Coronavirus Sevilla Los constructores sevillanos avisan de las dificultades para continuar con las obras

  • El cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene en esta crisis se complica y hay algunos trabajadores que se muestran reacios a acudir a los tajos, a lo que se suman ya fallos en el suministro de material 

  • Acuerdo entre Gaesco y los sindicatos para implantar la jornada continua

  • Los arquitectos recomendarán la paralización de las obras hasta que no haya y se aplique un protocolo estricto  

Trabajadores durante la segunda jornada laboral cuarentena en Sevilla. Trabajadores durante la segunda jornada laboral cuarentena en Sevilla.

Trabajadores durante la segunda jornada laboral cuarentena en Sevilla. / Juan Carlos Muñoz

La situación empieza a desbordar a los constructores sevillanos. El Gobierno obliga, de momento, a continuar con las obras, las empresas han extremado sus precauciones para cumplir con todas las medidas de seguridad e higiene en esta crisis del coronavirus, pero la propia naturaleza y circunstancias de las labores que desarrollan estos trabajadores dificultan mucho el día a día en los tajos.

Las obras continúan en Sevilla, tanto las públicas como las privadas, aunque el ritmo ya se ha podido ver afectado por varios motivos. Juan Aguilera, gerente de Gaesco, la patronal sevillana de la construcción, muestra su preocupación por el alcance de la situación actual en un sector "muy singular" donde el contacto directo que tienen los trabajadores con la ciudadanía les convierte en un colectivo con mucho riesgo. "Nos han dejado fuera del decreto por ahora y nos resulta muy complicado cumplir exhaustivamente con nuestros deberes", comenta Aguilera, a quien le obsesiona especialmente extremar las medidas. 

Garantiza que la las empresas están cumpliendo a rajatabla en el reparto de mascarillas, guantes, monos, certificados para deasplazamientos..., pero cuando el trabajador llega a la obra se encuentra con un particular calvario. "Su puesto de trabajo está en la calle, expuestos al contagio y eso no gusta ni al trabajador ni a su familia. Además, muchos tienen que desplazarse en coche, vehlculos que comparten con otros compañeros y que hace imposible mantener ese metro de seguridad que se pide, por ejemplo", comenta Aguilera. 

En la práctica, los casos que compican el cumplimiento de las medidas son muchos en un sector que trabaja en cuadrillas, lo que supone ya un contacto o cercanís física y, además, hace que el trabajo de la construcción sea un cadena, si falla un eslabón la producción se frena o paraliza. 

A esto se suman los fallos en el suministro de material, que ya se están observando en algunas obras, según Gaesco. Hay además empresas subcontratadas que también están sufriendo dificultades que van arrastrando a las obras. 

Francisco Martín, Antonio Muñoz y Juan Aguilera, en imagen de archivo. Francisco Martín, Antonio Muñoz y Juan Aguilera, en imagen de archivo.

Francisco Martín, Antonio Muñoz y Juan Aguilera, en imagen de archivo. / Belén Vargas

Desde las patronales a nivel nacional se ha exigido ya la paralización de las obras públicas, una posibilidad que supone graves consecuencias económicas y que, de momento, no está prevista. También está el extremo contrario: en la construcción trabajan muchas pymes y autónomos que consideran insuficientes las medidas acordadas por el Gobierno. 

Ése es otro capítulo. Mientras tanto, desde Gaesco se promueve otro debate: el de los horarios. La apuesta de la patronal es que se instaure la jornada continua que evite que el trabajador tenga que parar para comer y buscar un sitio o volver a su domicilio con un nuevo desplazamiento que obligará a desinfectar el vehículo sumando costes que se convertirán en inasumibles. Y este mismo miércoles Gaesco y las Centrales Sindicales UGT y CCOO han llegado a un acuerdo para implantar esta medida pionera en España: desde este jueves la jornada en el sector de la construccion de Sevilla será continuada de 7:00  a 15:00 de lunes a viernes.

Los arquitectos también dan la voz de alerta

En la misma línea expresada por los constructores, los arquitectos han mostrado su preocupación por el riesgo que están asumiendo los trabajadores de la construcción y recomendarán que se paralicen las obras hasta que no haya o se aplique un protocolo estricto en los centros de trabajo.  

En concreto, el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Arquitectos (CACOA) ha remitido este miércoles un escrito a la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía en el que reclama “una regulación más adecuada y concreta” para todos los trabajadores del sector de la construcción que la establecida en el RD 462/202 de 14 marzo, en tanto este “pone en serio peligro de contagio a quienes trabajan en las obras y construcciones en todo el territorio andaluz”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios