Las residencias frente al Covid-19

El coronavirus está activo en más de 70 residencias de mayores de Sevilla

  • Los contagios entre residentes se disparan un 46,3% en el último mes

  • Organizaciones de mayores, sindicatos y familiares insisten en que el protocolo actual no funciona y reclaman test semanales para residentes y trabajadores

Dos empleadas se asoman al exterior desde la residencia de titularidad pública Huerta Palacios en Dos Hermanas. Dos empleadas se asoman al exterior desde la residencia de titularidad pública Huerta Palacios en Dos Hermanas.

Dos empleadas se asoman al exterior desde la residencia de titularidad pública Huerta Palacios en Dos Hermanas. / Juan Carlos Vázquez

La situación en las residencias de mayores de la provincia empeora por días. El crecimiento desbocado de los contagios en los centros sevillanos se refleja en un aumento del 46,3% de las infecciones entre residentes en el último mes en el que se ha pasado de los 314 positivos de mayores y 134 en trabajadores a 445 y 205, respectivamente, según los últimos datos oficiales, del 4 de noviembre, publicados en el boletín oficial de la comunidad. Además, y según consta en un informe oficial de la Junta al que ha tenido acceso este periódico, el virus está activo en más de 70 de los 162 centros de mayores con los que cuenta la provincia por los que son más del 40% las residencias que actualmente contabilizan casos de contagios. 

El acumulado de mayores que han dado positivo en residencias de Sevilla llega ya a los 1.181 y son 233 las víctimas mortales registradas, según las últimas cifras facilitadas por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. Actualmente hay brotes confirmados en ocho centros, dos de los cuales se han confirmado en la última semana en la residencia Doctor Gregorio Medina Blanco de Espartinas y Nuestra Señora de Gracia de La Puebla de Cazalla, y en total acumulan 257 positivos de los que casi el 80% son residentes.

Los protocolos

Cuando se detecta un contagio en una residencia de mayores de Andalucía, el primer paso es aislar a los positivos y, si la situación empeora, medicalizar el centro enviando a un internista y un número de enfermeras en función de los residentes. Un protocolo que las organizaciones de mayores andaluzas aseguran "no funciona" y de ahí que el número de contagios esté disparado. "Entre la comunicación del primer caso y que la Junta comienza a hacer test transcurren entre dos y tres días. Eso es darle mucha ventaja al virus", denuncia el presidente de la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM), Martín Durán.

El geriatra lleva semanas reclamando que, ante la declaración de un brote en una residencia, se evacúe lo antes posible al enfermo a un hospital o centro de evacuación como "medida esencial" para frenar la expansión del virus. Su opinión es compartida por sindicatos y familiares que denuncian la "dramática" situación que se está viviendo en estos centros donde reclaman la realización de test semanales a trabajadores y residentes.

"Los profesionales del ámbito residencial tienen recursos limitados, no son pequeños hospitales. Las residencias han sido un medio abierto, participativo y basado en el mantenimiento social y ahora nos vemos en la necesidad de centrarnos más en el aspecto sanitario, sin olvidar que las residencias son el hogar de estas personas mayores, donde las familias son un pilar fundamental", argumentan en este sentido desde la Sociedad Andaluza de Geriatría y Gerontología.

La situación es tan crítica que Durán advierte que, o se toman las medidas adecuadas, "o todas las residencias acabarán contagiadas". La letalidad, apunta, ha aumentado de un 12% al 19% en sólo un mes. Y es que, según pone de relieve, desde el 1 de octubre hasta el miércoles 4 de noviembre han fallecido por Covid-19 en las residencias andaluzas un total de 290 personas, lo que supone "cerca de nueve diarias", y el número total de defunciones durante la pandemia asciende ya a 1.018.

Plantillas al límite

El contagio de los profesionales y, por ende, sus obligados aislamientos domiciliarios plantean otro grave problema en las residencias de mayores. Desde FOAM apuntan que, con los protocolos actuales de la Junta todos los residentes (contagiados o no) permanecen en la residencia, mientras el número de trabajadores "ha disminuido hasta la mitad". "Es imposible encontrar sustitutos a esos trabajadores porque nadie se mete en un foco de contagio por un sueldo más bien bajo y con un contrato de corta duración. Nos encontramos con que la mitad de la plantilla se tiene que atender al mismo número de residentes, que además requieren una especial atención porque un gran número de ellos están contagiados, y es imposible mantener un nivel digno de atención a los residentes con la mitad de trabajadores, que, evidentemente, terminan extenuados", denuncia la federación.

Desde CSIF-Andalucía también se unen a estas críticas. El sindicato mayoritario en la Administración andaluza denuncia la situación en la que se encuentran las 14 residencias de mayores de titularidad y gestión directa de la Junta de Andalucía. "Funcionan a golpe de improvisación y el personal está exhausto", señala con rotundidad. La organización advierte de los "turnos de 12 horas" que deben realizar y de la cantidad de profesionales en situación de baja temporal por contagio o por contacto estrecho con algún positivo. Aunque esos puestos se cubren, el sindicato señala que se tarda "varios días" en hacer efectivas las sustituciones.

El exterior del centro de mayores Huerta Palacios en Dos Hermanas. El exterior del centro de mayores Huerta Palacios en Dos Hermanas.

El exterior del centro de mayores Huerta Palacios en Dos Hermanas. / Juan Carlos Vázquez

Como ejemplo, el presidente del Sector de la Administración General de la Junta de Andalucía (AGJA) en CSIF, Enrique Álvarez de Toledo, ha utilizado el nuevo foco declarado en la residencia Huerta Palacios de Dos Hermanas, de titularidad pública y donde, afirma, se han llegado a acumular más de 25 trabajadores en situación de incapacidad temporal. El sindicalista asegura tener constancia de que en éste y el resto de centros públicos de la provincia "las compensaciones horarias por acudir en un día de descanso se están realizando como si se tratase de horas simples, contraviniendo lo que establece el convenio colectivo".

En ese centro es la segunda vez en la que el coronavirus hace mella. Tras superar un brote en la primera oleada que dejó dos fallecidos, este segundo foco afecta a 20 ancianos y ya se ha cobrado su primera víctima mortal. Los familiares aseguran sentir "mucha incertidumbre y miedo" ante una "desinformación rotunda" por parte de la dirección y cómo se ha podido repetir esta situación en un centro, aseguran, donde sus 121 usuarios "llevan clausurados desde el 5 de septiembre". "No sabemos lo que está pasando porque oficialmente tenemos muy poca información. Sólo sabemos lo que podemos reunir entre los familiares y la situación da mucho miedo. Desde que el 14 de octubre nos comunicaron el contagio de un trabajador hemos pasado a cuatro positivo, luego a 10, a 14 y ahora a 20 y, además, se ha producido un fallecimiento", denuncia Nicolás López, uno de los portavoces de la asociación de familiares.

Centro medicalizados

En la provincia de Sevilla hay en la actualidad ocho residencias de mayores medicalizadas y están en funcionamiento dos centros de evacuación en el Hospital Vithas Nisa Sevilla y el Hotel Pirula en Écija. En concreto, los centros que sufren una situación crítica y en los que SAS ha asumido su dirección médica son Vitalia Suits Mairena; Madre Écija; Domusvi Alcalá de Guadaíra; Virgen de las Angustias en Alcalá del Rio; El Pilar en Carmona; Manuel Ridruejo Muñoz y Sagrados Corazones, en la capital; y Los tulipanes en Dos Hermanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios