Sevilla

Cáncer de mama: Una batalla que va más allá de la medicina

Una mujer se somete a una mamografía en el Hospital Virgen del Rocío.

Una mujer se somete a una mamografía en el Hospital Virgen del Rocío. / M. G.

El cáncer de mama ya es el más diagnosticado del mundo. En España, es el tumor más frecuente entre las mujeres, pues representa cerca del 30% de los que se detectan en este sector de la población, según indican los datos más recientes del Sistema Europeo de Información del Cáncer. Aunque cada caso es distinto, esta batalla va más allá de la medicina, pues afecta a todos los aspectos de la vida.

Tras la alegría de superar un cáncer, volver a la cotidianidad suele pasar también por la reincorporación al trabajo. El cáncer de mama, y el cáncer en general, conllevan secuelas físicas y emocionales, algunas de las cuales perduran con el tiempo. Por ello, para muchas pacientes, la vuelta al trabajo anterior a la enfermedad plantea una nueva lucha. El abogado laboralista Carlos Jiménez-Bidón, del bufete sevillano Jiménez Bidón Abogados, cuenta a este periódico que "son muchísimos" los casos de estas características que llegan a su despacho. "Las bajas por tratamientos del cáncer son mediante incapacidad temporal y eso tiene un periodo máximo de un año y medio, 545 días. Pasado ese tiempo, es el Tribunal Médico el que decide en qué situación se encuentra cada paciente", explica el letrado.

El abogado laboralista Carlos Jiménez-Bidón. El abogado laboralista Carlos Jiménez-Bidón.

El abogado laboralista Carlos Jiménez-Bidón. / M. G.

A partir de aquí hay dos opciones, conseguir una incapacidad permanente, que puede ser total, absoluta y gran invalidez, "cuando las secuelas le limiten para realizar actividad laboral", detalla el abogado; o recibir el alta, "con la que se tienen que incorporar inmediatamente a su puesto de trabajo y ahí es cuando nos encontramos con el gran problema", recalca y añade, "se puede dar el caso que el equipo de valoración entienda que ya están aptas para trabajar, pero, sin embargo, ellas no consideran que lo están por secuelas física o emocionales". 

En este punto, el abogado apunta la posibilidad de impugnar el alta médica y abrir un procedimiento judicial para conseguir la incapacidad permanente, proceso durante el cual "la mujer se tiene que incorporar a su puesto". Es por ello que el letrado hace un llamamiento para que las mujeres en esta situación a conozcan las opciones a las que se enfrentan y contacten con un abogado especializado. "Lo primero tras el alta y la inminente incorporación, si ven que tienen limitaciones y no pueden ejercer su trabajo, es conocer que existen unas pautas para tramitar el procedimiento judicial para terminar consiguiendo una incapacidad permanente porque es el único camino que les queda, la lucha judicial", indica Jiménez-Bidón.

El nivel de éxito, explica el letrado, "va a depender de las secuelas y limitaciones de cada persona y el tipo de actividad laboral en cuestión". No obstante, con el fin de alcanzar el mayor número de resoluciones a favor en este tipo de reclamaciones, el despacho cuenta con el asesoramiento de peritos médicos para confirmar la viabilidad o no de cada caso.

Bajo el lema de conseguir una defensa justa para todos, desde el bufete destacan las facilidades que otorgan a sus clientes para "nadie que decida elegirnos en este paso se quede sin nuestro servicios especializados por una cuestión económica", recalca el abogado.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios