Más presión en los hospitales

Los médicos sevillanos ante la tercera ola de coronavirus: "Nunca antes habíamos visto este ritmo de ingresos"

  • Los médicos sevillanos asisten a la tercera ola del virus "más preparados", pero "cansados" y exhaustos ante una mayor velocidad en el aumento del número contagios y hospitalizaciones

Dos sanitarios bajan en camilla a un paciente a las puertas de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. Dos sanitarios bajan en camilla a un paciente a las puertas de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío.

Dos sanitarios bajan en camilla a un paciente a las puertas de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. / José Ángel García

Los hospitales de Sevilla han pasado de tener 279 pacientes ingresados por coronavirus a 527 en sólo siete días. La tercera ola vuelve a situar a la provincia en un nivel de riesgo extremo, con una incidencia por encima de los 500 casos por 100.000 habitantes, la positividad crece a un ritmo vertiginoso y todo esto se refleja en un sistema sanitario que asiste exhausto a una nueva amenaza de colapso.

"Si a principios de enero pasaban por nuestra consulta de respiratorio una media de 50 pacientes, en menos de diez días se superaron los 70", adelanta Claudio Bueno, jefe de Urgencias del Hospital del Virgen del Rocío, que además añade el incremento en la positividad de las pruebas diagnósticas, "por encima del 20%". 

El jefe del servicio de Urgencias, Claudio Bueno. El jefe del servicio de Urgencias, Claudio Bueno.

El jefe del servicio de Urgencias, Claudio Bueno. / H. U. V. R.

El facultativo apunta a una clara influencia de la celebración de las fiestas navideñas y las reuniones familiares en los casos que ahora están llegando a los hospitales. De hecho, destaca la "mayor agrupación familiar" que se está observando en los contagios confirmados en los últimos días. "La diferencia con otras olas es que, pese a la mayor rapidez de los contagios y el mayor ritmo de ingresos, lo tenemos todo ya bastante rodado. El cómo activar los planes de contingencia, aunque siempre es un proceso difícil porque es estresante el volverte a ver en esa situación porque pone en tensión a todo el hospital, es algo que ya conocemos bien. Procuramos siempre ir un poco por delante, previniendo, antes de llegar a la saturación", destaca.

En el Hospital de Valme, el aumento "exponencial" de ingresos comenzó "de forma muy clara tras la festividad de Reyes", explica el responsable de la unidad de Medicina Interna, José e Antonio Mira Escarti. "Estamos hablando de que, en muy pocos días, hemos pasado de tener unos 15 pacientes Covid ingresados a estar, aproximadamente tres semanas después, en cerca de 150 enfermos atendidos tanto en las alas Covid del hospital, como en las zonas habilitadas en el Hospital El Tomillar y las UCI. En definitiva un aumento y progresión brutal", remarca el especialista. Es más, según el doctor Mira Escarti, la presión hospitalaria en el centro está ya "cercana" a la que se tenía en noviembre, en pleno pico de la segunda oleada. 

El doctor José Antonio Mira Escarti. El doctor José Antonio Mira Escarti.

El doctor José Antonio Mira Escarti. / M. G.

Que la explosión de esta tercera ola haya tenido lugar en el mes de enero, un mes ya de por sí complicado en los hospitales, hace que la tormenta sea perfecta. "Históricamente enero es el mes del inicio del periodo habitual de alta frecuentación provocada, en gran parte, por la gripe con las consecuencias complicadas que todos conocemos en la presión en atención primaria, las urgencias y plantas de los hospitales. Aunque es probable que haya más problemas por los ingresos habituales de esta época de enfermos no covid, en esta cuestión creo que podemos ser optimistas. Afortunadamente, las medidas de restricciones por el covid (mascarillas, menor relación con amigos y familiares…) y la vacunación de la gripe está provocando que no estemos viviendo la típica alta frecuentación con un descenso total de ingresos por gripe y menos incidencia de infecciones respiratorias", afirma el internista.

El estado mental de muchos sanitarios en esta larga y dura batalla contra el Covid-19 se ha resentido con el rápido impacto de esta tercera ola. El doctor Jesús Rodríguez Baño es jefe de la unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Virgen Macarena y asegura que, aunque ahora están "más entrenados", también les pilla "cansados". El especialista afirma haberles sorprendido en cierta manera "el como la pendiente de ingresos está creciendo a mayor velocidad que en la primera y segunda". "Nunca antes habíamos visto este ritmo de aumento de ingresos diarios", agrega.

Jesús Rodríguez Baño, jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas del Macarena. Jesús Rodríguez Baño, jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas del Macarena.

Jesús Rodríguez Baño, jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas del Macarena.

En la quinta planta del Macarena los sanitarios trabajan en una mezcla de enfado ante lo evitable y resignación crónica. "Todo el mundo preveía que después de las Navidades podía haber un aumento de casos y nos preocupaba mucho porque tenemos que proteger a nuestro mayores como sea y sabíamos que la celebración de la Navidad era una situación complicada porque son fiestas en las que nos queremos reunir con todos nuestros familiares y había un riesgo de transmisión clarísimo. La situación actual no es más que la evidencia de que el virus no nos da respiro y hasta que no tengamos un nivel de inmunidad suficiente entre la población, no nos va a dejar y, eso, podemos darle las vueltas que queramos, pero las experiencias previas nos dicen que va a ser así", manifiesta el facultativo.

Un cansancio y "cierto hartazgo" entre los profesionales al que también alude el doctor Mira Escarti desde la unidad que dirige en el Valme. "Hay muchas sensaciones. Es muy duro tras volver de unos pocos días de descanso navideño, comenzar nuevamente con un nuevo sobreesfuerzo tras dos oleadas tremendas. Aunque la mayoría de los pacientes son dados de alta, es muy complicado de asumir los que se nos quedan en el camino para los profesionales de las plantas y de las UCI. Entre otras cosas porque no estamos acostumbrados a esta situación en la Medicina moderna", subraya.

¿Han sido las restricciones demasiado laxas esta Navidad? Todo indica que sí. Pero no era tan sencillo encontrar el equilibrio entre contener el virus de forma drástica y establecer unas restricciones más leves. Así lo explica el doctor Mira Escarti. "Por segunda vez se ha visto que no es posible por la capacidad de contagio del virus y porque la responsabilidad individual en muchos casos ha fallado", añade.

Los profesionales coinciden en el esfuerzo de los sanitarios, una vez más, y de los que la sociedad "se tiene que sentir orgullosa". "Estamos rodeados de profesionales con una capacidad humana y profesional admirable y eso es lo que nos hace cada día tirar para adelante", añade Rodríguez Baño.

Sobre el futuro, el médico del Macarena apunta "al menos a unas dos semanas más de crecimiento de contagios", hasta ver si los cierres perimetrales y demás medidas restrictivas empiezan a surtir efecto, "y eso se empezará a notar en el hospital con una semana o dos de retraso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios