Sevilla

El fiscal pide que el menor del caso Marta se aleje a 300 kilómetros de Sevilla

  • El 16 de noviembre quedará en libertad tras cumplirse el tiempo máximo para permanecer en un centro de menores

La Fiscalía de Menores va a pedir una orden de alejamiento a 300 kilómetros de Sevilla del menor acusado de participar en la violación y asesinato de Marta del Castillo, que el próximo 16 de noviembre quedará en libertad al cumplirse los nueve meses de internamiento máximo previsto en la ley. Fuentes de la Fiscalía informaron ayer a los periodistas de que van a pedir al juez de Menores que obligue a Javier G.M., de 16 años, a vivir a más de 300 kilómetros de Sevilla, la ciudad donde residen los padres de Marta del Castillo.

El juez de Menores 3 de Sevilla ya atendió una anterior petición de la Fiscalía y prorrogó el internamiento preventivo del menor hasta el 16 de noviembre, con lo que se cumplirán los nueve meses máximos previstos por la Ley Penal del Menor. El joven, ahora internado en un centro de Jaén, quedará entonces bajo la figura de "acogimiento residencial" en un piso tutelado, que podría estar incluso en otra comunidad autónoma o en algún archipiélago, según han explicado a Efe fuentes judiciales.

La investigación sobre la muerte de Marta del Castillo se encuentra a la espera de unas pruebas de ADN, por lo que la Fiscalía aún no ha presentado su calificación de los hechos respecto a este menor ni respecto a los cuatro mayores de edad que están imputados en el juzgado de instrucción 4 de Sevilla.

La Fiscalía de Menores, no obstante, ha imputado al joven presuntos delitos de violación y asesinato, que supuestamente cometió junto con su amigo Miguel Carcaño, de 20 años.

La Fiscalía modificó así su imputación, ya que inicialmente solo acusó a Javier de encubrir el asesinato, ocurrido el 24 de enero, y ser uno de los autores del traslado del cadáver. Este menor, en su octava declaración relativa a la muerte de Marta, mantuvo el pasado 30 de junio ante la Fiscalía de Menores su última versión de que no participó en la violación de la joven, en su asesinato ni en la posterior desaparición del cuerpo, aspecto este último que dijo haber confesado "por dictado" de la Policía.

Javier aseguró entonces que se autoinculpó del traslado del cuerpo por presiones del Grupo de Menores (Grume) de la Policía, quienes le dijeron que "si él no había sido, tendrían que detener a su familia porque había pruebas de que habían transportado a la chica en el coche de su madre".

Las primeras declaraciones de este menor permitieron imputar en la causa a los restantes acusados, pues relató que, tras el asesinato de Marta por parte de Miguel, entre él mismo, su amigo común Samuel y el propio Miguel la sacaron del piso mientras el hermano mayor de Miguel, Francisco Javier Delgado, se quedó "limpiando restos y huellas". Éste úlimo estuvo en prisión desde febrero hasta que en mayo fue puesto en libertad provisional.

Posteriormente se desdijo y sostuvo que "todos los detalles se los inventó porque conoce muy bien la casa de Miguel" en la calle León XIII de Sevilla, donde presuntamente se produjo la violación y asesinato en la noche del sábado 24 de enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios