evolución del PAro en los municipios de Sevilla

La bajada del desempleo se generaliza en los municipios

  • Sólo 4 de los 105 ayuntamientos cierran julio con más parados que hace un año

  • La reducción del paro en la capital está por debajo de la media de la provincia, pese al tirón del turismo

Si a las cifras del desempleo en Sevilla se les aplica el zoom para conocer cuál es la evolución en clave más local, se pueden extraer dos conclusiones. Una es que, después de años en los que el paro seguía creciendo o la reducción -si la había en algunos municipios- no era homogénea ni constante, ahora parece que las cosas van cambiando. El desempleo se redujo en el último año, por primera vez, en la práctica totalidad de los municipios de la provincia si se comparan los últimos datos disponibles, de julio de 2017, con los de julio de 2016. Sólo en 4 de los 105 ayuntamientos la cifra de inscritos en las oficinas de empleo aumenta, pero son relativamente poco significativos por su peso poblacional: Algámitas, San Nicolás del Puerto, Villanueva de San Juan y Villamanrique de la Condesa. Es la primera vez que la reducción es tan generalizada. En otros años, apenas se daba en la mitad de los municipios, sólo en los de mayor tamaño. El año pasado, el desempleo todavía aumentaba en más de una decena de ellos.

Otra conclusión es que esta tendencia a la baja debe consolidarse y aun así se necesitarían varios ejercicios para alcanzar el nivel de desempleo que había antes de la crisis, que ya estaba en Sevilla por encima de la media del país y era el grave problema a combatir en todas las comarcas. El conjunto de la provincia cerró el mes de julio con 201.808 parados inscritos, un 9,7% menos que justo un año antes, pero son 65.179 más de los que había en julio de 2008 (lo que supone un 32%), a pesar de que el crecimiento poblacional se ha frenado y muchos jóvenes -o no tanto- han emigrado en busca de oportunidades. También hay desempleados que han desistido de inscribirse en oficinas de empleo porque han tirado la toalla en la búsqueda de trabajo. Entre los que trabajan, muchos lo hacen además en empleos que antes se vinculaban a los jóvenes y se compatibilizaban con estudios, por ejemplo, pero que se han convertido en tablas de salvación para adultos y familias enteras.

Sólo Villamanrique, Algámitas, San Nicolás y Villanueva de San Juan tienen más parados

En el caso de la capital, el desempleo se ha reducido de julio de 2016 a julio de 2017 en un 8,9%, un mes que, por el histórico tirón del turismo, está dejando de ser malo en uno de sus sectores económicos estratégicos. Con todo, en julio de 2008 los parados inscritos en las oficinas del INE en Sevilla eran 51.124, casi 21.300 menos que ahora.

Lo mismo ocurre con otros grandes ayuntamientos de la provincia. Dos Hermanas cerró el pasado julio con 15.002 parados, un 10% menos que justo un año antes. Pero todavía tiene 5.500 desempleados más que en julio de 2008. En Alcalá de Guadaíra, el descenso del desempleo fue mayor, del 11,6%, pero todavía roza los 9.000 desempleados, casi un 30% más que hace nueve años. En estos años de crisis han sido muchas las empresas históricas, con plantillas que sumaban decenas de personas, que han echado el cierre y no es fácil sustituirlas. En Utrera, con una reducción del paro importante (del 7,2%) pero por debajo de la media provincial, hay 2.231 parados más que en julio de 2008, según los datos que recoge cada mes el Observatorio del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Mairena del Aljarafe registró un descenso del 9,2% y 4.160 desempleados. En 2008 eran 2.725.

El análisis de las cifras de desempleo por municipio también sigue reflejando la realidad compleja en este aspecto que tienen varios municipios de la aglomeración urbana de la capital, sobre todo los primeros que se convirtieron en ciudades dormitorio y que acumulan mucha población, en poco término, sin industrias propias y con una elevada dependencia del entorno y de la ciudad de Sevilla, sobre todo. Es el caso de San Juan de Aznalfarache -que, con poco más de 21.500 vecinos, tiene casi 2.880 parados tras una reducción interanual del 10%-. Fue de los primeros en manifestar los síntomas de la crisis y, en 2008, ya tenía más de 2.000 inscritos en el INE.

En Camas -con 27.300 vecinos-, hay inscritos más 3.850 desempleados, un 7,2% menos que hace un año, pero un millar largo más que cuando estalló la crisis. En Castilleja de la Cuesta (18.000 vecinos) hay casi 1.900 parados, pese a un descenso de casi el 12% en el último año. También llaman la atención las cifras de Bormujos (con una reducción del 10,8% todavía tiene más de 2.000 parados); y Coria del Río (30.400 vecinos, 3.600 de los cuales constaban como parados en julio; en el año 2008 no llegaban a 2.000).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios