Universidad

18.000 euros en ayudas para alumnos de la UPO

  • La Fundación Persán, la Obra Social La Caixa, Cáritas Universitaria y la Pablo de la Olavide presentan una nueva convocatoria para estudiantes con dificultades económicas

Concha Yoldi, Vicente Guzmán, Rafael Herrador y Álvaro Pereira durante la presentación de la nueva edición del programa social. Concha Yoldi, Vicente Guzmán, Rafael Herrador y Álvaro Pereira durante la presentación de la nueva edición del programa social.

Concha Yoldi, Vicente Guzmán, Rafael Herrador y Álvaro Pereira durante la presentación de la nueva edición del programa social. / Víctor Rodríguez

Comentarios 2

La Rosa Blanca. Así se llama el programa que por quinto año consecutivo tiene como objetivo que aquellos estudiantes de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) que sufran problemas económicos puedan continuar con su formación académica. En esta convocatoria, además de la referida institución, participan la Fundación Persán, la Obra Social La Caixa y Cáritas Universitaria. En esta ocasión se repartirán 36 ayudas, las cuales cuentan con un presupuesto total de 18.000 euros.

A este programa optan aquellos alumnos de la UPO que, sin haber superado los 35 años, tengan problemas para culminar sus estudios, ya sea por situaciones sobrevenidas u otro tipo de dificultades sociales o familiares. Las ayudas se dividen en cuatro bloques. Por un lado, se contemplan cinco préstamos para estudiantes de primer curso de grado cuya residencia familiar esté fuera de la capital hispalense y tengan menos de 25 años. Otras 10 ayudas son para el transporte de los universitarios que vivan fuera de la ciudad y hayan superado el 60% de los créditos del curso anterior. A ellas se suman otras seis subvenciones para el pago de matrículas de quienes -habiendo aprobado el 60% de los créditos del curso anterior- sólo les quede el 35% de los créditos globales para titularse y no puedan acceder a ninguna ayuda pública. El último bloque lo constituyen 15 ayudas dirigidas a alumnos que, tras aprobar el 60% de los créditos y no reciban ninguna beca, sufran alguna situación familiar imprevista que les impida sufragar el coste de la matrícula.

La selección de los alumnos beneficiarios de estas ayudas corre a cargo del Vicerrectorado de Estudiantes de la UPO. Para ello, deberá presentarse la solicitud correspondiente junto con los elementos requeridos en el registro de la Olavide o en el registro electrónico que posee la institución académica. Los estudiantes cuentan con tres plazos para realizar dicho trámite: antes del 31 de octubre, del 22 de febrero y del 31 de mayo. Desde que se puso en marcha este programa ha ido en aumento tanto el número de ayudas como el importe de las mismas. En la primera edición (curso 2014/15) fueron 28 alumnos los que las solicitaron. El curso pasado las reclamaron 80 jóvenes, lo que llevó a incrementar el importe de la convocatoria hasta los 19.000 euros.

La evolución de estas cifras ha llevado a la presidenta de la Fundación Persán, Concha Yoldi, a afirmar durante la presentación de la nueva edición que “pese a que existe la bonificación de créditos puesta en marcha por la Junta de Andalucía, las necesidades de los estudiantes siguen estando ahí, por lo que el aumento de las solicitudes nos lleva a confirmar que la recuperación económica aún no ha llegado a las familias”.

En términos similares se ha expresado el rector de la UPO, Vicente Guzmán, para quien estas ayudas resultan “esenciales” si se tiene en cuenta que la universidad es “un ascensor social”, lo que permite que a través del conocimiento desaparezcan la pobreza y la exclusión social. Rafael Herrador, director territorial de CaixaBank en Andalucía, insistió en esta idea, al asegurar que sin este proyecto numerosos jóvenes tendrían “muy difícil” el acceso a los estudios universitarios. “Con esta iniciativa la Obra Social La Caixa demuestra la importancia que le otorga a la educación “en todos sus ámbitos”, añadió Herrador. Por último, Álvaro Pereira, presidente de Cáritas Universitaria, destacó que permitir una formación superior a los jóvenes “es crear en ellos esperanza, lo que contribuye a que el riesgo de pobreza disminuya”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios