Obituario Muere a los 63 años Marcos Alonso, ex entrenador del Sevilla

Limpieza Iniciativa ciudadana

El basurero llama a su puerta

  • Un sevillano ha creado una empresa, Sevilla al Cubo, que cobra 50 euros al mes por sacar los contenedores individuales por la noche y guardar los recipientes a la mañana siguiente

Una iniciativa del gobierno municipal traducida en una oportunidad de negocio por un joven emprendedor sevillano. Mientras los vecinos del centro claman contra la implantación de la recogida de basura mediante cubos individuales, Jacinto Oliva Rodríguez-Palacios ha visto en la medida la oportunidad perfecta para montar su propia empresa. La ha llamado Sevilla al Cubo y su misión consiste en realizar ese "trabajo sucio" que tan poco gusta a los vecinos: sacar y recoger los recipientes de la calle. Una idea sencilla e insólita que su responsable traduce como "una oportunidad de una necesidad".

En apenas una semana de andadura, Sevilla al Cubo presta ya sus servicios a cinco comunidades, mientras que más de 50 le han pedido ya presupuesto: "Llevo pocos días repartiendo publicidad por la parte de La Alfalfa y San Lorenzo y la verdad es que no me puedo quejar. Ha llamado mucha gente preguntando, pero la burocracia de las comunidades es lenta porque se tienen que reunir para decidir".

La cosa es así de sencilla. Jacinto Oliva se presenta en su casa entre las 20:00 y las 23:00, horas estipuladas para sacar los cubos, y al día siguiente, antes de las 10:00, vuelve para guardar los recipientes. La tarifa mensual es de 50 euros el primer cubo, precio que se reduce a 20 euros por el segundo contenedor; y a partir de tres recipientes, 10 euros.

Oliva asegura que la idea se le ocurrió al comprobar de primera mano el rechazo que este sistema de recogida produce entre sus vecinos de San Lorenzo: "Yo vivo en San Vicente, y aunque a mi casa aún no ha llegado la medida, escuchas las quejas y preocupación de las personas al respecto". Este joven pretende que Sevilla al Cubo sea mucho más que una empresa que se dedica a sacar y guardar los contenedores: "Sigo dándole vueltas a la cabeza. También tenemos cubos para reciclaje y vamos a incorporar unas bolsas grandes para que no se manchen los recipientes y no huelan. Además, me encargo de que estén siempre limpios".

Aunque antes de montar la empresa no se mostraba muy favorable a los cubos individuales, ahora reconoce que quiere que la medida se siga extendiendo por muchos más lugares: "Tiene su parte positiva y negativa, aunque a mí ahora me viene divinamente, entiendo que la gente se queje porque tienen que pagar la misma tasa de basuras que en otros barrios y encima se hacen responsables de sus contenedores".

En cualquier caso, este emprendedor advierte que Lipasam está empezando a multar a los que hacen un mal uso de la basura. "Las bolsas se tiran a cualquier hora y además muchos las dejan fueran de los recipientes, una conducta que hay que cuidar para evitar ser multado".

Entre los próximos proyectos de este emprendedor están la puesta en servicio de la página web www.sevillaalcubo.com y encargar unos muebles de madera "para que los cubos presenten otro aspecto", puntualiza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios