La incidencia de la pandemia

El curso del Covid en la UPO: cuatro 'aulas espejo' para 385 estudiantes

  • Se habilitarán en distintas estancias de la universidad para que los alumnos puedan seguir en ellas las clases 'on line'

  • Tendrán un registro de entrada, salida y localización para la trazabilidad de los universitarios

Campus de la Olavide, donde este curso se impartirán las clases de forma semipresencial. Campus de la Olavide, donde este curso se impartirán las clases de forma semipresencial.

Campus de la Olavide, donde este curso se impartirán las clases de forma semipresencial. / D. S.

Uno de los conceptos que se han creado en esta pandemia es el de las aulas espejo, una fórmula mediante la cual se persigue cumplir con las medidas sanitarias frente al Covid-19 en la enseñanza superior. La primera universidad en acuñar y poner en práctica este término fue la de Navarra, que lo dio a conocer el pasado verano. Luego le han seguido muchas otras instituciones académicas, como la Universidad Pablo de Olavide (UPO), que ha apostado por esta medida como forma de hacer de sus instalaciones un entorno seguro y facilitar el desarrollo telemático de las clases

Las aulas espejo parten del modelo de educación semipresencial que ha adoptado la mayoría de las universidades españolas el presente curso, marcado por la pandemia de coronavirus. Esta situación ha obligado a que los alumnos se dividan en subgrupos, de manera que las aulas no estén al 100%, sino por debajo del 50% para respetar la distancia de seguridad de un metro y medio. Sólo contadas facultades se permiten el aforo completo, bien por tener pocos alumnos matriculados o por poseer unas instalaciones bastante amplias. 

Los subgrupos se van alternando a la hora de asistir a la facultad. La semana en que un subgrupo de alumnos no acuda, los estudiantes recibirán las clases virtualmente desde sus domicilios. Sin embargo, las aulas espejo permiten que la docencia se imparta telemáticamente sin salir del recinto educativo. Mientras a un subgrupo le da clases el profesor presencialmente, el otro la recibe on line en otro aula o instalación de la universidad a través de los diversos medios tecnológicos: móvil, ordenador o cámara de grabación. 

Una fórmula similar es la que ha adoptado la UPO para este curso, que comenzó el 21 de septiembre. Para ello, ha adaptado cuatro espacios amplios con los que cuenta este recinto, donde tienen cabida 385 estudiantes. El que más llama la atención de todos ellos es el habilitado en uno de los aparcamientos, para el que se está instalando una inmensa carpa. A él podrán acceder hasta 180 universitarios a los que, a la entrada, se les asignará un número con el sitio que va a ocupar. Deberá identificarse y apuntar la hora de acceso. A la salida, se registra también la hora a la que abandona el espacio y se limpia el asiento utilizado.

La misma fórmula se llevará a cabo en las otras tres instalaciones que funcionarán como aulas espejo. Así ocurrirá en el aula de grados del Edificio 7, con capacidad para 24 universitarios; el salón de grados situado en la planta baja del Edificio 25, con 21 puestos; y la galería superior, con 160 plazas. En todos estos espacios se ha reforzado el wifi. Se trata, por tanto, de instalaciones electrificadas, con ventilación natural y un punto de entrada y otro de salida para el control de la trazabilidad de los estudiantes.

Alumnos de distintos subgrupos

La diferencia con las aulas espejo que puso en marcha la Universidad de Navarra es que a dichas instalaciones accederán alumnos de distintos subrgupos, que podrán seguir las clases a través de ordenadores y móviles. Con este servicio, los estudiantes que en una jornada tengan clases presenciales y virtuales evitarán trasladarse a sus domicilios para recibirlas. También será de gran ayuda para los universitarios que no dispongan de una red de conexión a internet de calidad en sus hogares. 

Se trata de una de las principales medidas que ha tomado la UPO para este curso, en el que la mayoría de sus siete facultades ha iniciado las clases de manera telemática. El modelo semipresencial se implantará, así, de manera progresiva. Tras 20 días desde el arranque del nuevo ejercicio académico, esta semana ya están asistiendo a clases los alumnos de primero de Humanidades y Ciencias Sociales. La próxima lo harán los de primero y cuarto de Derecho y Empresariales. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios