Religión

El arzobispo de Sevilla aboga por “no hacer política” en el conflicto catalán

  • Reconoce que la situación en Cataluña es “compleja” y defiende que “ninguna opción” puede “condicionar” la libertad de la Iglesia

Monseñor Saiz Meneses durante la eucaristía en la que tomó posesión como arzobispo de Sevilla.

Monseñor Saiz Meneses durante la eucaristía en la que tomó posesión como arzobispo de Sevilla. / José Ángel García

Sin tomar partido. El arzobispo de Sevilla, monseñor José Ángel Saiz Meneses, defiende que la Iglesia en Cataluña debe evitar ahora mismo cualquier posicionamiento que favorezca a algún signo político. Una situación que no le es nada ajena, pues se trata de la comunidad autónoma de la que procedía antes de tomar posesión como prelado hispalense el pasado mes de junio.

Monseñor Saiz Meneses reconoce que la situación en esta región española es compleja y que la autoridad eclesiástica debe huir de cualquier intento de manipulación que favorezca a alguna de las corrientes enfrentadas en dos grandes bloques: los nacionalistas y separatistas frente a los que defienden que Cataluña debe seguir integrada en España.

Tal postura la ha expresado este lunes en una entrevista concedida a Canal Sur Televisión, donde entre los diversos temas de actualidad sobre los que se preguntó no faltó el del conflicto catalán, avivado recientemente a raíz de la polémica con los indultos del Gobierno a quienes habían liderado el procés y el referéndum independentista del 1 de octubre de 2017.

El arzobispo de Sevilla estuvo hasta junio siendo el prelado de la diócesis de Tarrasa, una de las ciudades más importantes del cinturón industrial de Barcelona. Monseñor Saiz reconoce que la situación que se vive actualmente en la región donde tantos años ha sido cabeza de la Iglesia de España “es muy compleja”. Por tal motivo, considera que “por parte de la Iglesia, hay que mantener la libertad y no caer en hacer política de ningún signo”.

En defensa de la diplomacia

En este sentido, aboga por la diplomacia de la institución eclesiástica en tierras catalanas: “Debemos tener una relación correcta a nivel institucional y fluida a nivel personal, pero la Iglesia ha de salvar su libertad de decir las cosas y no dejarse condicionar por ninguna opción política”.

Una postura, la de permanecer al margen de este conflicto, que lo distancia de algunos otros obispos y sacerdotes catalanes que no han mostrado disimulo alguno los últimos años en apoyar la causa independentista, lo que ha provocado ciertas tensiones en el seno de la Iglesia Católica española, muy condicionada por la realidad política y social que se vive en cada una de las comunidades del país.

Lejos de mostrarse a favor o en contra de la deriva independentista catalana, el arzobispo de Sevilla considera que “la Iglesia no ofrece soluciones a las cuestiones técnicas o políticas, sino criterios basados en el Evangelio y en la doctrina social de la Iglesia”. “Y ahí se tiene que mantener”, añade el prelado, que abunda en que dicha doctrina es la que lleva a “exhortar a la clase política a que se resuelvan conflictos desde la justicia y la verdad, buscando siempre el bien común”.

En esta entrevista también ha advertido de que las peticiones de ayuda a Cáritas, una de las ONG católicas, se han multiplicado por cuatro a raíz de la pandemia del Covid. De igual modo, sugiere que la Ley de Patrimonio que impulsa el Estado debe mejorar algunos puntos para evitar la “injerencia” en las competencias que ya desarrollan los titulares de esos bienes.