El impacto de la quinta ola de Coronavirus

Los casos de Covid comienzan a remitir en las residencias de mayores de Sevilla

Trabajadores de un centro de mayores de la provincia en el interior del recinto residencial.

Trabajadores de un centro de mayores de la provincia en el interior del recinto residencial. / Juan Carlos Muñoz

A principios de julio, no existían residencias de mayores con positivos en Covid en la provincia de Sevilla, pero a medida que avanzó el mes y, sobre todo, durante el pasado agosto, los contagios fueron multiplicándose de una semana a otra. Ahora la tendencia cambia. Con fecha del 7 de septiembre se contabilizan 133 casos entre los mayores residentes sevillanos, lo cual supone una importante reducción respecto a los 250 positivos comunicados el 24 de agosto, según los datos oficiales recogidos por la Consejería de Salud y Familias.

Con todo, el ritmo de contagios se frena, pero las muertes, en cambio, no cesan, y siempre son el último indicador en bajar, después de que lo hagan primero la incidencia acumulada y después las hospitalizaciones y los ingresos en la UCI. En concreto, desde que el virus volvió a los geriátricos sevillanos este verano se ha cobrado la vida de una treintena de ancianos. 

Desde que estalló la pandemia, se han contagiado 2.106 mayores residentes en centros sociosanitarios de la provincia. Casi 400 (397) han muerto tras haber contraído el virus, la amplísima mayoría durante la tercera oleada de la pandemia, que coincidió con la campaña de inmunización en los centros. Por zonas de la provincia, la situación más preocupante se registra en la capital, que según las cifras que recoge la Junta en el portal del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) ha comunicado en los últimos 14 días 13 nuevos contagios entre los brotes activos en distintos centros. También es el distrito con el mayor acumulado de muertes (131). También se han registrado positivos en el mimo periodo de tiempo, según las mismas fuentes, en los distritos Sur y Este, con tres un caso, respectivamente. 

Estos centros fueron el epicentro de la crisis sanitaria en la primavera de 2020. Pasados esos primeros meses que sobrepasaron al mundo, mejoró la situación, pero continuaron en tensión. Cada nuevo contagio supone un aislamiento, así como el de sus contactos estrechos, y las plantillas merman. De hecho, según la última actualización de datos, actualmente hay 49 empleados de geriátricos sevillanos de baja por Covid, la mayoría, 46 tras confirmar su infección. Las cifras, en este colectivo, no son tan alentadoras como en el caso de los propios residentes, dado que, comparando los informes semanales de la Junta, el número de trabajadores contagiados no ha bajado del medio centenar en las últimas tres semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios