María Emilia de Sousa | Abogada sevillana especializada en negligencias médicas "A las víctimas de mala praxis se las ningunea desde Sanidad"

  • Letrada experta en defender a familias afectadas por negligencias médicas, María Emilia de Sousa propone mejoras en la asistencia

La abogada sevillana María Emilia de Sousa, experta en negligencias sanitarias. La abogada sevillana María Emilia de Sousa, experta en negligencias sanitarias.

La abogada sevillana María Emilia de Sousa, experta en negligencias sanitarias. / Antonio Castillo

Comentarios 1

Abogada especializada en negligencias médicas, ¿qué le llevó hacia esta rama del Derecho?

–Cuando nació mi primera hija con una enfermedad en la sangre que requería de múltiples ingresos hospitalarios, la ya complicada conciliación se volvió casi imposible, y renuncié en parte debido a la incomprensión de los demás porque quería que mi hija tuviera la mejor vida posible.

–Muchas horas en vela.

–Me familiaricé mucho con términos sanitarios, derechos de los pacientes, calidad asistencial, etcétera. Años antes había iniciado un procedimiento contra el SAS por una mala praxis en el parto de mi sobrina, que le causó graves secuelas de por vida. Proceso que se ganó. Después vinieron otros tantos por el boca a boca.

El trato hacia la embarazada, y la maternidad en general, dice mucho de una sociedad”

–En la adversidad encontró su camino en la defensa de las víctimas de la mala praxis médica.

–Verme apartada del trabajo parcialmente tras mi primera maternidad no fue fácil, pero las horas dando la teta, las estancias en los hospitales, y en casa sin dormir me dio tiempo para pensar y darle forma a algo que rondaba en mi cabeza: cómo unir mi trabajo, el ejercicio del Derecho, con la lucha por los derechos de los pacientes, especialmente niños y mujeres. Cómo luchar contra el trato que a las embarazadas y madres se nos da desde todos los ámbitos: laboral, institucional, social y sanitario.

La letrada sostiene algunos títulos. La letrada sostiene algunos títulos.

La letrada sostiene algunos títulos. / Antonio Castillo

–Desde su primer caso ha transcurrido una década.

–Sí. Compagino la defensa de la familias víctimas de las negligencias sanitarias en general y especialmente contra la mujer, con la lucha y el activismo por conseguir acabar con protocolos obsoletos, crueles y que vulneran los derechos fundamentales de las mujeres que van a parir y de sus bebés.

–¿Qué obstáculos suelen encontrar las familias víctimas de estas negligencias?

–A las víctimas de mala praxis se les ningunea por la Sanidad desde que tienen que pedir la historia clínica, dificultando desde ese primer momento su derecho a la defensa, y los procedimientos judiciales se eternizan, se vuelven un calvario. Y la violencia verbal o el desprecio con que se trata a estas familias totalmente devastadas por la pérdida de un ser querido o por las graves lesiones, son desgarradores. Son víctimas que se vuelven a victimizar una y otra vez.

–¿Qué debería cambiar en la asistencia sanitaria?

–La comunidad sanitaria debe seguir trabajando incansablemente por minimizar los eventos adversos evitables y priorizar, por encima de todo, la seguridad del paciente como eje prioritario de la calidad asistencial. Y responsabilizarse de los errores sin obligar a litigar durante años con las familias, solo porque los intereses de las aseguradoras así lo exijan. Y acabar con el corporativismo rancio que no beneficia a nadie. Aunque tengo que decir, en honor a la verdad, que trabajo con profesionales sanitarios de diversas especialidades que son muy conscientes de su responsabilidad, que luchan por su trabajo, y son un ejemplo cada día en cómo dar el mejor servicio posible a sus pacientes.

La comunidad sanitaria debe seguir trabajando de manera incansable para evitar eventos adversos”

–¿Qué mejoraría en Sanidad?

–Hay muchos aspectos que mejorar en Sanidad. En la pública, por ejemplo, no hace falta mencionar la ratio (profesionales por número de pacientes). El número de profesionales es vergonzoso, y es uno de los principales motivos por los que no se presta una asistencia en condiciones y de calidad. Los contratos, las jornadas interminables, la falta de material, algunas instalaciones... no son compatibles con una buena asistencia.

–No existen registros oficiales de número de casos, solo estimaciones particulares.

–La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, cada año, a escala mundial, decenas de millones de pacientes son víctimas de lesiones discapacitantes o mueren como consecuencia directa de prácticas médicas peligrosas. En España, solamente, como promedio, uno de cada diez pacientes hospitalizados ha sido víctima de alguna forma de daño prevenible. Hace falta investigar más: en 2006 en España se realizó un estudio (ENEAS) en el que se revisaron 5.624 historias clínicas en distintos hospitales. Se detectó un 8,4% de eventos adversos de los cuales un 42,8% se consideraron evitables.

–¿Qué tipo de negligencias le llegan con más frecuencia?

–Al despacho nos llegan asuntos de todo tipo: resultado de muerte por postoperatorio, lesiones , secuelas por mala praxis... pero sin duda la negligencia más frecuente es la concerniente al parto. El trato que las instituciones dan a la embarazada, al parto y a la maternidad en general dice mucho de una sociedad. En la nuestra, la natalidad está por los suelos...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios