de la arquitectura regionalista protege de la piqueta a 33 edificios repartidos por Triana, Nervión, La Palmera o la Macarena. La mayoría cuentan con una tipología edificatoria residencial. Esta medida de la Gerencia de Urbanismo evitará ver que inmuebles con valores patrimoniales se conviertan en adefesios de nueva construcción para viviendas. Esta propuesta de modificación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) para edificios que incorporan valores propios de este estilo arquitectónico será debatida en la próxima sesión plenaria que se celebra la semana que viene. Este listado inicial puede ser ampliado tras el periodo de exposición pública si los técnicos aceptan las alegaciones que se presenten en la sede de la Isla de la Cartuja.

Tras los estudios realizados por el servicio de planeamiento y desarrollo urbanístico, el proyecto supone la catalogación con niveles C o D de protección de 33 edificios como el Antiguo Hotel Garaje (Plaza del Sacrificio 9); la Clínica Santa Isabel (Luis Montoto 100); el Colegio Protectorado de la Infancia (San Jacinto 70-72); el Colegio Salesianos de San Pedro (Condes de Bustillo 17); el Pabellón de la Marina (avenida de Moliní 2); el Pabellón Compañía Arrendataria de Tabacos; el Pabellón de la Cruz Roja; el Pabellón de Carabineros y Pañol de Flota; la Casa homenaje a Aníbal González (avenida de la Palmera 14-16); el Pabellón Vasco; la Torre del Pabellón de Córdoba; el viaducto de Bermejales (avenida de la Palmera); o el acuartelamiento Pineda (avenida de Jerez).

“No sólo damos cumplimiento a un acuerdo del Pleno. Pasamos página de una asignatura pendiente. Es el mayor paso que se ha dado en la ciudad de conservación de la arquitectura regionalista”, detalló el delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, quien destacó que esta propuesta incorpora más de una decena de propuestas presentadas por entidades conservacionistas que se quedaron fuera del catálogo de Nervión por encontrarse fuera del ámbito territorial de aquel proyecto.

La medida evita que estas fincas puedan perder sus valores patrimoniales

Hace 16 años que el plan general creó un catálogo periférico con 114 edificios y fincas fuera del conjunto histórico con distintos niveles de protección, de los cuales sólo 18 pertenecían a la arquitectura regionalista. En el pasado mandato se aprobó un plan específico de protección de inmuebles en Nervión con un total de 68. De estos sólo 19 eran de este estilo arquitectónico. Hasta ahora sólo había 27 inmuebles protegidos, cifra que se ha duplicado con la incorporación de 33 nuevos.

En el listado de protección de arquitectura regionalista aparecen muchas viviendas residenciales. En Triana se protegen cuatro. El primero en el número 163 de Castilla. En origen, la parcela estaba ocupada por una casa tapón que ocupaba cinco crujías y una zona trasera dedicada a la fabricación de ladrillos. Esta tipología se repetía en otras parcelas de la calle, confiriendo a esta zona una imagen urbana pseudo-industrial que el planeamiento anterior quiso conservar. La parcela actual tiene asignado un nivel de protección parcial en grado 1 C. El edificio fue objeto de una importante obra de rehabilitación y ampliación por remonte, conservándose finalmente del mismo únicamente la fachada.

El segundo inmueble se encuentra en el 165-173 de la misma calle. Aunque de sencilla factura, la fachada responde a los criterios compositivos de la arquitectura regionalista. Destaca la utilización del ladrillo aplantillado, con el que se da forma a los distintos elementos decorativos y el empleo de elementos de forja. Las obras permitidas son la conservación, acondicionamiento, restauración y consolidación de la fachada. Se permite la sustitución de la edificación conservando la fachada del edificio.

La Clínica Santa Isabel, el antiguo Hotel Garaje o el Pabellón Vasco entran en el documento

En San Jacinto se protege el edificio enclavado en el número 75. Edificación en esquina, cuenta con una fachada de ladrillo visto en dos tonalidades: amarillo para el paño de fondo y rojo para las molduras, recercados de huecos y otros elementos decorativos. De tres plantas de altura, destacan en su composición las líneas de ladrillo rojo que horizontal y verticalmente enfatizan la modulación de la fachada. Cuenta con usos de viviendas y local comercial en la planta baja. Además, el catálogo incluye otro inmueble en el número 89. De uso residencial y terciario en planta baja, la obra de Ramón Balbuena y Huertas cuenta con gran similitud con el situado en el número 4 de la calle Condes de Bustillo, del mismo arquitecto y fecha de construcción. En este edificio están representados los elementos característicos de las fachadas regionalistas. Destaca la esmerada utilización del ladrillo aplantillado, con el que se da forma a los distintos elementos decorativos y el empleo del azulejo enfatizando la composición de la fachada.

En Luis Montoto se protegen varios edificios. Entre ellos se encuentra el del número 92, una casa de pisos. El inmueble fue construido en el primer tercio del siglo XX, en pleno proceso de expansión de la ciudad hacia el Oriente, ya salvada la barrera del ferrocarril con la construcción de los dos viaductos en las principales calles de acceso del barrio de Nervión Luis Montoto y Eduardo Dato. Fue uno de los últimos proyectos del arquitecto Aníbal González. Su interés se centra principalmente en sus fachadas, en las que se observan los elementos característicos de la arquitectura regionalista, no considerándose la protección de la distribución interior del mismo.

En esa misma calle se protege el número 44, obra de Antonio Gómez Millán en 1928. Edificio residencial de cuatro plantas, se destina la planta baja a comercio y las superiores a dos viviendas por planta. Entras las obras permitidas se encuentra su reforma interior, en la que se puede modificar parcialmente el sistema estructural y la composición espacial, conservando las fachadas. El resto de inmuebles protegidos en esa misma calle de Nervión se encuentran en los números 50-52, 54, 56 y 73. Con carácter general, hay una serie de elementos arquitectónicos que son comunes en la arquitectura regionalista: el torreón esquinado, el mirador, el tejaroz con tornapuntas de hierro, las rejas con motivos historicistas, las cubiertas de teja árabe, los adornos cerámicos o las embocaduras de ladrillo visto.

Edificio residencial regionalista en el número 163 de la calle Castilla. Edificio residencial regionalista en el número 163 de la calle Castilla.

Edificio residencial regionalista en el número 163 de la calle Castilla. / Víctor Rodríguez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios