Sevilla

Un conductor ebrio agrede a dos policías locales cuando circulaba con menores

  • Uno de los agentes cayó al suelo tras ser empujado mientras el otro fue pateado por el arrestado cuando era introducido en el coche patrulla

Un control de alcoholemia de la Policía Local de Sevilla. Un control de alcoholemia de la Policía Local de Sevilla.

Un control de alcoholemia de la Policía Local de Sevilla. / M. G.

Un hombre de 39 años ha sido detenido este fin de semana por la Policía Local de Sevilla por conducir presuntamente bajo los efectos del alcohol y con menores a bordo, colisionar contra un vehículo, negarse a realizar la prueba de alcoholemia, tratar de fugarse y agredir a dos policías. Al arrestado se le acusa de sendos delitos contra la seguridad vial y de lesiones a la autoridad.

Los hechos ocurrieron en la noche del viernes, cuando desde la Sala del 092 enviaron una patrulla a la calle Tomás Pérez, en el Distrito Cerro-Amate, donde, al parecer, "se había producido un accidente y el conductor que lo provocó estaba ebrio y quería marcharse", según ha explicado en un comunicado el Ayuntamiento.

Al llegar al lugar, los agentes localizaron una furgoneta en el centro de la calzada cortando el tráfico de la calle y a un hombre que "vociferaba y se tambaleaba mientras discutía con otra persona, que era el propietario del vehículo estacionado que había resultado dañado". La patrulla intentó convencer al conductor de la obligación de someterse a la prueba de alcoholemia, dados "los evidentes síntomas" de estar ebrio que presentaba. "Se negó y se mostró en todo momento agresivo", según precisan desde el Consistorio.

"Tras mucho insistir", los policías lo convencieron para que realizara la prueba y en el resultado inicial cuadruplicaba el máximo permitido. Al intentar efectuarle la segunda prueba, se negó en rotundo y "aumentó su agresividad e incluso corrió repentinamente hacia el propietario del otro vehículo para agredirlo".

Uno de los agentes se interpuso para evitarlo y recibió un empujón que lo lanzó hacia el suelo, mientras que el segundo de los policías consiguió detenerlo con la colaboración de otros policías de refuerzo, pero no pudo evitar las patadas del individuo al introducirlo en el patrullero.

Ambos agentes de la Policía Local necesitaron asistencia médica y causaron baja temporal para el servicio. El detenido ha sido igualmente asistido en un centro médico y, posteriormente, trasladado a dependencias policiales. Sus dos hijos menores, que viajaban con el padre en el momento del accidente, han quedado con un amigo de este en el lugar de los hechos.

El delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha deseado una pronta recuperación a los dos agentes, "a quienes felicito han sido ejemplares en su actuación". "Este tipo de comportamientos de personas ebrias que ponen en riesgo la vida propia, la de sus hijos y las de los demás no se pueden tolerar, ante el volante, cero alcohol", ha señalado.

En este sentido, Cabrera ha destacado la labor que está realizando la Policía Local para prevenir la conducción bajo los efectos del alcohol. De hecho, en este pasado fin de semana, este cuerpo intervino en otros dos casos de alcohol al volante, uno provocado por un conductor de un turismo y otro, por el de una motocicleta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios