Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

Más formación docente para prevenir los casos

  • El informe desvela que se requieren de medidas más contundentes para abordar este fenómeno

El acoso escolar no se soluciona con paños calientes. Ni con medidas temporales y a corto plazo. Para reducir este fenómeno en las aulas andaluzas se necesitan políticas que conciencien a los alumnos de la importancia de lograr una buena convivencia entre todos los compañeros. El informe del Centro de Estudios Andaluces refleja el alto porcentaje de bullying que se sufre en los colegios andaluces. En esa etapa se puede entender que no se han adquirido por completo los modelos de criterio moral que son capaces de eliminar "elementos subjetivos y egocéntricos" en quienes desempeñan el papel de agresores, según explica la autora del estudio, Eva Romera.

Sin embargo, el aumento de los autores del acoso en la Secundaria resulta muy preocupante, pues ya en el instituto los alumnos deben poseer "un mejor criterio moral". "Esta situación lleva a cuestionarnos si las medidas que se ponen en marcha en los centros educativos necesitan de mayor atención educativa o de una planificación de acciones que buquen mejor efectividad", refiere la profesora de Psicología de la Universidad de Córdoba.

Para los casos de bullyng, Romera propone trabajar "las habilidades sociales de la víctima" a través de situaciones en las que ha de tomar decisiones. En cuanto al agresor, habría que desarrollar su "empatía y sensibilidad emocional y efectiva" como cauce para el abandono del papel que desarrolla. Igual atención requieren los espectadores del acoso, con los que también se aconseja trabajar, ya que con su actuación pueden extinguir este tipo de fenómenos.

Los casos de ciberbullying desvelan, por otro lado, que los centros de enseñanza andaluces no cuentan aún con las medidas necesarias para prevenir este tipo de acoso que, según el informe, "llega a considerarse normal en la relación entre compañeros". Para dicha situacion, Romera aconseja a los equipos docentes informar de que ciertos comportamientos en internet pueden estar penados por la ley, de los riesgos que entraña la red y mostrar que ciertas conductas agresivas no reflejan a un grupo determinado, "ni hacen que se produzca una mayor aceptación".

El informe concluye que se requieren de "respuestas educativas de mayor calado entre los escolares, mayor formación del profesorado para abordar estos casos y promocionar un clima escolar basado en el respeto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios