Sevilla

Una cuarta parte de los adolescentes practican sexo antes de los 16 años

  • La primera relación se inicia en la mitad de los casos con menos de 14 años y el 19% no usa protección · Un estudio desvela la escasa educación sexual y la extensión de los anticonceptivos de emergencia

Los adolescentes sevillanos son los menores andaluces que inician sus relaciones sexuales a una edad más temprana, con pocos medios preventivos, y entre los que se extienden los anticonceptivos de emergencia, como el uso de la píldora poscoital, a la que recurre más del 17% de las adolescentes que practican sexo con menos de 16 años. Éstas son las conclusiones generales que se extraen del Estudio sobre comportamientos de riesgos en estudiantes de Enseñanza Secundaria (ESO) en la provincia de Sevilla que ha realizado el Grupo Universitario de Investigación Social (GUIS) de la Escuela de Trabajo Social de Jerez y que alerta de la necesidad de una mayor formación sexual en los alumnos de esta etapa educativa para evitar conductas de riesgo y el contagio de enfermedades venéreas.

Este estudio, que fue presentado ayer por el director del GUIS, José Rodríguez Carrión, se ha elaborado tras entrevistar a 437 estudiantes sevillanos de la ESO (226 alumnos y 211 alumnas), con una edad media de 15 años. El principal dato destacable que aporta esta muestra respecto a las otras provincias andaluzas es la precocidad de los adolescentes sevillanos a la hora de tener su primera relación sexual: uno de cada cuatro encuestados (el 24,3%) afirma haber practicado sexo con penetración antes de los 16 años, un porcentaje que coloca a Sevilla como la provincia andaluza donde los estudiantes de la ESO consuman antes su primer coito.

De ellos, más de la mitad (el 57,4%) lo hicieron con menos de 14 años. Este extremo lleva a los investigadores a plantearse la efectividad de adelantar la vacuna contra el virus del papiloma humano a los 12 años, para reducir el grupo de riesgo de las adolescentes sevillanas al 4,3%. No obstante, la efectividad de esta vacuna no depende exclusivamente de las conductas sexuales de la mujer, aunque adelantar la edad de inmunización ampliaría el arco de población protegida.

El dato más alarmante del estudio es la escasa protección en su primera relación: el 19% afirma no haber usado ningún anticonceptivo. A ello se suma la gravedad de que el 27,8% de los que tuvieron su primer coito con menos de 14 años lo hicieron sin tomar ninguna prevención, un porcentaje que disminuye hasta el 10% en el caso de los que se iniciaron en el sexo con más de 15 años. Estas conductas de riesgo encuentran su explicación, según los investigadores, en la escasa información que existe al respecto, en tanto que más del 40% de los encuestados declaran no haber recibido una educación sexual suficiente. Las principales fuentes de información en caso de tenerla son, por este orden, los padres, los amigos, los profesores y los medios de comunicación. Entre los menores que no usaron preservativo, el 23,8% reconoce que prescindió de este método por rechazo de su pareja, mientras que la excusa del 14,3% fue por no sentirse cómodo con él.

El estudio también desvela que uno de cada diez estudiantes consumió alcohol u otro tipo de droga antes de mantener su primera relación sexual. De igual modo, todavía un 3,6% recurre al coito interrumpido como práctica anticonceptiva. La escasa adopción de medidas que eviten un embarazo no deseado o la transmisión de una enfermedad sexual se debe, en buena medida, a la confianza en la píldora poscoital, cuyo uso se ha extendido al 17,5% de las sevillanas con edades comprendidas entre los 12 y 16 años. Todo indica que este porcentaje se incrementará tras aprobar el Gobierno de Zapatero esta semana su venta en las farmacias sin receta ni límite de edad, lo que facilitará su acceso. El informe, asimismo, refleja que cada vez son más los adolescentes que con 14 años empiezan a practicar otro tipo de relaciones sexuales, además de la penetración.

Alarmante también comienza a ser el porcentaje de alumnos que con menos de 14 años usa internet para practicar sexo: el 14,8%, por lo que el grupo de investigadores recomienda un mayor control de los padres en la utilización que hacen sus hijos de la red de redes. "No sólo basta con limitar el tiempo delante del ordenador, sino también informarse de los contenidos a los que tienen acceso", afirma José Rodríguez.

El estudio sobre las conductas sexuales de los estudiantes de la ESO concluye con la reflexión sobre la necesidad de una mayor educación en este terreno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios