Coronavirus Sevilla La tercera ola suma más de 300 muertos y 35.600 contagiados en un mes y medio

  • El Covid-19 ha golpeado con fuerza los primeros 40 días del año en los que se ha registrado más de un tercio del total de positivos de la pandemia

  • La provincia empieza a desescalar sin haber logrado frenar los fallecimientos, con más de 90 en una semana

Personal sanitario atiende a un enfermo con coronavirus en la UCI de un hospital. Personal sanitario atiende a un enfermo con coronavirus en la UCI de un hospital.

Personal sanitario atiende a un enfermo con coronavirus en la UCI de un hospital. / EFE

Los efectos de la Navidad, como era previsible, llegaron a Sevilla en enero, el mes que siempre quedará en la memoria colectiva como el de la tercera ola del coronavirus. Así ha sido en la inmensa mayoría del país, y así ha sido también en la la provincia, donde la comparativa de los datos diarios facilitados por la Consejería de Salud y Familias no deja lugar a dudas.

Aunque Sevilla entró en las fiestas navideñas con una incidencia inferior a los 100 casos por cien mil habitantes, no fue motivo para evitar que los contagios durante esos días fuesen menos intensos. Apenas una semana después, la provincia estrenaba el año 2021 con una tasa aún más baja, de 93,8 casos. No obstante, el golpe de realidad no tardó en llegar tras el levantamiento de las medidas restrictivas.

Ya pasado el primer mes y medio del año y después de que la mayoría de municipios hayan tenido que experimentar duras restricciones como el cierre perimetralmente y/o la suspensión de la actividad no esencial por la alta incidencia del virus, la provincia empieza a desescalar tras superar el peor momento de la tercera ola. Pero, ¿cómo ha evolucionado la pandemia en las últimas semanas? ¿Está la provincia preparada para empezar a relajar restricciones?

Comenzando por las muertes, la provincia empezó el año con 1.162 fallecidos. Sin embargo, hoy, un mes y medio después, los decesos ya ascienden a 1.480, es decir, 318 personas han fallecido entre enero y lo que va de febrero, de las que 28 de ellas lo han hecho en las últimas 24 horas.

La presión asistencial en la UCI sigue siendo alta, con 129 enfermos

No obstante, y como apuntan los expertos, la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) es lo que suele llevar, posteriormente, a un aumento en los decesos por lo cual no es más que una evolución natural de la pandemia. La razón es que hay un efecto dominó que va con retardo. Primero se disparan los casos, luego los ingresos en los hospitales y unos días después las entradas en UCI. Por lo tanto, esta variable suele ser la primera a la hora de predecir cómo serán las siguientes semanas en lo que respecta al número de muertos, y por este motivo Sevilla aún no está en una posición de relajación pese a que los contagios diarios se mantengan estabilizados. A día de hoy, la provincia cuenta con 129 enfermos críticos ingresados en sus UCI, un dato que está cerca de cuadruplicar el del día 2 de enero, cuando había 36 infectados siendo atendidos en estado crítico.

De la misma manera, las hospitalizaciones también han experimentado su propia subida a lo largo del último mes y medio. El primer día de enero concluyó con 124 personas hospitalizadas, mientras que febrero empezó con 827 enfermos en los hospitales sevillanos, por lo que el balance en sólo un mes casi se multiplica por siete. La parte positiva es que la presión asistencial sí empieza a notar ya ese descenso paulatino en el número de contagios diarios y el número de pacientes ha caído hasta los 623 actuales, 204 menos que el pico alcanzado a principios de mes.

La provincia está cerca de alcanzar los 100.000 infectados desde que estalló la crisis

Pero si hay una información que cuantifica hasta qué nivel ha penetrado el Covid-19 en un territorio, esa es el número de personas que se han visto afectadas por ella. En lo que va de año se han contagiado 35.631 personas, pasando de los 59.600 contagiados con los que arrancó 2021 a los 95.231 del día de ayer. Esto también se traduce en que más de un tercio de los contagiados registrados por coronavirus desde que estalló la pandemia se han dado durante el último mes y medio.

Una estrepitosa subida que también ha influido en el número de casos activos, es decir, de personas que están contagiadas en estos momentos y, por lo tanto, con capacidad de contagiar, y en su comparativa entre el 1 de enero y el día de ayer. Y es que mientras el primer día del año había poco más de 5.000 contagiados, en este momento las personas enfermas con Covid en la provincia superan los 31.000.

Asimismo, sí es de destacar que, tras los cierres perimetrales, así como de la hostelería y comercio en determinados municipios con incidencias disparadas, la provincia ha conseguido frenar la escalada de nuevos casos y estabilizar la curva de contagios. Resulta innegable admitir que, aunque con ciertas oscilaciones, los contagios están bajando y, en los últimos días se han estabilizado con casi menos de la mitad que hace dos semana, cuando diariamente se superaba el millar. Este descenso hace que, comparando la tasa de incidencia, ésta haya caído de forma importante, pasando de 707,1 casos por 100.000 habitantes de principios de febrero a los 513 casos del día actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios