Sevilla

El juez entrega ahora, tras nueve peticiones, la herencia de Iván y Sara

  • La albacea testamentaria de Carmen Fernández recoge en el juzgado el mandamiento de pago que la faculta para retirar los 1,5 millones de indemnización y repartirlos a los herederos

Comentarios 6

Dos años y dos meses y nueve requerimientos han necesitado los abogados de la fallecida Carmen Fernández para que el juez de Familia ponga punto y final al caso Iván y Sara con la entrega de la millonaria herencia.

María Dolores Serrera, la albacea testamentaria a la que Carmen Fernández encomendó el cumplimiento de su última voluntad, acudió ayer a primera hora de la mañana al juzgado de Familia número 7, donde recibió de un funcionario el mandamiento de pago de los restantes 1,5 millones que la madre biológica debía percibir por el incumplimiento de las reiteradas sentencias que ordenaban el retorno de sus hijos menores, tras haber superado sus problemas con el alcohol.

El dinero de la indemnización llega, lamentablemente, muy tarde. Carmen Fernández falleció en diciembre pasado, víctima de un cáncer que la Audiencia de Sevilla atribuyó al "tortuoso calvario" para recuperar a sus pequeños. Y su hija Sara, de 17 años y que se fue a vivir con ella de forma voluntaria, lleva un año internada en un centro de menores de República Dominicana, tras ser detenida e imputada por un delito.

La albacea testamentaria confirmó que la herencia "llega muy tarde, pero ha llegado". María Dolores Serrera confesó que no sabe si Carmen Fernández estaría contenta por recibir el dinero después de "tantos avatares" y confió en que con la entrega del mismo el caso haya terminado. "Espero que sí, que la voluntad que ha dejado escrita Carmen Fernández se cumpla", precisó en declaraciones a los periodistas la albacea, que añadió que los cuatro hijos de la difunta podrán recibir el dinero en los próximos días una vez se proceda a la partición y reparto de acuerdo con el testamento.

El juez de Familia número 7, Francisco Serrano, dijo ayer a Europa Press que ha cumplido con su obligación y ha entregado el dinero "tan pronto" como ha recibido los autos judiciales desde la Audiencia Provincial, donde se encontraba el procedimiento a la espera de la resolución de un último recurso de apelación.

La entrega de la herencia se ha producido, en cambio, dos años y dos meses después de que la Audiencia de Sevilla ordenase, en marzo de 2006, el pago de los 1,7 millones de euros a Carmen Fernández ante la imposibilidad de incumplir las resoluciones judiciales que ordenaban el regreso de sus hijos, una vez rechazado el desamparo de los menores que apreciaron los servicios sociales de la Junta y el juez de Familia.

El dinero también llega después de, al menos, nueve requerimientos de pago por parte de los abogados de Carmen Fernández. La primera vez que se pidió al juez la indemnización fue en mayo de 2006, cuando aún vivía la madre de los menores, pero la Junta recurrió y el juez exigió a la madre un aval por la misma cantidad. En abril de 2007, la Audiencia ordenó al juez la "entrega inmediata" del dinero, por lo que el abogado Gabriel Velamazán volvió a pedir su entrega, que no se llevó a cabo porque el juez dijo que tenía que esperar a la devolución de las actuaciones judiciales. Poco después, Carmen Fernández logró retirar unos 200.000 euros, pero el juez retuvo el resto de la indemnización porque el Tribunal Constitucional aprobó la retención de la cantidad hasta que se resolviera el recurso de amparo presentado por la Junta y que, al final, dio también la razón a la madre.

El siguiente requerimiento de pago se produjo una vez que el Tribunal Constitucional avaló, en febrero pasado, la postura de Carmen Fernández y rechazó íntegramente el amparo solicitado por la Junta de Andalucía. Desde ese momento, la albacea testamentaria reclamó hasta en siete ocasiones el pago de la herencia, en sendos escritos remitidos los días 11, 18 y 19 de marzo, 10 y 24 de abril, y 8 y 21 de mayo.

En medio de estas peticiones, la Audiencia volvió a ordenar al juez, el pasado 30 de abril, la entrega del dinero "sin dilación". Esta era la duodécima sentencia favorable a la madre de Iván y Sara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios