Emergencia social

El balance de Cáritas en Sevilla: Más de 40.000 personas atendidas por exclusión social en 2021

El arzobispo de Sevilla, José Ángel Saiz, y el presidente de Cáritas Diocesana, Mariano Pérez de Ayala.

El arzobispo de Sevilla, José Ángel Saiz, y el presidente de Cáritas Diocesana, Mariano Pérez de Ayala.

Primero vino la crisis económica de 2008 y luego la sanitaria de 2020. Dos episodios en la historia reciente de Sevilla que han mermado los recursos de numerosas familias, muchas de las cuales sufren una pobreza que las lleva a la exclusión social. En la provincia hay 500.000 personas en esta situación, según los datos revelados por el informe Foessa y aportados por el presidente de Cáritas Diocesana de Sevilla, Mariano Pérez de Ayala, durante la rueda de prensa en la que se ha presentado el balance de gestión de la ONG católica en 2021. El acto ha estado presidido por el arzobispo de Sevilla, monseñor José Ángel Saiz Meneses

Durante dicha comparecencia, se ha hecho hincapié en que, pese a que ya se ha dejado atrás el momento de mayor emergencia sanitaria -derivada de la pandemia del Covid- y el número de familias atendidas por Cáritas haya descendido respecto a 2020 (con niveles cercanos a 2019), la grave situación que viven muchas de ellas ha exigido "una mayor inversión en los recursos ofrecidos para responder de la manera más eficaz y adecuada a sus necesidades". En este punto, el informe incide en que el objetivo principal de la ONG católica no es cubrir gastos inmediatos, como son la vivienda, la ropa y la comida, sino intentar dotar a los beneficiarios de estas ayudas de unos recursos que les faciliten su inclusión social.

En cifras, la inversión de Cáritas en atender dichas necesidades se elevó el pasado ejercicio a 5.044.515 euros, cantidad que supone un 3,2% menos que en 2020, año marcado por la irrupción del coronavirus y en el que las ayudas se dispararon por la crisis económica que desató la pandemia. El número de familias beneficiadas alcanzó las 14.233, lo que se tradujo en la asistencia directa a 42.669 personas. La mayor parte de este gasto se destinó a alimentación (2.458.273 euros) y vivienda (978.572 euros).

Grupos sociales atendidos

El perfil de las personas asistidas por Cáritas también se traza en el informe. Se dividen en cuatro grupos. El primero lo conforman quienes padecen una carencia e insuficiencia de rentas, lo que los sitúa en una situación de desprotección social. El segundo grupo lo constituyen aquellos que no cuentan con apoyos familiares y sociales. El tercero es el de las madres solteras, muchas de las cuales padecen un grave deterioro psicopersonal y una fuerte desvinculación social. El paro, la explotación laboral, la temporalidad, los puestos de trabajo irregulares o de escasa remuneración se aglutinan como causas principales del cuarto grupo y el quinto lo integran los inmigrantes con dificultades y obstáculos para regularizar su situación jurídica y administrativa. 

Como se mencionó antes, además de dotar a estos grupos de los recursos básicos para sobrevivir, el principal fin de Cáritas es el de proporcionarles unas herramientas con las que puedan valerse por sí mismos, con las que conseguir la integración social. Por tal motivo, desde hace años se ponen en marcha varios programas. Uno de ellos es el de empleo, en el que durante 2021 participaron 962 sevillanos, de los cuales, 186 consiguieron un puesto de trabajo que les permitió volver a insertarse en el mercado laboral.

No menos importancia requirió la atención a colectivos que padecen la exclusión social severa. Aquí se contemplan varias iniciativas. Una de ellas es la asistencia en la calle a personas sin hogar y mediante el centro Amigo. Por estos medios se pudo socorrer a 487 sevillanos. También se desarrollaron 10 proyectos específicos dirigidos a mujeres, con 248 beneficiarias. Otras 342 personas fueron objeto de planes para la infancia y la adolescencia, mientras que 508 inmigrantes participaron en el proyecto Nazaret y recibieron asistencia de cuatro Cáritas parroquiales. La mayoría de ellos precisaron acompañamiento en asesoría jurídica sobre nacionalidad y extranjería

De igual forma, 450 personas mayores acudieron a los proyectos pensados para este colectivo, 154 alumnos fueron atendidos por el centro de Educación Especial San Pelayo y otros 28 sevillanos lograron la inserción laboral a través de la empresa de economía social de Cáritas Diocesana, Bioalverde S. L.

Otros servicios que presta la ONG católica son el de información general, asesoramiento jurídico y orientación en materia de Seguridad Social y vivienda, al que recurrieron 741 personas. Ha de mencionarse aquí el proyecto de Cooperación Fraterna, que Cáritas pone en marcha junto a la diócesis de Nador y Oujda, a través del cual se atendió 447 beneficiarios que están desarrollando su proyecto migratorio y han necesitado algún tipo de ayuda, especialmente sanitaria.

La inversión

Toda esta atención supuso un desembolso por parte de la entidad eclesial de 9.920.625 euros, de los cuales, seis millones proceden de Cáritas Diocesana y 3,8 millones de las Cáritas parroquiales. De esos seis millones, casi la mitad se destinó a programas de promoción integral de las personas, inclusión social, inmigrantes, empleo y economía social. Casi un 40% sirvió para reforzar la labor de las Cáritas parroquiales y otras instituciones con las que colabora esta ONG.

Respecto a la procedencia de estos fondos, el balance especifica que el 66% de los ingresos llega a través de fondos privados, entre los que destacan las aportaciones de las Cáritas parroquiales, socios, donantes y empresas colaboradoras. No deben dejarse atrás las subvenciones públicas, que tras años paralizadas han aumentado hasta suponer el 34% de los ingresos.

A los gobernantes

Precisamente las administraciones públicas han sido protagonistas de esta presentación, en la que Pérez de Ayala ha pedido que la continuidad de las medidas sociales instauradas durante la pandemia, políticas que reduzcan la precariedad laboral, un sistema sanitario de "calidad" con una importante atención a la salud mental, garantizar un acceso a la vivienda "digna y segura", el mantenimiento del acceso presencial a los servicios públicos para las generaciones que sufren la brecha digital y la mejora urgente de la cobertura y la tramitación del ingreso mínimo vital y la renta de inserción social en Andalucía. 

Unas exigencias realizadas por el presidente de Cáritas en Sevilla y Andalucía un día después de las elecciones autonómicas, que han dado la mayoría absoluta al PP. "Queremos recordar a nuestros gobernantes que estas exigencias vienen avaladas por la constatación de que la mayoría de las familias y personas que sufren condiciones de pobreza, privaciones o exclusión social se levantan cada mañana con la esperanza, iniciativa y esfuerzo necesarios para salir de su situación y recorrer el difícil camino que los separa de la integración", ha incidido Pérez de Ayala, quien ha acabado su intervención agradeciendo a los socios y donantes de Cáritas que hacen posible esta atención social, así como a los 2.739 voluntarios que trabajan por ayudar a las personas que más lo necesitan.