Sevilla

Condenan al SAS por no diagnosticar una apendicitis con graves secuelas

  • Un joven sevillano acudió hasta cinco veces a distintos centros sanitarios.

  • A la semana fue intervenido de urgencia por una peritonitis

Sede central del Servicio Andaluz de Salud. Sede central del Servicio Andaluz de Salud.

Sede central del Servicio Andaluz de Salud. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 2

El Juzgado de Primera Instancia número 14 de Sevilla ha condenado a la aseguradora del Servicio Andaluz de Salud (SAS), la compañía Zurich Insurance PLC, a indemnizar con 97.706 euros, más intereses, a un joven sevillano que sufre graves secuelas debido a una apendicitis que degeneró en peritonitis a causa de retrasos en el diagnóstico. "El joven acudió hasta en cinco ocasiones a distintos centros sanitarios públicos y no le hicieron ninguna prueba adecuada, hasta que finalmente tuvo que acudir de Urgencias al Hospital Macarena a causa de una peritonitis. Nuestro perito ha constatado que al paciente, en sus múltiples visitas a distintos centros sanitarios,  deberían haberle detectado e intervenido de apendicitis, una intervención muy sencilla y sin secuelas", explica María Jesús Villalpando, abogada de la Asociación de El Defensor del Paciente, quien han ganado este caso con sentencia firme.  

Los hechos se remontan al 3 de mayo de 2016, cuando D. G. A, de 37 años, comenzó a sentir punzadas en la fosa iliaca derecha, dolor típico de una apendicitis, y vómitos. Pese al cuadro se le diagnosticó de dolor muscular por el médico de Atención Primaria. Al no mejorar, volvió al ambulatorio donde se insistió en el mismo diagnóstico sin hacerle pruebas, acudiendo una tercera vez al no mejorar. El siguiente paso fue en el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, donde pese a tener sobre la mesa una radiografía preocupante y una analítica alterada, se le dio el alta, esta vez con el diagnóstico de cólico biliar. El paciente continuó deambulando por los ambulatorios del SAS, que volvieron a verle y sin explorarle, dieron por bueno el diagnóstico erróneo de cólico biliar, según explica la Asociación El Defensor del Paciente.

Su situación empeoró y acudió a Urgencias del Hospital Virgen Macarena el 10 de mayo 2016, una semana después, donde se le diagnosticó una peritonitis purulenta. Fue intervenido de urgencias.

En la sentencia se reconocen probados estos hechos. En las distintas consultas médicas, a las que acudió el afectado, se le privó a este paciente de los medios de diagnóstico y del  tratamiento precoz, que habrían evitado la peritonitis y posterior eventración magna. La falta de un diagnóstico a tiempo le provocó una serie de complicaciones que terminaron en dos intervenciones, la última un año después. "Tuvieron que colocarle una malla que limita su calidad de vida", asevera Villalpando.

La Asociación El Defensor del Paciente denuncia que “este caso se produce en buena parte, por una deficiente asistencia de Atención Primaria (ambulatoria), que enlaza con las protestas generalizadas de los médicos de este sector, fundamental de nuestra sanidad pública, que se quejan de la imposibilidad de atender debidamente al paciente, con el tiempo necesario. La sobrecarga asistencial, y los recortes, provoca prisas y errores que pueden tener finales muy trágicos”.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios