Sevilla

Vestir con decoro sin volver a la chaquetilla y el pantalón azul

  • La nueva ordenanza del Taxi genera revuelo entre las asociaciones de taxistas, conductores y usuarios.

Una prueba de inglés básico para obtener el certificado de aptitud profesional, la vestimenta de los conductores, los servicios de los que debe disponer el vehículo, la publicidad que pueden exhibir o las condiciones para la transmisión de las licencias son las normas más destacadas del borrador de la nueva normativa que regulará el funcionamiento del servicio público del Taxi. Un texto que ha provocado revuelo en el sector. Algunos taxistas se manifiestan abiertamente en contra de algunas de las nuevas exigencias, mientras las asociaciones de conductores se muestran prudentes y aseguran que el texto se encuentra aún en fase de estudio.

La posibilidad de exigir superar una prueba de inglés básico es lo que más está dando que hablar. El presidente de Unión Sevillana del Taxi, Fernando Morales, recuerda que para obtener la licencia es obligatorio tener el título de Educación Secundaria Obligatoria, por lo que los conductores "ya cuentan con unas nociones básicas de inglés", pero no esconde que el conocimiento de idiomas es "un valor añadido para los conductores". En la parada de la Plaza Nueva los chóferes valoran que sería "positivo" siempre que a lo veteranos no se le imponga.

Quedará también a potestad del Instituto del Taxi la incorporación de un test psicotécnico, exigir la asistencias a jornadas, cursos o seminarios sobre seguridad vial laboral o la atención a discapacitados para la obtención del certificado.

La cuestión de la indumentaria es otro punto que preocupa al gremio. El texto hace una recomendación para que los taxistas no vistan prendas deportivas, pantalón corto o camisetas de tirantes, así como se mantengan unas condiciones de higiene y limpieza adecuadas tanto del vehículo como del conductor. El presidente de Solidaridad del Taxi, Enrique Filgueras, considera que "es de sentido común ir vestido de manera decorosa, es un servicio de cara al público". El Ayuntamiento de Sevilla renuncia a la imposición de un uniforme, obligación que sí existe para los cocheros de caballo.

José Segovia, taxista desde hace más de 30 años, valora positivamente este punto ya que "no vamos a volver a la chaquetilla y el pantalón azul". Los usuarios de los taxis se congratulan con la normativa debido a que se han encontrado con casos puntuales "que producen un poco de fatiga", dice María Luisa López en la Magdalena.

En cuanto a las instalaciones de los coches, exige que cuenten con calefacción, aire acondicionado y un dispositivo para el pago con tarjeta. Hasta ahora, esto último es voluntario y Morales discrepa en su obligatoriedad porque "el banco cobra por cada operación", aunque reconoce que "aporta seguridad a los compañeros". El texto también exige mantener en buen estado la tapicería de los vehículos y regula que la publicidad no afecte a la visibilidad, además de prohibir explícitamente la que "promueva, favorezca o fomente la prostitución".

Filgueras explica que "en el Reglamento Andaluz ya está todo regulado y la ordenanza municipal, que se encuentra desde el pasado día 13 en fase de análisis y recogida de propuestas y alegaciones, no puede rebatir la norma superior, por lo que sólo concreta algunas cosas pero tiene poco margen".

Hay un elemento en el que están en desacuerdo ambas asociaciones y que aparece en el Reglamento: la obligatoriedad de transmitir de forma inmediata las licencias en caso de incapacidad o percibir una pensión. "Debería poder conservarse la licencia al menos un tiempo, nosotros proponemos dos años", subraya Morales, tras insistir en que pelearán por la ampliación de los 15 meses actuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios