Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

Un gasolinero reduce a un atracador armado con una pistola en Sevilla

  • Lo mantuvo en el suelo en la gasolinera hasta que llegó la Policía Nacional y lo detuvo

  • "Cuando uno ve que le están quitando lo suyo, le arde la sangre", asegura el dueño del negocio

Un gasolinero reduce a un atracador en Sevilla. Un gasolinero reduce a un atracador en Sevilla.

Un gasolinero reduce a un atracador en Sevilla. / M. G.

Un gasolinero ha logrado reducir a un atracador que irrumpió en su establecimiento armado con una pistola y mantenerlo en el suelo hasta que llegó la Policía Nacional, que lo detuvo y lo trasladó hasta las dependencias policiales. La Policía busca ahora a un segundo delincuente, que logró apropiarse del dinero que había en la caja de la gasolinera.

Los hechos ocurrieron sobre las doce del mediodía del martes 21 de enero en la gasolinera Sancarisa, ubicada en la carretera Sevilla-Brenes, muy cerca de la barriada de Valdezorras. Se trata de un negocio familiar en el que ese momento se encontraba solo uno de los propietarios, Juan Párraga. Dos motoristas llegaron en una moto de color blanca y se bajaron de la misma sin quitarse los cascos.

Uno de los asaltantes, el que portaba el arma de fuego, se quedó en la puerta, donde se encontraba en ese momento el gasolinero. El otro se dirigió al mostrador y arrancó la caja, de donde sustrajo todo el dinero que había, aproximadamente unos 4.000 euros. Mientras se producía el robo, el gasolinero trató de dialogar con la persona que le encañonaba. El otro ladrón, mientras tanto, ordenaba a su compañero que disparara al empleado.

La gasolinera Sancarisa, donde ocurrieron los hechos. La gasolinera Sancarisa, donde ocurrieron los hechos.

La gasolinera Sancarisa, donde ocurrieron los hechos. / Antonio Pizarro

"Y si yo ahora te clavo los alicates", le dijo Juan Párraga al asaltante. En ese momento se produjo un forcejeo en el que el gasolinero controló la situación, reduciendo al delincuente a pesar de que este iba armado. Lo derribó, lo colocó boca abajo y lo mantuvo así, como se muestra en la fotografía que ilustra esta información, hasta que llegó la Policía Nacional. El otro atracador consiguió escapar en la moto.

"Cuando uno ve que le están quitando lo suyo, por lo que tanto ha luchado, no puede hacer otra cosa. A mí me ardió la sangre. Yo me he criado aquí, esto lo ha levantado mi padre. Es un negocio familiar del que vivimos varias personas. No hay derecho a que nos roben. Pensé que si querían robarme, me tendrían que matar", explicó a este periódico el gasolinero, un día después del atraco. La pistola resultó ser simulada, pero Párraga desconocía este detalle cuando intervino y el arma tenía una apariencia real.

La gasolinera está abierta desde el año 1997 y sólo en una ocasión anterior, hace ya muchos años, sufrió un robo. Cierra a las diez de la noche y la familia también tiene un taller en la parte trasera del establecimiento. "Yo siempre suelo estar en el taller, pero me hacía falta una ficha de empalme y bajé por ella. Y aquí estaba cuando llegaron los atracadores", añade Párraga.

El Blanquito, un veterano atracador de Torreblanca

Los dos delincuentes habían asaltado unas horas antes una gasolinera del polígono Palillos, en Alcalá de Guadaíra. Este otro robo se produjo a las 7:10 de la mañana y el modus operandi fue el mismo, con uno de los ladrones arrancando la caja registradora y el otro quedándose en la puerta encañonando al personal. Después huyeron en la moto.

El atracador detenido es un conocido delincuente del barrio de Torreblanca. Se trata de Manuel L. S., alias Blanquito, de 48 años. Es un veterano atracador con numerosos antecedentes por este tipo de delitos. En el año 2008 fue detenido en Córdoba por robar con una pistola y un cuchillo en una sucursal de Cajasur, de la que se apoderó de 15.000 euros. Fue arrestado tras una persecución. También tiene antecedentes por robo de vehículos. En aquella ocasión también iba con un cómplice. Era el Pesca, otro experto atracador de Torreblanca que tenía antecedentes por tenencia de armas de fuego y tráfico de drogas. 

El Grupo de Atracos de la Policía Nacional en Sevilla mantiene abierta la investigación para tratar de identificar y detener al segundo delincuente que huyó tras el golpe a la gasolinera de Valdezorras. También se está investigando si la pareja había cometido más atracos recientemente en distintos establecimientos de Sevilla y provincia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios