Sevilla

Los baños árabes del Bar Giralda se podrán visitar durante el fin de semana

  • Los responsables del establecimiento quieren compartir con los sevillanos el importante hallazgo 

Algunas de las luceras de los baños árabes que se han rescatado. Algunas de las luceras de los baños árabes que se han rescatado.

Algunas de las luceras de los baños árabes que se han rescatado. / Antonio Pizarro

Una oportunidad única para conocer un espacio patrimonial extraordinario. Los sevillanos tendrán la oportunidad de conocer los baños árabes rescatados en el Bar Giralda durante este próximo fin de semana. Así lo han decidido los propietarios del establecimiento, que quieren de este modo que el hallazgo que tanta expectación ha generado pueda ser visitado antes de la reapertura del local, que será el próximo jueves 11 de marzo.

Las puertas del Bar Giralda estarán abiertas de manera ininterrumpida desde las 10:00 a las 18:00, tanto el sábado como el domingo. Los responsables del bar han diseñado un recorrido para cumplir de manera escrupulosa todas las normas de seguridad y sanitarias y el acceso será escalonado y en pequeños grupos. El Ayuntamiento ya ha sido informado de la puesta en marcha de las visitas por si se produjeran aglomeraciones en la calle Mateos Gago.

En el interior del bar se instalarán una serie de paneles ilustrativos y explicativos para que todas las personas que acudan puedan conocer la historia de este hammam, que es único porque conserva prácticamente toda su decoración.

Algunas de las personas que han trabajado directamente para sacar los restos a la luz, como el arqueólogo o el arquitecto, también estarán presentes durante algunos momentos para ofrecer las oportunas explicaciones a las personas que se acerquen.

Diversos historiadores habían documentado la existencia de este hammam desde el siglo XVII, aunque ha sido ahora cuando se han recuperado todas las estructuras. El popular Bar Giralda en la calle Mateos Gago escondía unos baños almohades del siglo XII. La importancia de este descubrimiento radica en que estos baños, que sería uno de los muchos que habría en la Sevilla islámica, conservan prácticamente el 90% de su decoración. Se trata de un hecho insólito en toda la Península Ibérica, como relató a este periódico Álvaro Jiménez, arqueólogo que ha dirigido los trabajos de recuperación.

El salón principal del Bar Giralda era la sala templada del hamman, la más amplia y lujosa, aunque tanto la cúpula como los arcos, que originariamente serían de herradura, fueron alterados en intervenciones realizadas en el siglo XVII. También se conserva la sala fría aunque reducida en longitud, que guarda el acceso original al hammam, que era por la actual calle Don Remondo. De la sala caliente, desgraciadamente, tan sólo ha perdurado un arco. La empresa Gares, especializada en restauración de bienes culturales, ha realizado un delicado, minucioso y lucido trabajo para consolidar la decoración de los baños. Han salido a la luz hasta 88 luceras, un número muy elevado. Para una segunda fase queda sacar a la luz todas esas pinturas que se encuentran bajo los enlucidos de cal.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios