Medio Ambiente

Urbanismo estudia dotar de sombra las arterias de los barrios y los colegios

  • El Ayuntamiento y la Escuela de Arquitectura colaboran en un nuevo modelo de espacios adaptados a las altas temperaturas

  • Los itinerarios turísticos y comerciales, entre las prioridades

La avenida de Reina Mercedes se encuentra entre las prioridades del gobierno socialista para dotarla de más sombra.

La avenida de Reina Mercedes se encuentra entre las prioridades del gobierno socialista para dotarla de más sombra. / Juan Carlos Muñoz

Las principales arterias de los barrios, los patios de los colegios, los nodos de la red de transporte público como las paradas de taxis, y los itinerarios comerciales y turísticos son las prioridades que se ha fijado la Gerencia de Urbanismo para extender las zonas de sombra más allá del entoldado de algunas calles del casco antiguo durante el verano o los puentes de San Telmo y Los Remedios a partir de 2023. Para ello, el Ayuntamiento trabajará de la mano con la Escuela de Arquitectura para definir una nueva estrategia de intervención sobre los espacios públicos de la ciudad para adaptarlos a las temperaturas extremas y al cambio climático.

Los investigadores de la Universidad de Sevilla desarrollarán durante un periodo de tres años un primer proyecto denominado Sombras: estrategias para el manejo del confort térmico en la ciudad de Sevilla. Esta colaboración se articulará a través de la creación de la Cátedra de Urbanismo Ecológico de Sevilla que aglutinará distintos grupos de investigación y trabajo multidisciplinar de arquitectura, ingeniería agronómica, ingeniería, sociología, antropología o nuevas tecnologías. El objetivo será buscar soluciones para mejorar el confort térmico de la ciudad.

La programación dividida en tres hitos incluye trabajos de diagnóstico, investigación, elaboración de propuestas, implementación de medidas, monitorización y evaluación de los objetivos cumplidos para cada uno de los ejercicios. El resultado será un manual de buenas prácticas que usarán los técnicos de Urbanismo para los proyectos que salgan a licitación.

La iniciativa arranca con un análisis de los investigadores sobre las zonas que el gobierno socialista considera prioritarias. En el caso de los nodos de transporte público, se estudiarán las paradas de taxi en los hospitales Macarena y Virgen del Rocío, las paradas de autobús en itinerarios de alta ocupación, y el entorno de Santa Justa en el que irá el intercambiador de transportes tras la ampliación del tranvía desde San Bernardo a la estación. Otras de las preferencias de Urbanismo para extender la sombra son los itinerarios turísticos y comerciales del barrio de Santa Cruz, la zona histórica de Triana, o los ejes del Duque-Campana-Encarnación-Ponce de León y Contandero-Arenal-Atarazanas-Catedral.

El resultado de las investigaciones será un manual de buenas prácticas

Entre las distintas arterias de los barrios de la ciudad, el estudio comenzará con la segunda fase de la calle Asunción, Reina Mercedes, Pagés del Corro, Carretera de Su Eminencia y Ronda de Padre Pío. De los espacios públicos singulares destacan el Bulevar del Tamarguillo, el entorno de la Torre de la Plata, la Plaza Rafael Salgado, el eje del bus eléctrico entre José Laguillo y Santa Justa, y los accesos al estadio de la Cartuja. Por último, el análisis que arrancará en unas semanas contempla las infraestructuras ciclistas, los colegios públicos y las distintas áreas de juegos de niños repartidos por los distritos de Sevilla. En cada una de esas zonas se trabajará en actuaciones y medidas concretas que podrán ser aplicadas posteriormente.

Una vez hecho el diagnóstico de esos espacios, los investigadores monitorizarán los datos recabados con el fin de señalar cuáles son los indicadores a tener en cuenta a la hora de plantear una intervención urbanística, la tercera y última fase del trabajo “científico y riguroso” que se plantea con esta nueva “alianza” entre el Ayuntamiento y la Universidad. De hecho, y aunque el proyecto tiene un horizonte temporal de tres años, el delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, dejó claro ayer en la presentación del convenio (en el que también estuvieron presentes el rector de la Hispalense, Miguel Ángel Castro, y el director de la Escuela de Arquitectura, Ramón Pico) que la intención es que se puedan ir acometiendo intervenciones con las que mejorar el confort térmico a media que el trabajo de la Cátedra vaya avanzando. Para ello, el compromiso “público” es el de realizar el “esfuerzo presupuestario” que sea necesario para lograr una “trama urbana más habitable y sostenible”.

Un grupo de turistas recorre el barrio de Santa Cruz. Un grupo de turistas recorre el barrio de Santa Cruz.

Un grupo de turistas recorre el barrio de Santa Cruz. / José Ángel García

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios