Sevilla

El calvario de un joven operado de una hernia en las Urgencias del Hospital Macarena

  • Un paciente se queja al Defensor del Pueblo porque pasó más de ocho horas sin atención y tres días sin comer ni beber 

La puerta de Urgencias del Hospital Macarena. La puerta de Urgencias del Hospital Macarena.

La puerta de Urgencias del Hospital Macarena. / M. G.

Un joven de 33 años ha elevado una queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz por el "calvario" que vivió en las Urgencias del Hospital Virgen Macarena después de ser operado de una hernia. En la carta enviada al Defensor, el afectado denuncia que estuvo más de ocho horas en la sala de espera sin que nadie se preocupara por su estado.

El hombre explica que fue intervenido quirúrgicamente el día 12 de diciembre por una hernia. La operación fue en la Clínica Santa Isabel. Desde que terminó la operación, el joven sufrió "unos dolores insoportables", lo que le hizo pensar que había ocurrido algún problema durante su intervención. 

Al día siguiente, el 13 de diciembre, viendo que los dolores continuaban, decidió llamar al servicio de emergencias sanitarias del 061, que tardó dos horas en llegar, "después de realizar numerosas llamadas con sufrimiento". El 061 llevó al paciente al Hospital Virgen Macarena, donde estuvo ocho horas en la sala de espera, pese a que estaba convaleciente de la operación del día anterior.

En la queja, relata que no le dieron agua ni comida, ni tampoco una camilla donde pudiera estar cómodo. "Observo médicos dentro de las salas jugando con sus teléfonos móviles, y algunos dormidos. También las ATS y enfermeras se olvidaron de los pacientes y no le prestaron atenciones médicas ni personal", dice el documento enviado al Defensor del Pueblo.

"A las ocho horas paso a planta, donde siguió el calvario. No había mantas, ni camas cómodas. No me dieron medicación, comida ni bebida en tres días", añade el afectado. Tampoco atendían sus peticiones "desesperadas" ni las de su familia, ni pudo dormir y siguió con el dolor. "Observo el mismo trato, el personal jugando con los móviles y durmiendo, y pacientes solos sin atención".

El paciente se queja del "trato degradante" que ha recibido, así como "del abandono del servicio por parte de los trabajadores", por lo que pide al Defensor que intervenga ante este asunto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios